*

Más Deco

CPP N2 Process HR-4.JPG

¿Made in Chile?

Revisamos la experiencia de 4 estudios de diseño tras su participación hace unos  años en ferias internacionales. ¿Les sirvió? En qué están hoy y qué viene en el diseño chileno respecto a su proyección internacional, es lo que revisamos en las siguientes páginas.


“El objetivo era dar a conocer, decir que existía el diseño chileno, difundirlo a través de vitrinas específicas: Milán y Londres, ponerlo en la órbita mundial, yo creo que lo conseguimos”, dice Alejandra Amenábar mirando hacia atrás las misiones al extranjero realizadas por la mesa de diseño (Dirac, el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, ProChile y expertos del área) entre el 2011 y 2013 (ver recuadro).

La actual decana de Diseño la UDD y ex consejera asesora del Departamento de Diseño de la Dirac y directora del pabellón chileno en el Salón Satélite de Milán el 2013, cree que este fue un primer paso para catapultar a los jóvenes diseñadores, que se detuvo la acción -ya que no se ha vuelto a realizar misiones al exterior de ese calibre- y que es tiempo de pasar a una segunda etapa. “Me parece fundamental seguir preocupándonos de difundir nuestro diseño para que tengamos un ‘lugar’ en el ámbito internacional. En ese sentido creo que la labor que hizo la mesa de diseño fue muy importante, ya que hoy tenemos cierta presencia internacional a partir de lo que nuestros embajadores (los diseñadores) realizaron o siguen realizando. Hoy está en una especie de ‘stand by’ bien lamentable la internacionalización a nivel estatal, no se está haciendo nada, pero creo que los diseñadores sí se están moviendo por su cuenta, sobre todo los que participaron dos, tres veces, en Londres, en Milán. Esto les aportó herramientas para manejarse mejor internacionalmente, darse a conocer, establecer vínculos”, opina Amenábar.

Desde el CNCA, el ministro Ottone argumenta que este año el Consejo ha seguido apoyando la internacionalización de la disciplina mediante los fondos concursables, el Área de Diseño, la Unidad de Asuntos Internacionales y ProChile, y señala -en lo referente a diseño industrial-  la participación de Pablo Ocqueteau en el pasado Salón Satélite de Milán gracias a fondos del CNCA y una próxima incursión internacional. “Representantes del CNCA se reunieron con parte de la organización de Maison & Object Miami, quienes desean que Chile esté presente en esta nueva versión de la feria. Se han recibido invitaciones de todo el mundo para que Chile esté presente. GT2P y The Andes House han estado este año como invitados en Brasil y Uruguay exponiendo y dando charlas sobre su trabajo. El Colectivo Área se exhibió en Buenos Aires a principios de año. Y para noviembre, un grupo de diseñadores chilenos ha sido invitado al Lima Design Week”.

¿Fue productivo participar en estas ferias internacionales?, ¿funciona mejor el sistema actual de los fondos concursables? Cuatro estudios chilenos nos cuentan su experiencia.

 

GT2P

En diciembre Gt2P desembarcará en Design Miami junto a la galería norteamericana Friedman Benda, con “Mármol versus Bronce”, una familia de muebles en la que están trabajando hoy, que entrelaza ambas materialidades con gran estética e innovación. 

“Vamos a hacer un preview en Design Miami, pero en mayo del próximo año la idea es hacer en la galería de Friedman Benda una muestra grande, el primer ‘solo’ de nosotros en Nueva York. Algunas de las piezas se van a producir ahora en Chicago y tenemos que ir, elegir el mármol, etc.”, cuenta Guillermo Parada.

El año pasado expusieron para MAD Museum. “Ahí presentamos Loosing my America y la impresora Cerámica de Catenaria, Less CPP” -gracias a lo cual hicieron los contactos para Design Miami- y en mayo pasado estuvieron en Nueva York con la galería francesa Gosserez, con “Shhh Hope Keeper”. Además de los preparativos para Miami, GT2P está realizando Tarrugao para la firma italiana Capellini y experimentando con lava como material para la realización de objetos.

¿Sirvió participar en las ferias?

“Para nosotros el Gobierno fue fundamental, hubiéramos golpeado puertas, pero llegar a todos los lugares que llegamos, nos sirvió montones. Las misiones más institucionales nos sirvieron un poco menos, pero los Fondart o Ventanilla Abierta sí funcionaron un montón, porque te ves desmarcado y la gente puede ver tu particularidad, no como ‘el diseño chileno’. Lo que ha pasado ahora es que hay muchos diseñadores chilenos que han expuesto aparte y ahí se construye la imagen de diseño chileno, pero no por llevarlos todos juntos a un stand”.

Lo más productivo:

“Lambrate nos hizo muy conocidos, pusimos un concepto, el digital crafting, y en ese sentido puedes poner tu discurso más personal. Fuimos por Ventanilla Abierta el 2012”.

