*

Más Deco


Desmitificar: sustentable igual árido

Uno de losmitos que existen en torno al paisajismo sustentable es pensar que los jardines sólo funcionan con gramíneas y suculentas. Uno puede matizar con distintas especies perfectamente adaptadas a condiciones de baja disponibilidad de agua. Las especies nativas propias del lugar en donde construiremos el jardín, en general, son lo ideal, pero además de éstas existen un sinnúmero de especies exóticas perfectamente adaptadas a nuestras condiones de clima y suelo y que serán un gran aporte a la hora de diseñar, entregando distintas formas y alegres coloridos durante todo el año. También se pueden incorporar plantas estacionales, como el acer japónico o liquidámbar. Los paisajistas especializados en sustentabilidad coinciden en quemuchas veces hay que estar dispuestos a ceder en plantas o arbustos que al cliente le evocan recuerdos de infancia o son de su gusto, siempre y cuando resistan bien el lugar. Una óptima adaptación de la planta se da también al evitar aplicar fungicidas que dañen la salud de las personas y el medioambiente.

Existen algunos aciertos urbanos, como las áreas verdes correspondientes a los condominios de Piedra Roja y de la Hacienda de Chicureo, asesorados por Elizabeth Huyghe y Ximena Nazal, ambas precursoras de este tipo de paisajismo ecológicamente amigable en Chile. Lo que se hizo ahí fue utilizar plantas adaptadas a la climatología del lugar y de un mínimo consumo hídrico. Se utilizaron especies nativas y otras introducidas que trajeron ambas paisajistas tras un viaje a Arizona. “Generalmente las áreas públicas son mantenidas por gente que está acostumbrada a podar las ligustrinas, los crateus, que no entienden este sistema. Todo este paisajismo pasa por una capacitación y hacer entender que se gasta un tercio del agua que se ocupa normalmente”, indica Ximena Nazal.

Disminuir costos de mantención

Igualmente en jardines de extensas dimensiones es posible lograr un juego de colorido y armonía. Es el caso del condominioMarbella, donde Ximena Nazal -tras un viaje a Escocia en que observó elmanejo de las especies en canchas de golf, donde el paisajismo se limitaba a manejar las plantas existentes las que se caracterizan por ser achaparradas, vigorosas y resistentes a las sales marinas- aplicó ciertos conceptos. En este proyecto se ocuparon suculentas, como los ágabes, que marcaron escultóricamente el recorrido, y el resto fue un sistema de prueba y error, investigar lo que se daba en los cerros de la zona a un costo de casi cero mantención, con un paisajismo alegre de mucho colorido.

Suelos conscientes

Considerando el creciente aumento de los costos de agua y mantención, la tendencia actual es recurrir a senderos con gravilla, piedras, y otro tipo de materiales que conformen patios duros, como adoquines y pastelones. Otro recurso que se adapta bien a esta finalidad son los cubresuelos que, fuera de evitar el espacio indeseado de tierra a la vista y dar un aspecto de terminacionesmás finas en jardines, “reducen las zonas de pasto y sustituye en parte la labor del jardinero, debido a su característica de perennifolia (que no pierden las hojas). Además reducen el trabajo de poda y división durante los meses de invierno al mínimo”, explican de Paisajismo Urbano.

Junto con inclinarse por estas alternativas de suelos que reemplazan la presencia de césped, es importante tener en cuenta el tipo de tierra a utilizar para un jardín sustentable, donde no existe otra opción más que el compostaje: materia orgánica de desechos de verduras, podas, corte de pasto, etc. Así se reduce la cantidad de residuos que deben depositarse a diario en los rellenos sanitarios y evita comprar tierra de hoja, que es sacada de los cerros o de los bosques y que por lo mismo provoca un grave daño al ambiente al producir la erosión de los suelos.

“Es la que te deja disponible los nutrientes para las plantas; no se compacta, por lo tanto un suelo rico enmateria orgánica no produce problema ni de drenaje ni de fertilidad”, dice Marie Arana, dueña del Vivero Herbarium.

Eficiencia en manejo de las aguas

La correcta implementación del riego requiere de conocimientos técnicos que permitirán un importante ahorro en el uso del agua. Hay una serie de cálculos que se hacen, para elegir el tipo de cañerías, el tipo de regador, los traslapes, etc. “Nosotros estamos instalando como empresa un sensor solar dentro del paquete del riego. Mide la temperatura del día y la radiación solar, y en base a esto se calcula el tiempo que hay que regar al día siguiente. Es una inversión, pero lo que te ahorras en agua lo paga”, comenta Rodolfo Stolztmann, de Paisajismo Urbano, especializado en el tema de riego.

El paisajista Cristóbal Elgueta agrega que no sólo hay que fijarse en las técnicas de riego, sino en los tiempos. “En Santiago se riega todos los días. Lo que se debe hacer es regar dos o tres veces por semana el césped y una vez los arbustos, pero en profundidad”, nos explica y luego cuenta algunos experimentos relacionados con el tratamiento de las aguas servidas o grises: “Aproveché el agua que se ocupa de la tina para formar un humedal. Hay un montón de plantas que saborean las aguas grises porque tienen fósforo; lo interesante de estas aguas, por el tema de las bacterias, es que atraen vida silvestre. Lo ideal sería hacer un estanque con plantas que se coman el fósforo y después ocuparlas para regar, pasto sobre todo. En Australia, si te pillan regando tu jardín con agua potable te multan, la única posibilidad que tiene la gente de tener jardines es reciclando las aguas”, explica Elgueta.