*

Más Deco


Fotos Gentileza Thomas Heatherwick Studio, Zeitz Mocca Museum y CONSTRUCTO

Cape Town es uno de los principales puertos de Sudáfrica, también una mítica ciudad que es parte del imaginario colectivo universal, construido principalmente desde la literatura. Parte de ello se debe al estar emplazada en el extremo sur del continente africano, un territorio que divide los océanos Índico y Atlántico.

Alrededor de 34 millones de dólares fue el monto invertido por el empresario alemán Jochen Zeitz que permitió dar forma a esta intervención sobre un conjunto industrial de silos construidos en el siglo XX, a inicios de la década de los veinte, posteriormente  abandonados en los años ochenta. El arquitecto a cargo fue el británico Thomas Heatherwick, destacado por desarrollar ‘artefactos’ arquitectónicos  que transitan entre el mundo del arte y el diseño; como el pabellón de UK en Shanghái el 2010, o el reciente artefacto inaugurado en Nueva York formado por una serie de escaleras que se elevan a modo de los trabajos ‘imposibles’ de Escher, denominado Vessel, obra conectada al High Line, sistema de parque elevado de la ciudad.

Reunir lo mejor del arte africano contemporáneo y construir una colección de carácter permanente, así como reconectar a la diáspora de artistas repartidos por el mundo fueron parte de los ambiciosos objetivos de esta institución, que no solo la posicionan a la cabeza del arte contemporáneo en el continente, sino que también la integran a una red internacional visibilizando el arte africano.

Arquitectónicamente el edificio tiene un cuerpo base que interviene los silos originales transformándolos en museo, sobre ellos un segundo cuerpo incluye las dependencias de un nuevo hotel, situación que activa desde la multifuncionalidad el conjunto. Una de las principales y mejores decisiones del arquitecto fue generar un gran vació interior, excavando una suerte de ‘huevo’ que da forma al gran hall central, lugar donde se conectan las dimensiones temporales de la obra. Es un espacio donde simultáneamente es posible leer el nuevo significado del edificio, a modo de una acción de las que Gordon Matta Clark acostumbraba realizar, eso sí sin la rudeza de sus terminaciones, ahora a una escala mayor.

El museo es parte de una renovación mayor a la zona del puerto que incorpora nuevos programas públicos, zona de restaurantes, cafeterías y hoteles, entre otros. Una acción en que la ciudad se reactiva multiplicando el espacio público, reciclando una infraestructura de galpones de gran formato y bodegas abandonadas, conjuntamente con nuevos edificios, en una gran operación urbanística que le devuelve a la ciudad el frente costero. Visto a esta escala, el Zeitz Mocaa Museum es una pieza clave en la reactivación de la ciudad; como resultado urbano es un ejemplo notable para conciliar la historia con el presente, un ejemplo a abordar a la hora de pensar el deteriorado frente costero de Valparaíso que aún espera ser intervenido.