*

Más Deco

Casa, remodelación, arquitectos, subterráneo, piscina, terraza, quincho, madera, mueble

Por partes

El encargo era preciso. A los arquitectos Giannini Villarroel Arquitectos Asociados se les pidió que remodelaran el subterráneo, la terraza, el quincho y el área de la piscina de esta casa en Santiago. El resultado es una pincelada potente, que dejó el rastro de buenas decisiones espaciales y funcionales.


Esta es una dupla de arquitectos jóvenes, Felipe Giannini y Sergio Villarroel, que llegaron a esta casa para resolver temas concretos. En primer lugar, el dueño de casa, un abogado, trabajaba y pasaba sus tardes de fútbol en el subterráneo, pero lo consideraba un espacio sin pulso ni onda, entonces quiso remodelarlo. Por otra parte, a la terraza, el área del quincho y la piscina también le faltaban detalles que si es que se llevaban a cabo, marcarían la diferencia. Ahí fue cuando entró la mano de Gianinni Villarroel Arquitectos Asociados, primero con el subterráneo.
Este, antes de la remodelación, era simple y fome.Con muebles de muy poco carácter, un minibar, y, lo más importante, el abogado nunca estuvo contento con el escritorio. “Nosotros lo construimos, lo diseñamos arquitectónicamente y lo decoramos. Ese fue el encargo; él quería un lugar de estar y un bar porque podía tener reuniones de trabajo ahí y a la vez juntarse con los amigos. Tratamos de ordenar el programa, separar el espacio: el estar en el centro, a él le gusta el fútbol, hay un televisor, entonces este lugar tenía que ser versátil, donde estuviese el escritorio y el bar también, que todo se integrara; por eso elegimos nada alto para que no cortara el espacio, que fuera lo más abierto posible”, señalan.
La paleta de materiales es tenue y tiene cierta clase, clase que no quería perder el dueño del espacio. Entró así la madera como material principal. “La madera está aplicada en el mueble mural, usamos mara nacional teñida con las puertas lacadas en blanco. Hay una silla Valdés con el cuero y la madera que le dan prestancia y calidez al espacio”.
El bar es un mueble con cierta transparencia, tiene 1 metro 10 de altura, es una cubierta de granito que se sostiene por un pilar de acero que los arquitectos diseñaron. “Como complemento del bar hicimos una cava. Aunque fue muy chica, le dedicamos mucho tiempo. Es un bastidor con tubos de acero que vuelan y estos tubos agarran las botellas. Y todos los muebles dentro de la cava son de mara con lacado blanco”.

Exterior
Otro de los lugares donde se echó mano. En la terraza, en el suelo, había piedra pizarra que continuaba hasta la piscina, no había pasto. El sombreadero también era pasto. “La piedra pizarra no estaba en buenas condiciones, entonces quisimos darle un ‘refresh’ más luminoso. Por eso elegimos un porcelanato de MK y un deck gris para rodear la piscina y una banca en obra al costado de esta, además de crear el sombreadero”.
El área del quincho: “La parrilla estaba, pero con la misma piedra pizarra; la limpiamos completa y la volvimos a estucar, le pusimos una extensión que es donde se posa ese horno de barro que también estaba, pero suelto. Le instalamos además unas puertas metálicas que son del mismo color de las camisas de los pilares de la terraza”.
info@gvaa.cl / gvaa.cl