*

Más Deco

Urbanismo, urbanista, Susan Fainstein, estudios urbanos y territoriales UC, Universidad Católica, Harvard, democracia, equidad, the just city, mujer, libro, ciudad justa, vivienda, transporte, inclusión

Por una ciudad más justa

Susan Fainstein. La investigadora y académica de la Universidad de Harvard, autora de la teoría de la ‘ciudad justa’, visitó recientemente Chile, invitada por el Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales UC. En entrevista exclusiva con MásDeco reafirmó su visión basada en los principios de democracia, equidad y diversidad, a cambio de la obsesión por el desarrollo económico. Conversó sobre problemáticas transversales aún no resueltas, como la inmigración; postuló ejemplos de ciudades que se acercan a un modelo más justo, y más.


Urbanismo, urbanista, Susan Fainstein, estudios urbanos y territoriales UC, Universidad Católica, Harvard, democracia, equidad, the just city, mujer, libro, ciudad justa, vivienda, transporte, inclusión A sus 81 años Susan Fainstein no solo es una mujer vigente en su especialidad, como planificadora urbana y teórica política, sino una figura de renombre mundial. Ha sido miembro de las facultades de Planificación Urbana de la Universidad de Columbia y la Universidad de Rutgers, y actualmente de Harvard. Su investigación y gestión se han centrado en los efectos distributivos de las estrategias de desarrollo urbano y los megaproyectos, lo que la llevó a escribir el 2010 su libro “The just city”. El rol de los planificadores urbanos, la participación ciudadana y la democratización de las decisiones de intervención de los territorios han permitido que Fainstein dicte conferencias, clases y charlas magistrales en las universidades más prestigiosas del mundo, y Chile no es la excepción. Invitada para inaugurar el año académico del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales UC, fue aprovechada con una extensa e intensa agenda de jornadas académicas, conferencias y visitas a terreno.

¿En qué consiste la teoría de la ciudad justa?

Existen tres principios generales para una ciudad justa. En primer lugar, la democracia, la diversidad e igualdad. Los tres están realmente relacionados. Porque no vas a tener igualdad si no tienes democracia o diversidad. Pero, por otro lado, los tres también están en tensión. Porque puedes tener democracia y puedes no tener igualdad. Porque la democracia puede de hecho ser desigual. Tú puedes tener una mayoría que apoya a un gobernante pero que excluya a otros. Y lo hemos visto en muchos países. Tener democracia y diversidad no necesariamente implica tener igualdad.
Cuando Birmania se volvió democrática, lo que tuvimos fueron ataques hacia los grupos minoritarios, apoyados por la mayoría. Y lo mismo pasó en India con los musulmanes.

Cuando quieres igualdad, puede que no sea apoyada por una mayoría. La igualdad por supuesto dice que la sociedad debería volverse más equitativa. Y la gente que siente que ya tiene lo que se merece va a sentir que es injusto. Entonces aparece este problema cuando tienes una sociedad diversa. Algunos grupos van a estar más preocupados por la educación, por ejemplo, que otros. Y eso conduce a una desigualdad. Lo que tienes es una situación donde la democracia no siempre produce igualdad, sino que produce más desigualdad. Donde hay demasiada diversidad tienes demasiado antagonismo entre la gente. Por lo tanto, es muy difícil llegar a una solución ética. En los Estados Unidos tenemos lo que llegó a llamarse políticas de identidad. Donde cada grupo dice que lo que importa es lo que afecta a mi grupo. Los afroamericanos, latinos y ahora tenemos gente blanca que dice sentirse discriminada por estos otros grupos. Si tú ves todo en términos de lo que son tus intereses puedes llegar a una sociedad conflictiva y que no se mueve hacia la igualdad, sino en la dirección contraria. Para tener una sociedad más igualitaria necesitas un consenso sobre lo que es correcto, y eso es muy difícil de conseguir.

¿Qué elementos debe tener una ciudad justa?

Los dos aspectos más importantes, no de una ciudad justa, sino de una ciudad más justa. Porque ninguna ciudad va a ser ‘la ciudad justa’, son: vivienda digna para todos y transporte a bajo costo, para que cualquiera, no importa dónde se encuentre, pueda acceder fácilmente a sus trabajos, a áreas verdes públicas, a las escuelas, etc.

En Estados Unidos la ley de vivienda dice que todo el mundo debiera tener un hogar digno y un ambiente habitable apropiado, y ese debiese ser uno de los requerimientos más importantes para una ciudad justa. Pero cómo realmente lo logras creo que depende de cada situación particular. Puede ser construyendo vivienda social, puede ser cuando el gobierno es el propietario del terreno y es desarrollada por privados… de esa manera el gobierno mantiene el precio bajo de esos sitios, pero deja que desarrolle el privado. Puede ser teniendo cooperativas, proveyendo subsidios de arriendo o de compra. Hay muchas maneras de hacerlo.

