*

Más Deco

Casa, costa rica, arquitectura, plup! studio, carlos bolaños, módulos, deco, diseño

Una cáscara en el trópico

San José de Costa Rica. Hay que averiguar bien los reglamentos antes de comprar terrenos dentro de un condominio. Por suerte la pareja que optó por este lote encontró también una oficina de arquitectura joven, tan buena en ideas como en ejecución, y aunque no pudieron tener lo que habían pensado, terminaron habitando algo incluso mejor.


A Carlos Bolaños –arquitecto y socio fundador de Plup! Studio– le parece importante entregar algunos datos para entender esta casa que es obra suya. Primero, se encuentra a unos 13 km del centro de San José, hacia el este. Segundo, la densidad en el centro de la capital es escasa debido a la crisis que sufrió Costa Rica en los años 80; la mayoría de los edificios de cierta importancia se construyeron durante la década anterior y tienen un carácter bastante modernista. Tercero, y en consecuencia con lo anterior, la mayoría de la gente va a sus trabajos y accede a los servicios en el centro, pero habita en los desarrollos que se dieron tanto al este como al oeste, en lo que fueron fincas de café de familias acomodadas. La economía está bastante estable y obtener créditos no es difícil, por eso se ven muchos más autos y por eso tomaría unos 25 o 30 minutos llegar desde el centro a esta casa, aún dentro de la zona metropolitana.

Las circunstancias
La casa está dentro de un condominio con normativas y tipologías bien definidas, además de pertenecer a una desarrolladora relativamente conocida en el país. Cuando los dueños la compraron, no estaban muy enterados del estricto reglamento. “Cuando llegamos a diseñar les preguntamos qué se imaginaban y resultaba algo fuera de esas normas. Fue un poco decepcionante para ellos. Nos pusimos algo rebeldes y les planteamos que la casa se pegara a las colindancias lo más posible sin meternos en problemas, para más bien generar nuestro propio universo entre espacios. Por eso la casa tiene estos patios internos. Les dije: hagamos una cáscara que cumpla con el reglamento y adentro lo que queramos”, explica Carlos Bolaños. Finalmente esa cáscara ocupó cerca de 400 m² en un terreno de 500 m².

Pensemos en la casa como entramado de módulos que se repiten. En los del inicio, en cada extremo, se encuentran los servicios, es decir el garaje, una habitación y otra de lavado. “Queríamos dejar en el centro el área social, que fuera donde realmente se tiene la experiencia de habitar la casa. En los dos módulos del medio están la sala y el comedor; la idea era que funcionaran bien para los cuatro (los propietarios y sus dos hijas adolescentes). En caso de tener invitados y necesitar más espacio pueden incorporar los patios, que además cumplen funciones de climatización e iluminación naturales. Abren las puertas de vidrio (tres paños que corren y quedan ocultos en los extremos) hacia los patios, con gradas y el barbacue, y el área social se convierte en 6 módulos. Las escaleras suben a una losa de concreto encima del garaje, un ambiente que se ganó para actividades como disfrutar un vino en una noche de verano. Incluso le decía al dueño que ahí íbamos a poner a la banda para los 15 años de las chicas”.

En Plup! Studio no buscan tener una caligrafía tipológica. Creen que cada proyecto debe pertenecer al usuario, al contexto, a cada familia. “Costa Rica es tropical en toda su superficie, pero tiene muchos microclimas. La casa no tiene algo particularmente costarricense, pero alguien de acá, a partir de la arquitectura, puede saber que es una casa en el área metropolitana, en las zonas más frías. Me gusta pensar que pertenece mucho al lugar”, dice Carlos.

Él tiene 33 años y su esposa y socia –Daniela–, 28. Cuando terminó la universidad entró a una oficina joven que ha crecido mucho últimamente. Ahí dice que aprendió el negocio. Luego trabajó con un arquitecto que dirigió una universidad, con el que se enriqueció mucho. “Y después nos lanzamos, hace ya 7 años. No tenemos una oficina, no creemos en eso. Todos (los cinco arquitectos de Plup! Studio) trabajamos desde nuestras casas y hacemos las visitas a las obras cuando son necesarias. No queremos crecer a un nivel que nos haga perder el control sobre el detalle. Aquí nadie es menos o más que nadie y mantenemos una relación totalmente horizontal. Todos tenemos que estar enterados de todos los proyectos”. www.plupstudio.com

Ideas que inspiran. Sin encasillarse en un tipo de arquitectura local, se ubica y responde perfectamente al clima y la zona donde se emplaza.