*

Más Deco

Artesanía, MásDeco Market, Ona Lab

Un gran cocimiento

El espacio en que se encuentran la artesanía con la industria e incluso el retail, las maneras en que esto no solo es posible sino que necesario para la supervivencia de algunas tradiciones materiales, junto a una selección de productos de lujo –pensados para la exportación– es lo que Fundación Ona mostrará en MásDeco Market.


El año pasado ocurrió un verdadero hito en la venta de artesanía en Chile: a través de un programa llamado Grandes Proveedores, los 36 supermercados Jumbo a lo largo de todo Chile vendieron alrededor de 9.600 productos hechos 100% a mano por artesanos de la comunidad de Liquiñe. Para este año se prepara una experiencia igualmente enriquecedora con Paris, esta vez con piezas de ropa blanca, específicamente cojines y pieceras en tejido. Además se repetirá Grandes Proveedores con Jumbo.
Detrás de estas experiencias está Ona Lab, el laboratorio para el diseño e innovación en la artesanía de Ona, que es la fundación invitada a MásDeco Market en su décima versión. En esta ocasión Ona Lab mostrará un proyecto en el que participan 25 artesanos usuarios de Indap de la Región de Los Ríos, llamado Alianza Comercial y que tendrá una duración de cuatro años. Estos 25 artesanos trabajan la madera, los textiles y la cestería en distintas localidades de la Región de Los Ríos. Ona Lab los apoya en dos líneas: una masiva para poder entrar en mercados formales de retail, con características específicas en cuanto a volumen y estandarización, y otra que apunta a una producción de lujo pensando en la exportación. Esta última iniciativa es parte de lo que veremos en MDM y se llama El Cocimiento. “¿Por qué ese nombre? Porque está en proceso, es lento y tiene que ver con lo vernacular, con ir a las raíces del conocimiento de los artesanos. A través del diseño busca dar líneas contemporáneas y poder entrar a mercados internacionales. Ha sido un trabajo muy de terreno. Hemos viajado a la zona con los diseñadores en residencias de diseño que duran por lo menos tres o cuatro días. Es una metodología de trabajo, una convivencia e intercambio con el artesano, un diálogo. Los diseñadores son Karla Villarroel y Osvaldo Luco”, explica Macarena Peña, directora ejecutiva fundadora de Ona.
En este proyecto también destaca el involucramiento de la fotógrafa Pin Campaña, quien ha participado de los viajes retratando a los artesanos, los productos y los lugares. “Esta colección trata de rescatar elementos vernáculos de esta zona mapuche y huilliche incluso, y a partir de estos elementos esenciales hacer un diálogo con el mercado. Es un nuevo espacio entre lo artesanal y la industria. En MDM además tendremos un conversatorio con Marcela Valdés, de París; Osvaldo Luco, Karla Villarroel; Saúl Pérez, encargado de artesanía de Indap, y un artesano que será don Fernando Jiménez, que trabaja en madera en Liquiñe. La idea es discutir sobre este nuevo espacio que se abre en Chile, los desafíos, dificultades y oportunidades para todas las partes”, dice Macarena.
El trabajo de Ona Lab viene desarrollándose desde 2009 y a diferencia de otros proyectos de rescate de tradiciones culturales estos terminan en una acción comercial concreta, que para los involucrados significa un cambio en sus ingresos y un aprendizaje sobre muchos códigos nuevos para ellos, desde la estandarización del producto, incluyendo códigos, medidas definidas, precios según canal de distribución y hasta mejores maneras de empacar los productos. “Adquieren herramientas y lenguajes a los que no estaban acostumbrados. Ya no se trata del producto suelto cercano al arte, sino que es un objeto más cercano al diseño. Los diseñadores son muy cuidadosos en el respeto de los códigos de los artesanos, tanto estéticos como éticos. Todo, las metodologías y materiales, procesos y precios son consensuados con los artesanos. Hay una tendencia muy fuerte a nivel mundial, y en especial en Latinoamérica, de trabajar diseñadores con artesanos. En general se hace desde el diseño de autor, desde un foco estético y por ende el diseño queda por sobre la artesanía, y el artesano relegado a mano de obra. En el caso del trabajo que estamos haciendo con Ona Lab, el diseño está en función del artesano”, finaliza Macarena. onachile.com

LA EXPERIENCIA CON JUMBO. Hace un año Jumbo lanzó su campaña “Grandes Proveedores de Chile”, con el fin de incorporar a su oferta productos artesanales, especialmente escogidos, seleccionados y elaborados ‘a mano’ para sus clientes.
Los proveedores de estos productos son artesanos, emprendedores y pymes que se han integrado a la cadena de comercialización y distribución de Jumbo a lo largo del país, adquiriendo los estándares y las capacidades adecuadas para asumir el desafío de abastecer una cadena de 43 locales en todo Chile.
Andrea Henríquez, subgerente de RSE y Estudios Jumbo, señala que “una de las principales características de Jumbo es su constante búsqueda de productos especiales y únicos en su categoría. Es por ello que estos pequeños proveedores son grandes para nosotros, porque se atrevieron a tomar el gran desafío que les planteamos y cumplieron con los estándares de calidad y cantidad necesaria para llegar con esta oferta de productos a miles de nuestros clientes”.
Gracias al programa “Grandes Proveedores”, durante todo el año y especialmente en el mes de septiembre los clientes de Jumbo podrán adquirir en su local más cercano las artesanías de Liquiñe, Pomaire, piezas de arte natural de Rupestre, manualidades de Fundación Donnebaum y la alfarería de Gabriela del Pino, entre otras. Y además, los amantes de la buena mesa podrán disfrutar de los distintos cortes de carne de Spiedo Jabalí, las papas de Nativas de Chile, los quesos Dos Castaños y las hortalizas hidropónicas de Hidrohuerto.