*

Más Deco

Arquitectura, Casa Vigilante, RUIZSOLAR

Vigilante

Aunque reconocemos las formas y materiales que son su sello, la oficina RUIZSOLAR vuelve a sorprender de alguna manera. En este caso, con una casa de paso y su modo de dominar un terreno prácticamente virgen. Una casa de paso y su modo de dominar un terreno prácticamente virgen.


Matías Ruiz me pide imaginar que me compro un campito. “Tú le dices al maestro: ‘Sácame toda la maleza, ¿ah? Déjame todo bien ordenadito, ¿ah?’(Con tono apatronado). Hacer eso significa que el siguiente verano, el siguiente invierno y así nuevamente no verás crecer nada. En los primeros 10 cm de tierra está toda la vida, no a un metro u 80 cm más abajo. Es un dato que me dio un paisajista de mucha experiencia y que se evidencia en el desierto florido, aún con menos tierra, en 5 cm. Por eso es importante no manipular esa capa si quieres tener un paisaje virgen”.
Por eso, el paisaje en torno a la Casa Vigilante -diseñada por su oficina y también construida por el área que lidera su socio, el constructor civil Eric Solar- solo se interrumpe por senderos específicos y bien definidos. De otra manera, la imagen dorada, casi africana, que apreciamos ahora en verano, o la ilusión de pradera suiza que veríamos en invierno no existirían.
La Casa Vigilante domina este terreno virgen y siempre cambiante de varias maneras. “Más que pilares, son tres monolitos sobre los que se posa una caja de descanso. Evitando la construcción tradicional con estas formas triangulares, con estas inclinaciones, se logró algo más escultórico. Al mismo tiempo, son macizos para contar con la menor cantidad posible de estructura y dejar el espacio principal bastante transparente”, explica Ruiz. En este primer piso, lo único no vidriado es la caja de la escalera que además contiene la cocina.


Lo hablamos cada vez que mostramos uno de los proyectos de Ruiz: ¿Por qué la predilección por ciertos materiales y formas? “Hay una predominante con una cierta armonía con el paisaje y son bonitos los contrastes. Los usamos mucho. En este caso, el revestimiento del volumen superior es un alerce reciclado de postes telefónicos, y como sabes, el alerce no se puede explotar. Su gracia es que con el sol se pondrá gris. En tres años más, esta casa será plateada en la parte de arriba. No hay ninguna protección, porque esperamos que esto ocurra. Con el negro de los pilares y el volumen plata va ser digna de otra sesión de fotos. ruizsolar.clArquitectura, Casa Vigilante, RUIZSOLAR