*

Más Deco


Tres años lleva Maquinar.io posicionándose en el mercado, como proyecto Fab Lab Santiago (espacio de exploración, experimentación y desarrollo de proyectos de diseño, enfocados en el área industrial y de nuevas tecnologías).
Partieron en 2015 con la motivación de fomentar la producción local y el diseño de autor. Para lograr lo último invitaron a participar a un grupo interdisciplinario de diseñadores a través de una convocatoria abierta. Un proceso colaborativo donde se genera una transferencia de conocimientos y el diseñador aporta con sus capacidades creativas, Maquinar.io a cambio les entrega un espacio y las herramientas para que puedan desarrollar un producto a través de una metodología colaborativa, que luego exhiben en su web.
En www.maquinar.io.cl existen dos formatos de productos: el ‘producto físico’, que es fabricado en Fab Lab Santiago y luego envían al cliente, y el ‘producto digital’, que es un archivo que contiene los planos e instrucciones de montaje del producto con el objetivo de que el cliente pueda comprarlo a un bajo costo y fabricarlo él mismo, cortando o imprimiendo las piezas en su laboratorio más cercano. Con este modelo hacen del diseño exclusivo y de calidad un producto asequible para todos.
Una start up que apuesta por democratizar el diseño en Chile y junto con eso obedece a un nuevo paradigma tecnológico de fabricación digital, como la impresión 3D, corte láser y fresadora CNC, herramientas que permiten experimentar, diseñar y fabricar de manera rápida, acortando la cadena de valor del producto y reduciendo intermediarios entre diseñador y fabricante.

EVOLUCIÓN DE LA MARCA
Maquinar.io partió el 2015 con el aporte de capital semilla Corfo y desde entonces trabaja bajo la modalidad de temporadas, con lanzamiento dos veces al año. “Actualmente estamos desarrollando la cuarta. En la primera partimos trabajando con 14 diseñadores, de los cuales no todos eran diseñadores de profesión, había una artista y varios arquitectos. Fue una temporada de experimentar y probar, donde el encargo del producto fue libre. De esa primera experiencia hasta ahora hemos ido corrigiendo y afinando el proceso de diseño. Ahora trabajamos con menos diseñadores por temporada, de 4 a 5, y no más, ya que así podemos dedicar más tiempo a cada diseñador y podemos profundizar más en cada producto.
La metodología ha mutado, ahora es más exigente de acuerdo a la experiencia que nos fue entregando cada temporada y los resultados esperados. Los criterios de selección son el talento y la motivación. No es necesario saber usar las máquinas o programas de modelación 3D, para nosotros lo más importante es que el diseñador venga con la mejor disposición de aprender, colaborar y recibir correcciones que permitan mejorar su producto”.

Elemento diferenciador de Maquinar.io en impresión digital. Maquinar.io no es solo un fabricante, somos una marca y plataforma de diseño, donde convocamos a diseñadores con talento formando una comunidad colaborativa. Aplicamos metodologías de diseño, exploramos, diseñamos, luego exhibimos y vendemos los resultados, fabricando solo bajo demanda. Este modelo efectivamente es nuevo y único.

Ventajas en los modelos de productos DIY respecto a los productos físicos. Los productos digitales permiten la personalización del archivo, ya sea ajustando medidas o detalles. También da la opción de elegir el material, por ejemplo, si quieres cambiar el color o usar otro tipo de madera. Lo más importante es que, al ser un archivo, lo puedes descargar y fabricarlo donde quiera que estés, ahorrando el envío y fomentado la autoproducción.

DESARROLLO DE FAB LABS EN CHILE
Pocas personas entienden qué son los Fab Labs. En general, erróneamente lo asocian solo a impresoras 3D. Los Fab Labs no son solo máquinas que imprimen, son espacios de exploración e innovación, donde las tecnologías de fabricación digital son solo un medio para la experimentación y creación de proyectos más complejos. En el mundo existen alrededor de 1.200 Fab Labs certificados por el MIT (Massachusetts Institute of Technology). En Chile ya hay 5, de los cuales 4 pertenecen a universidades. Fab Lab Santiago en cambio es independiente.
Como referentes de marcas mundiales que estén haciendo algo similar a Maquinar.io hay muy poco, podría destacar a Opendesk y Untothislast, pero están especializados solo en muebles.

¿Cómo ven a Chile en el desarrollo de estas tecnologías? Chile está integrando cada vez más estas tecnologías, y se nota sobre todo en las universidades que han invertido en armar laboratorios y tener máquinas. También en algunos colegios han mostrado interés de incorporar estas herramientas en sus establecimientos.
La fabricación digital permite visualizar una independencia de las industrias de producción masiva y despersonalizada. Si bien es verdad que es una tendencia que está tomando fuerza, aún falta mucho para que estas tecnologías se incorporen en el sistema y se dominen todos sus potenciales usos.
Es poco probable, hoy en día, que una persona que no pertenece al mundo creativo quiera comprar un archivo y fabricarlo él mismo, culturalmente este concepto no está inserto en nuestra sociedad, pero de a poco avanzamos hacia allá.
Por el lado de los creativos, en cambio, nos escriben todos los días interesados en participar en el proyecto, para ellos es una oportunidad de aprender e inspeccionar. maquinar.io