*

Más Deco

playa, la laguna, Zapallar, taller, café, Centro de Vida integral, restaurante, la choca

Más que playa

Nuevos aires renuevan la ruta entre Zapallar y La Laguna. Gourmet, culturales, artísticos y vida sana. Todos emprendimientos, con la idea de abrir el abanico de opciones a los veraneantes y a quienes permanecen todo el año en la zona. Los recomendados de nuestra guía playera:


1. La Choca. Av. Carlos León Briceño 779, La Laguna de Zapallar. En plena avenida principal de La Laguna, se encuentra este lugar que sale del clásico restaurante playero, que ofrece el caldillo de congrio o pescado a la mantequilla negra. Su dueño, el chef Agustín Heiremans, se instaló a vivir con su familia en la zona y supo combinar sus dos pasiones: el surf y la cocina, dándole un giro más gourmet y distinto a lo que se venía ofreciendo hasta hoy.
Una carta entretenida donde sobresalen los sándwiches, como la hamburguesa estilo gringa con carne molida artesanal de 200 g, la mechada, el pulled pork, o el favorito del chef que es el de merluza austral frita con salsa criolla peruana, mayonesa tari, lechuga y palta.
María Inés Tyrer, señora de Agustín, diseñadora de vestuario,  es parte importante de todo el proceso de transformación del lugar. Una casa cincuentera que respetó su estructura de ladrillo y pisos de baldosas y por supuesto la chimenea, que es el hit en invierno. “Fueron pequeñas acciones, pero básicas, como abrir los cielos al interior. De esa apertura se reutilizaron las tablas para los cierres, por ejemplo, de la barra y de la división entre la cocina y el sector de las mesas del restaurante”, cuenta.

2. 327 Café. Januario Ovalle 327, Zapallar. Una suerte de premonición resultó el nombre del nuevo Café de Zapallar, que abrió sus puertas hace tres semanas. “Curiosamente la dirección de este local originalmente era Moisés Chacón 149 y este año la cambiaron a Januario Ovalle 327. Mismo número, que hace un año atrás, fotografié de una calle en Ámsterdam, porque me llamó la atención su tipografía. Una linda coincidencia”, dice Carmela Compton, dueña del café, ubicado en la esquina de la avenida principal del balneario, que por años fue el almacén de Aurelio.
Carmela es diseñadora gráfica, pero su afición por la buena comida es una herencia familiar de su mamá dueña del restaurante De Pimienta, en Pucón. Nacida y criada en el sur de Chile, cuenta cómo su madre les enseñó a ella y a sus hermanas el amor por la cocina.
La dueña es de ascendencia inglesa y holandesa “aunque soy muy chilena, mis raíces vienen de allá”, dice …y ese guiño europeo es lo que transmite de alguna manera en este encantador lugar, con una filosofía de alimentación natural y saludable.

3. Taller Abierto. Alelíes 911, La Laguna de Zapallar. Lo que por un buen tiempo fue una caja de sorpresas y despertaba curiosidad entre quienes pasaban por frente a un galpón con fachada hermética de zinc con puertas de demolición frente a la pescadería de La Laguna, este verano dejó de ser un misterio y abrió sus puertas como Taller Abierto.
Hasta este verano, la artista visual Francisca Valdés, utilizaba el espacio como su propio taller y hacía clases de arte a alumnos del Colegio Viento Sur, iniciativa Waldorf de la zona. Pero desde enero de este año Juan Cristóbal González, también artista visual, le dio un giro a este espacio y le dio una doble utilidad: como taller de trabajo y una muestra permanente de distintos artistas. Obras de la misma Francisca, junto a Juan Cristóbal, comparten sitio junto a Matilde Pérez, Totoy Zamudio, Francisca Uribe, Angélica del Sante, Guadalupe Valdés y Rodrigo Alvarado, entre otros.

4. Centro de Vida Integral. Av. Carlos León Briceño 303, La Laguna de Zapallar. Este nuevo centro, es parte de los nuevos aires que está experimentando La Laguna. El proyecto, ubicado en plena avenida principal, surgió como una iniciativa privada de un médico que tiene casa en la zona y que abrió este espacio para ser un aporte en salud a la comunidad. “La necesidad era crear dos consultas, que permitieran al gestor de esta idea que es ginecólogo, atender por Fonasa, pero nos fuimos entusiasmando y le sumamos más programa, que dio como resultado este centro de 220 m², como punto de encuentro”, cuenta Benjamín Preece, arquitecto de SutilPreece.
El Centro de Vida Integral cuenta con un centro médico de medicina convencional y complementaria. En la parte tradicional atienden traumatólogos, kinesiólogos y psicólogos y en complementaria hay masajes de relajación, flores de Bach y reiki. Esta área, además se conecta a una sala multiuso, donde se practica yoga, pilates, karate y también se ocupa para eventos culturales como ferias de diseño y exposiciones de arte. Desde el 2 hasta el 16 de febrero expondrá un colectivo de artistas: Álvaro Izquierdo, Martín Avendaño, Matías Santa María, Cristián Elizalde y Tatán Vargas. A toda esta variedad de actividades se suma el Café Tibetano, que tiene opciones veganas y la tienda Prana, exclusiva de alimentación saludable, con productos orgánicos. Julieta Garriga, coordinadora general del lugar, que vive en la zona, asegura que este espacio se ha transformado en un gran aporte para todos los que vivimos aquí y de inclusión, por sus precios accesibles para todos”, asegura.