*

Más Deco

departamento, deco, diseño, vintage, portugal, lisboa, luiz saldanha, arquitectura

Vintage Portugués

En un antiguo edificio de oficinas de clásico estilo Pombalino, en pleno centro de Lisboa, un portugués emblemático reconstruyó el primer piso para convertirlo en su hogar.


Luiz Saldanha vivió en muchos lugares. Sin embargo eligió su Lisboa natal para establecer su hogar en un departamento histórico. Lo encontró en la Baixa de Lisboa, más exactamente en el barrio de Santa Maria Maior y muy cerca de la Praça do Comércio, uno de los símbolos de la capital portuguesa. “Es una plaza con mucha historia, ya que ahí llegaban antiguamente los barcos con mercaderías desde la India y Sudamérica, pero antes de eso albergaba el Palacio Real, que fue destruido durante el terremoto de 1755”, explica.

El resultado de aquel terremoto trágico, que destruyó la totalidad de la ciudad, fue la fisonomía actual de Lisboa y la denominación de Pombalina para su arquitectura distintiva. Fue en honor al Marqués de Pombal, quien se encargóde reconstruir la ciudad proponiendo construcciones antisísmicas, de hasta cuatro pisos, con arcadas para tiendas en la planta baja y balcones solo en los primeros pisos. Y en este estilo, todas las construcciones mantienen la misma tipología, agregándose detalles decorativos a las fachadas en función de la importancia del edificio o de la calle en donde está ubicado.

“En este edificio estaba la iglesia Nossa Senhora da Misericórdia de Lisboa, que ocupaba toda la cuadra antes del terremoto. Después de la reconstrucción quedó solo un pedacito de ella que se convirtió en la iglesia Nossa Senhora da Conceição Velha. En el resto de la antigua iglesia se construyó este y otros edificios de oficinas”. De la antigua sede de la Santa Casa de Misericordia de Lisboa solo queda una imponente puerta, que linda con el edificio de Luiz.

“La oficina más importante del edificio era esta, la del primer piso. En algún momento llegó a pertenecer a grandes empresarios portugueses”, cuenta Luiz, y agrega que los interiores del departamento fueron originalmente diseñados por el emblemático arquitecto Raul Lino (paradójicamente el teórico de la ‘casa portuguesa’), y que cuando él lo compró decidió mantener el estilo con la ayuda de su tío: el reconocido decorador Pedro Espirito Santo. “No fue fácil restaurarlo ya que el departamento llevaba más de 40 años cerrado. La ayuda de mi tío, que era un gran fan de Raul Lino, fue invaluable. Mantuvimos aberturas, los detalles de maderas que forman dibujos en algunas puertas y en todas las ventanas, además de algunos pisos y la distribución original”.

El resto fue puro gusto: los colores contrapuestos, las obras de artistas portugueses así como propias (“soy artista amateur”, confiesa), las fotos familiares, las antigüedades adquiridas en la Feira da Ladra , los muebles de distintos estilos que conviven armónicamente.
Luiz Saldanha nació en Lisboa y a los 8 años, con la revolución de 1974, se mudó a París con su familia. Desde entonces no paró de viajar: estudió en Suiza, pasó por Nueva York y residió en Río de Janeiro y en Salvador de Bahía, Brasil.  Cuando volvió a Portugal, en 1998, se convirtió en empresario gastronómico y, entre otras cosas, fundó el famoso restaurante Cometa, en Porto.

Actualmente radicado en Lisboa, reconoce ser un gran anfitrión, tal vez como herencia de sus años dedicados a la hotelería y la gastronomía. “Aunque vivo solo, siempre recibo amigos de todas partes del mundo. Sí, mi casa es un poco como un hotel”, confirma.

Ideas que inspiran. Madera oscura, antigüedades y el estilo pombalino son los protagonistas en este departamento.