*

Más Deco

quinchos, quincho, terraza, decoración, diseño, remodelar, OZ Arquitectura, The Project

Una nueva necesidad

En las casas que cuentan con uno, basta que asome el sol para que todos quieran usarlo. El calor nos empuja al exterior, pero si puede ser un poco más resguardado mucho mejor: empieza la temporada de quinchos.


Lo que faltaba. Venimos hablando de esto desde hace tiempo: cocinas, terrazas, quinchos y en general espacios donde la familia y los amigos comparten y lo pasan bien están recibiendo mucha más atención. La gente amplía sus cocinas, las abre, extiende las terrazas y construye quinchos. Además de los propietarios, sus familiares y amigos, los grandes beneficiados son las oficinas de arquitectos jóvenes. “Una de las primeras cosas en que se fija la gente que va a comprar una casa hoy es dónde va a poner el quincho. Me acuerdo de que cuando chico con mi papá poníamos la parrilla debajo de un árbol y sería. Ahora la gente busca espacios que pueda disfrutar de una manera mucho más cómoda”, explica Matías Zúñiga, uno de los socios de OZ Arquitectura, una oficina que partió hace cinco años y lo hizo precisamente realizando ampliaciones y proyectando quinchos.
Tras demostrar talento en obras como estas, OZ Arquitectura hoy ya cuenta con proyectos de mayor envergadura, pero sin duda hay un grado de experticia en quinchos, avalado –de alguna manera– por uno de los paisajistas más reconocidos en Chile, Juan Grimm. “Este quincho está dentro de un campo que debe tener cerca de 60 años. Juan Grimm le hizo un parque enorme, que debe ser una de sus primeras obras, el único que según nos dicen él considera ya maduro. Sabemos también que él vio nuestro trabajo y le gustó”, cuenta Felipe Ossa, el otro socio de OZ Arquitectura.
El mismo Grimm había proyectado la piscina y los volúmenes que usa la nueva intervención como base. Uno solo fue ampliado y revestido, el otro fue completamente reemplazado. “Era un conjunto muy bien armado, la manera en que la piscina se ubica justo en la bajada de una ladera, cómo el cerro envuelve todo el quincho”, dice Felipe.
“Ellos tenían la casa y la piscina, un interior y un exterior, necesitaban un espacio intermedio, un lugar que los resguardara, con cierta apertura y a la vez la capacidad de cerrarse, que además fuera autosuficiente, que te permitiera hacer todo sin necesidad de ir a la casa. Por eso cuenta con cocina completamente equipada, bodega, baños, camarines”, explica Matías. Siendo una familia muy numerosa, con un líder que ya dejó Santiago para instalarse en esta zona de la cordillera de la costa de la V Región, con dos de los hijos ya echando raíces allá también, necesitaban un lugar muy amplio para congregar a toda la familia, a muchos niños.
“Cada proyecto implica una búsqueda de materiales de acuerdo a sus necesidades. Acá el cliente tiene un vida muy de campo. Tratamos de reinterpretar los colores del campo, el palillaje habla un poco de caballerizas, el ladrillo lo vimos mucho en la casa, y es ladrillo que se hace en la zona”, dice Felipe. “Nos interesa incorporar los materiales existentes en el lugar, concluye Matías. ozarquitectura.cl @ozarquitectos

