*

Más Deco

Nombre del Proyecto

Versátil

Como lo explica la palabra, esta casa en Panguipulli es juguetona. A través de un espacio absolutamente amplio hacia todos los frentes, sus ventanales se abren y la vivienda queda aun más expandida. Una obra inteligente y traviesa de AB Estudio Arquitectos.


Full Diseño N°19, 25 de agosto 2017

Brisa, los pulmones se limpian con cada bocanada de aire. Ubicada en la ribera sur del lago Panguipulli, esta casa de 180 m² es un espacio movible, abierto hacia todos los frentes y absolutamente entretenido. Desde todas las áreas de la casa se pueden ver, a su vez, todos los rincones de esta. Ideada y construida por AB Estudio –oficina de arquitectura compuesta por Javier Alcalde y Sebastián Browne–, el lugar es un manifiesto a la libertad. En ella se puede mover, por el área del primer piso, paseando desde el estar-living, comedor y cocina. De hecho, el único dormitorio constituido como tal es el que está ubicado en el altillo. Lo demás, una revoltura, soltura de cuerpo arquitectónico, llevado a su máxima expresión.

TODO COMIENZA
Los dueños de casa tenían una vivienda en Charles Hamilton –construida por el premio nacional Enrique Browne–, en Santiago, una casa de muy buena calidad, por cierto. Era una de ladrillos, maderas nobles, vigas, y todo esto, como una poción, se recicló, se llevó al Sur para dar vida a la llamada Casa Quincho, la que les presentamos hoy.
De los 180 m², 1/3 lo ocupa un quincho, totalmente continuo a la casa. “La vivienda se plantea como un volumen unitario en planta en donde tú te abres hacia la orientación norte, poniente, mientras que la orientación sur da hacia un bosque. Justo en esa parte empieza una pequeña pendiente al lago. Y este frente se constituyó como uno hermético donde emplazamos los servicios y baños, todos los programas más ocultos”, explican desde la oficina.
Si bien la estructura de la Casa Quincho es completamente nueva, la casa se mimetiza con el lugar, responde a las características del ambiente donde se emplaza, un terreno con una leve pendiente hacia el lago. “Teníamos bosques, con árboles como guayos y robles, y no se botó ninguno”, detallan.
Si nos adentramos al espacio abierto que juega y ríe, coqueto, observamos sillones perimetrales en obra que en la noche se transforman en camas. “Todo está hecho con maderas nobles y muebles en obra, todo el mobiliario responde a la arquitectura, así como la arquitectura responde al lugar”.
La estructura de la casa es de acero. No hay cielos falsos, de hecho se puede apreciar la totalidad del espacio en todo momento desde el interior. La casa, último detalle, está revestida de pino en el interior, mientras que las vigas son de maderas nobles. abestudio.cl

 

Espacios, arquitectura, Panguipulli, AB Estudio Arquitectos, Javier Alcalde, Sebastián Browne