Lo peor:

“Fue medio triste porque fuimos al London Design Festival con la delegación chilena y nos hicieron una megainvitación: hacer una instalación al año siguiente en el Victoria & Albert Museum, pero el Gobierno no quiso, quedó en nada. Yo creo que pensaron que iba a ser mucho GT2P y poco Chile. Yo creo que el problema fue de la Dirac no del CNCA, la mesa de diseño”.

Bravo!

“La internacionalización de la oficina parte el 2011 con una invitación de la Dirac a participar en 100% Diseño, y como punto de partida fue superbueno abrir los ojos, ver lo que pasa afuera, entender ese contexto, compararse. Nos hizo ver que hay posibilidades afuera, sobre todo entendiendo que el mercado en Chile es diminuto, escaso, difícil y complicado. Lo vimos como una oportunidad y después seguimos pensando en ese mercado, gestionando nuestros propios proyectos, buscando convocatorias internacionales, abriéndonos un espacio nosotros mismos para poder seguir desarrollando esa lógica, y así hemos estado desde el 2011 por cuenta propia. Tuvimos un par de presencias con la Dirac y después seguimos solos”, cuenta Rodrigo Bravo, cuya oficina el 2012 participó en TENT y 100% Design en Londres, en el Salón Satélite y el año pasado en la Semana del Diseño de Milán en la galería de Rossana Orlandi, contacto que nació a raíz de las presentaciones en Londres. “Nos ha servido un montón. Lo hemos asumido como una parte natural de nuestro trabajo, y no como algo excepcional, conocer los distintos segmentos que hay en el mercado internacional. Vendemos piezas en la Rinascente en Milán,  en retails más exclusivos como Paul Smith y en el ámbito de las galerías, Mint o Moss de Londres, o Rossana Orlandi en Milán”.

La clave:

“Ha sido tener la capacidad de hacer una propuesta original, no basada en los modelos europeos; una propuesta propia y latinoamericana porque al final todos los distribuidores, independiente del volumen, están buscando algo que sea ‘raro’, propio del lugar de donde proviene y que no sea una mala imitación de un diseño europeo o gringo. Es mostrar un poco las propiedades de nuestro territorio y saber dónde ir y cuándo. Y ahí se te acercan. Si uno trata de golpear puertas, es muy forzado, no vas a tener una buena respuesta”.

En qué están hoy:

En junio Bravo! realizó un workshop con las comunidades mayas en la UNAM, en septiembre viajan a México para realizar otro en Monterrey, en Design Code, un abierto de diseño, y en octubre presentan su trabajo en la galería Chamber de Nueva York. “Estamos como en la segunda etapa. Este año no vamos a ir a ninguna feria. Seguimos desarrollando mobiliario, objetos y arquitectura interior y trabajando en la temática de las piedras, tratando de darles circuito a otros materiales, como una serie de maceteros, contenedores de cobre que estamos prototipando”.

 

María Ignacia Murtagh

 “Cada una de las experiencias en el extranjero en las que he participado han sido fundamentales para el desarrollo de mi carrera, desde mis estudios en Dinamarca y Londres, y las distintas ferias que se celebran año a año en las principales capitales del diseño. En ese contexto presentas tu trabajo a una mayor audiencia, más especializada en el tema, más exigente, lo que sin duda es un tremendo desafío. Debes presentar propuestas que tengan calidad internacional y logren abrir camino entre marcas y diseñadores de renombre y trayectoria. Estas ferias son la mejor plataforma para crecer en esta disciplina. No solo obtienes feedback del trabajo que presentas, sino que te conectas con la industria, se abren las puertas a nuevas oportunidades y amplías tu red de contactos y horizontes. Personalmente ha sido a través de estas ferias que he logrado ir consolidando de a poco mi camino en el diseño”, cuenta María Ignacia Murtagh.

¿En qué está hoy?

“Estoy viviendo en Nueva York, donde sigo ejerciendo como diseñadora. Este año lanzamos con Bernhardt Design (una de las empresas que lideran la industria de mobiliario y diseño en Estados Unidos) la línea de mesas Los Andes, inspiradas en nuestra cordillera. A Jerry Helling, presidente de dicha compañía, lo conocí justamente en mi participación en el London Design Festival apoyado por ProChile. En esa instancia Jerry pudo ver mi trabajo e invitarme a diseñar algo especialmente para ellos. Hoy me encuentro desarrollando otros proyectos con compañías extranjeras que se lanzarán el próximo año. Lo más increíble de todo es que aun desde el extranjero, Chile es el ADN de todos los proyectos en los que me he involucrado”.