Toque Zen. De lunes a viernes solo comen verduras y se proveen de su huerta, pero el sábado sagradamente usan el quincho y es el único día de la semana que se come carne, aunque la parrilla siempre incluye algunas verduras que hacen que no pierda la esencia de esta familia. Descanso y armonía es lo que logró The Project en este lugar.
Desde 2014 que Claudia Manuschevich y Pablo Lacámara, socios de The Project, comenzaron a intervenir algunos espacios de esta casa. Primero partieron por la salita de juegos, después el hall, pieza y baño principales y remataron con la terraza. “Sin lugar a dudas son uno de nuestros clientes favoritos y, después de tantos años, ya nuestros amigos”, confiesa Claudia. “Hemos visto crecer su familia; cuando llegamos tenían una niñita de 1 año y ahora ya tienen tres niños. Me encanta porque han ido arreglando su casa de a poco y según las nuevas necesidades que se les van presentando. Por ejemplo, partimos por la salita y no por el living comedor, que es lo usual, porque su hija mayor necesitaba un lugar donde jugar y por otro lado su mamá, que le encanta la cocina, podía verla y estar con ella mientras preparaba algo”, agregan.
El estilo de vida que se respira aquí es de una familia joven y saludable. La mayoría de las plantas del jardín pertenecen a una pequeña huerta que ellos cultivan. Toda la semana su alimentación es vegetariana, salvo los sábados y domingos, que sagradamente usan el quincho y la carne aparece en el menú por primera vez, pero siempre acompañada de una dosis de verduras a la parrilla.
El diseño del lugar se ajustó a las jardineras de durmientes preexistentes y sobre esa base RCUBO diseñó el barbecue en obra. Ellos querían un lugar cómodo de descanso, con un toque zen. Para seguir con la misma línea de materiales The Project proyectó bancas en obra de durmientes de baja altura e incorporaron la presencia de agua con fuentes y plantas de distintas alturas distribuidas en tierra y maceteros. Se reemplazó el pasto por durmientes, logrando una plataforma de fácil mantención y con un look natural.
“Para nosotros es primordial en cada proyecto que los dueños sean un reflejo de estos. Poder interpretar su estilo de vida y que hable de quienes usan a diario esos espacios. Esa es la satisfacción que nos queda. Este lugar es cálido, acogedor y sencillo, tal como la hermosa familia que lo encargó”, dice Claudia. theproject.cl @theproject_cl rcubo.cl @rcuboltda

A todo evento. Con sol o lluvia, la terraza de esta casa es el lugar de convivencia por excelencia. Edwards/Ureta Arquitectos se la jugó por un diseño conectado a otras zonas determinantes para el estilo de vida de la familia.
Diseñar un proyecto de arquitectura para grandes amigos es, sin duda, un gran activo a la hora de interpretar las necesidades de un cliente. Es el caso del arquitecto Martín Edwards con los dueños de esta casa. “Antes de esta casa siempre el centro de reuniones fue el sector de la parrilla. Por lo mismo, tenía claro que el emplazamiento y diseño de este espacio era un ítem relevante en el proyecto”, aclara.
Para la dueña, chef y socia del restaurante PICK a Deli, la cocina también debía ser un punto de encuentro, conectada por un lado al comedor y living y por otro a la sala de niños y el sector de la terraza. Con esos indicadores la oficina de arquitectura logró una conexión multipropósito distribuida como un largo pasillo, que simula un tren.
La dinámica que aquí se vive de lunes a viernes es más al interior, pero cuando por fin es viernes el circuito se vuelca por completo hacia afuera. “Es ahí donde pasamos las 24 horas. Nos gusta aprovecharla durante todo el año, por eso se pensó techada y con cortinas automáticas, que protegen del sol en verano y hermetizan del frío en invierno”, dice la dueña.
Para el joven matrimonio esta idea de conectar recintos interiores con exteriores es una forma más lógica de aprovechar y vivir los espacios y facilitar la dinámica familiar, además de las reuniones con amigos.
La estructura de la terraza se diseñó en acero y para el piso, cielo y mesón en obra se utilizó entablado de madera. Todo en blanco al agua, lo que le dio un look fresco, luminoso y playero. La presencia de muebles de madera natural y mimbre suma la cuota de calidez y soltura. Y el foco de color lo dan los cojines, que según la estación del año se juega cambiando de tonalidades y texturas. El turno ahora es rayas primaverales sin restricción. edwardsureta.cl

Ideas que inspiran. Rústico o contemporáneo, lo que importa en el quincho es que los objetos y los muebles sean prácticos y cómodos.