El transporte tiene dos aspectos: el primero es el precio, para mucha gente ir al trabajo casi no vale la pena por el costo que significa llegar ahí. Entonces mantener el precio del transporte bajo es importante, pero también proveer acceso. Tú puedes tomar un bus hasta el metro y tomas el metro hasta una estación y luego cambias a otro metro, y en el transcurso pasó una hora y media.  Ese no es acceso adecuado, incluso aunque teóricamente estás teniéndolo, pero no es solo un tema de la línea que llega cerca de ti, implica también el tiempo que te toma llegar a un lugar.

Las guarderías son muy importantes también, lo discuto en mi libro. Cuando los dos miembros de la pareja están trabajando, criando niños se requiere una sala cuna digna, y que estas sean suficientemente accesibles, para que la gente las pueda pagar. Para muchos de mis antiguos alumnos la guardería se lleva la mayoría de su sueldo. Y si bien uno puede argumentar que los niños van a serlo por un tiempo corto y que para el momento en que ya no necesiten guardería pueden estar ganando más dinero, y que se puede ver como una inversión, de todas maneras es una dificultad que se lleva mucho de sus ingresos.
En esta época del neoliberalismo en que casi todo se justifica con o por el desarrollo económico, en vez de proveer más vivienda para la gente, los planificadores postulan que es más relevante los lugares para trabajar, porque se necesita más trabajo. “Más trabajo es mejor”. Mirarlo en solo términos del empleo y no en la calidad de vida de las personas, creo que es una visión errónea y es una de las razones por las cuales escribí mi libro.

Urbanismo, urbanista, Susan Fainstein, estudios urbanos y territoriales UC, Universidad Católica, Harvard, democracia, equidad, the just city, mujer, libro, ciudad justa, vivienda, transporte, inclusión ¿Cómo abordaría el tema de la inmigración, como un desafío donde todos participen sin generar desigualdades?

Este es un tema candente alrededor del mundo que no ocurre únicamente en Chile y que nadie ha encontrado una manera única de hacer que los residentes de cada país acepten con gusto. Los Países Bajos, como Holanda, que a mí me gusta dar como ejemplo, como un país más justo, tiene mucha investigación acerca de los inmigrantes. Tienen centros de acogida, les entregan recursos para que aprendan el idioma, los asisten con sus hijos, les dan lugares donde vivir. Pero ha habido una enorme reacción hacia eso a pesar de que los neerlandeses están orgullosos de ser una sociedad tolerante, abierta, plural. Ahora con el movimiento de derecha, que es muy antagónico hacia los migrantes, se han provocado enormes problemas. Si realmente se da una gran corriente de migrantes inevitablemente provoca una reacción negativa de la gente que originalmente vive ahí. Ellos sienten que sus trabajos están siendo arrebatados, sus viviendas están siendo afectadas negativamente, los trenes se llenan de gente que no respeta la propiedad pública y que el panorama solo se empeorará. Porque con el cambio climático y el calentamiento global tenemos cada vez más gente que no se puede mantener. En una sociedad realmente justa deberíamos dedicar muchos recursos a ese tipo de personas, pero es muy difícil hacer que la mayoría apoye eso. En muchos países europeos que han tenido altos niveles de democracia social en algún periodo, especialmente entre el fin de la Segunda Guerra Mundial y los ochenta, parte de eso era que ellos tenían un sentimiento muy fuerte de pertenecer a la misma comunidad. La gente ayudaba y pagaba altos impuestos, mientras era uno como ellos.

Pero cuando empiezas a hablar de ocupar tus recursos para ayudar a ‘otro’, ahí ya la gente no le parece tanto. Es muy difícil justificarlos. No tengo una respuesta real para esta pregunta.

¿Qué ciudades se acercan a la idea de ciudad justa?

En Ámsterdam las autoridades dan apoyo a la vivienda y al transporte. Es una sociedad abierta, que ha recibido a los judíos y a otras personas que han sido desplazadas de sus países. Tienen una tradición de diversidad. Y han seguido fortaleciendo esa tradición. Desde el siglo XVII han tenido alguna forma no pura, pero de democracia. Tienen una tradición de honrar lo que la gente quiere. Ha sido una sociedad de clase media sin pobreza extrema…

Los británicos tienen el programa de vivienda pública más grande del mundo. El gobierno tomó las tierras y las mantuvo en este banco de terrenos de manera que pudieran construir vivienda social en el lugar que estimen conveniente.

¿Cuál es la ecuación que debe darse para lograr ciudades inclusivas?

No es una tarea solo de los urbanistas, requiere que la gente, los ciudadanos se comprometan con la idea de la igualdad. Se comprometan con una sociedad más democrática, más abierta a elegir políticos con esas visiones. Se trata también de que los partidos políticos se comprometan con la justicia. Si tienes políticos y partidos políticos que apoyen estas ideas, entonces tendrás urbanistas que las implementen. Ellos pueden tener por sí mismos ciertas influencias porque tienen información que otra gente no tiene y cierto grado de autoridad. Pero por ellos mismos no pueden cambiar la sociedad. Requiere una voluntad en la sociedad. Siento que en este periodo actual estamos viendo mucha más gente consciente políticamente que quiere ver sociedades más justas, pero a la vez estamos viendo más gente políticamente consciente que es reaccionaria, que se opone a los movimientos progresistas. En este momento tenemos un conflicto muy polarizado en la mayoría de los países. d