Q STUDIO

“Para nosotros igual hubo un antes y un después de ir a Milán (Salón Satélite). Nos cambió mucho en varios ámbitos, de partida darnos a conocer, nos abrió la mente en cuanto a lo que es el diseño, ver todo lo que hay allá, ver que en realidad existe una industria del diseño en el mundo, porque acá en Chile somos como unos locos que queremos hacer cosas y nadie te las quiere fabricar. Allá llegaba gente todo el tiempo diciendo ‘quiero vender tu producto, quiero fabricarlo, quiero comprar tu producto’. Fue buenísimo, sentir que estábamos en el lugar indicado, en el momento preciso”, cuenta Estefanía Johnson, que junto a Gonzalo Santana, de Q Studio, han estado dos veces en el Salón del Mueble de Milán -Salón Satélite-, con la misión de la Dirac el 2013 y hace unos meses en Euroluce con Quasar; el año pasado en Frankfurt, Light + Building y en Sharing Design, La Fábrica de Vapor, también en la Semana del Diseño de Milán. En su caso la vitrina del Salón Satélite les sirvió para contactar con Quasar, empresa holandesa de proyectos de iluminación. “Vendemos no solo el diseño, sino también la fabricación del producto. Les gustó lo versátil de Lum, que se puede configurar de distintas formas, que es un poco el sello de ellos, así que encajamos bien”.

¿En qué están hoy?

Acaban de exponer en 100 Showrooms en Santiago, donde lanzaron Pi, un nuevo revestimiento, y Cloud y Moon, dos lámparas de techo. “Estamos empezando a trabajar con tiradores para la cocina, con el tema del cobre.

La clave:

“Nos enfocamos en diseños que se puedan producir. Trabajamos mucho con mezcla de cosas que tienen mucho (de hecho) a mano, pero al mismo tiempo son simples y rápidas de hacer, y eso hace que pueda venderse a un precio asequible. Que se pueda producir en cadena, que sea fácil de transportar y fácil de armar”, son los tres puntos clave de Q Studio.

 

Diseño como política nacional

¿Falta una planificación seria que regule y sistematice a largo plazo los aportes estatales, más allá de cada administración de turno, para lograr posicionar el diseño chileno en el exterior?

>El ministro Ottone indica que desde el 2013 el Área de Diseño del Consejo de la Cultura está trabajando en la elaboración de una Política Nacional de Diseño, para ser terminada y presentada a fines del año 2016. “En ella han participado diversos actores del mundo público y privado. Los gremios, la academia, los centros de innovación, empresas y el mundo público, como el Ministerio de Economía, y esperamos que este año se sume el Laboratorio de Gobierno. En octubre, con motivo del encuentro de Políticas Públicas y Diseño que será realizado en Chile por la Universidad del Bío Bío y la Universidad de Valparaíso, expondremos un resumen del trabajo realizado y la metodología aplicada”.

>”Falta apoyo en diseño a nivel de políticas públicas, imagen país. En Europa o EE.UU., cuando se habla de Sudamérica no se habla de servicios, sino de materias primas. Eso juega bastante en contra si queremos exportar diseño, tiene que haber también una imagen país que apoye que sí se puede hacer diseño en Chile. Después que fuimos seleccionados para ir a Milán hubiese sido bueno que la cosa fuese creciendo y no decayendo.  Hubo estos concursos con los que podías ir fuera a exponer y ya no. Es triste. Igual siempre depende de uno. Uno se tiene que mover y buscar”, Q Studio.

-”Alegar que falta apoyo encuentro que es una patudez,  porque ni en lugares donde el diseño está superconsagrado hay tanto apoyo como lo que hizo la Dirac un tiempo. Lo que sí pasa es que faltaba profesionalismo de mucha de la gente que estaba convocada. Aparecía la crítica de “siempre son los mismos”, pero había que entender que la Dirac se estaba jugando el pellejo y la imagen país también depende un poco de eso, entonces no podían mostrarse cosas que no tenían proyección a futuro, donde no hay una política clara de venta, de exportación o producción. Hay que moverse, uno tiene que hacer el trabajo bien hecho e ir masificando, es pega de cada uno, uno no puede estar llorando que  te tienen que hacer la pega”, Rodrigo Bravo.

>“Hoy no estaría abriendo camino en Nueva York si no fuera por el apoyo que he recibido en Chile (los diversos fondos concursables (Fondart), especialmente dedicados a las industrias creativas o de instituciones como Pro-Chile y la Dirac). Cada una de las participaciones que he tenido tanto en el London Design Festival o el Salone Internazionale del Mobile ha sido bajo el apoyo de dichas entidades. No solo estás presentando tu trabajo al mundo sino que también representas a Chile como un país que marca tendencia, que tiene un lenguaje propio, una identidad que se refleja en el diseño. Esa pasión la he visto en todos los diseñadores con los que me ha tocado participar, y hay un trabajo muy duro detrás de todo eso”, Ma. Ignacia Murtagh.

>”Las iniciativas que ha hecho Manuel Figueroa han sido indispensables. Estamos profundamente agradecidos de todas las ayudas que nos ha dado el Gobierno. La ayuda existe, falta sistematizarla, que exista una política que trabaje en base a proyectos y no a una dirección de una mesa. Es más propositivo, tienes que investigar dónde, con quién vas a exponer, como lo hacen con todo, como la Expo Milán, por ejemplo, ese formato”, GT2P.