*

Más Deco

Iragüen Viñuela Arquitectos, remodelación, espacios, arquitectura, antes y después, Villa Frei

Pura inteligencia

Este departamento ubicado en la icónica Villa Frei, en Ñuñoa, refleja un rescate astuto de una arquitectura moderna, pero que mira hacia el futuro. Práctico y funcional, sus arquitectos, la oficina Iragüen Viñuela, convirtieron el pasado en presente, rescatando las virtudes del oficio que se hacía en los años 60.


Iragüen Viñuela Arquitectos es una oficina joven encabezada por Daniel Iragüen y Claudio Viñuela. El equipo denota mucha chispa y excelentes ideas arquitectónicas, pensadas para los jóvenes de hoy. Sus clientes son en su mayoría personas que tienen alguna afinidad con el mundo de la estética, de entre 30 y 45 años, y los buscan como un salvavidas.
Esta dupla no solo se dedica a la remodelación ‘in situ’ de departamentos con legado arquitectónico, sino que se manejan a través de una especie de ‘corretaje’ y una asesoría de arquitectura; ellos buscan los departamentos, y una vez que dan con ellos, les presentan la oportunidad al cliente: vivir ajustados a sus modos de vida actual.
Aquí les presentamos el caso de un departamento de Villa Frei, un espacio que tenía un par de remodelaciones anteriores, pero que sin embargo no eran las certeras para vivirlo en el siglo XXI.
La mandante, una profesora de matemáticas soltera, puso en manos de Iragüen Viñuela su futuro; a ella le gustaba este conjunto de departamentos y quería que allí fuera su nuevo hogar. “Nuestros clientes no están muy conectados con el mercado inmobiliario de ahora; apareció un nicho de mercado que no habíamos captado antes. El mercado inmobiliario actual no ofrece la misma calidad de espacios que sí tienen los departamentos antiguos, y es ahí donde nos enfocamos. Son siempre personas que están buscando algún aspecto arquitectónico interesante, una ubicación central, les gustan los departamentos con historia. Muchos de los espacios que buscamos los encontramos mal intervenidos porque toda la dignidad que tenían les fue arrebatada por completo”, señalan los arquitectos.

 

 

Icónico
La Villa Frei, hay que decirlo, es uno de los conjuntos habitacionales más icónicos de nuestra ciudad. Construida a fines de los años sesenta por Jaime y Osvaldo Larraín y Diego Balmaceda, estaba pensada para la clase media de ese entonces, con abundantes áreas verdes dentro del mismo recinto, obra clave además del movimiento moderno chileno de la época. En el caso de este dúplex, el proyecto de remodelación se dividió en dos etapas, exhibiéndoles en estas páginas la primera parte, el primer piso.

Comencemos
Los departamentos antiguos de este tipo estaban pensados para una familia grande, entonces tenían varios recintos, pero chicos. Teniendo esta premisa, los arquitectos eliminaron lo que sobraba para generar espacios abiertos y extensos. Fue así como dos dormitorios y un pequeño baño de bajo estándar espacial se eliminaron para dar cabida a menos recintos pero de mejor calidad. “Se intervino completamente el primer piso, vaciándolo de todo lo no estructural, terminaciones y sistemas antiguos, para luego construir un volumen de mobiliario fijo que contiene una cocina abierta, sus artefactos y almacenaje, oculta los elementos estructurales y define la nueva espacialidad del living y comedor: holgada, extrovertida y abierta. En esta etapa también se restableció la logia del departamento en su posición original. Además se restauraron terminaciones y actualizamos todos los sistemas”.
El espacio, entonces, comienza a resultar interesante. Funcional, actual y abierto, se sitúa en el mapa de los buenos ejemplos nacionales de remodelación. De un pasado con otras necesidades en el vivir, se convierte en un lugar neutro, atemporal, que respeta la arquitectura moderna pero mira hacia adelante. Los colores que se eligieron son apacibles y limpios al tacto y a la vista; los materiales, prácticos, y dan como resultado un vivir fácil y sin complicaciones. “El piso es de piedra pizarra y le pusimos un barniz satinado. Elegimos este material porque te permite un pavimento continuo entre living, comedor, terraza y logia. Esta uniformidad da la sensación de que el espacio sea mucho mayor, incluso los guardapolvos también están hechos de piedra pizarra”, concluyen. iraguenvinuela.cl

Iragüen Viñuela Arquitectos, remodelación, espacios, arquitectura, antes y después, Villa Frei