*

Más Deco

1573433

Las vidas del container

Después de 12 años de uso incesante se dan de baja por ley, pero algunos de ellos tienen la suerte de nacer nuevamente. Aprovechando sus potencialidades, es posible transformarlos en modernas y seguras construcciones a bajo costo y en tiempo récord.


BLT Minibodegas / Rafael Pérez de la Fuente

Construcción de bodegas de almacenamiento compuesta por 300 contenedores marítimos apilados en 5 niveles, permitiendo implementar  750 bodegas que van desde 2 m² hasta 18 m².

7.500 metros construidos (bodegas, pasillos y oficinas) en 3 etapas. Cada etapa se demoró en el montaje 4 días (obra gruesa), los detalles, 4 meses en cada una.

“Se trasladan rápidamente. Resistentes a movimientos sísmicos. Flexibles al momento de armarla”, Rafael Pérez, BTL Minibodegas.

Casa Oruga / Sebastián Irarrázaval

Vivienda prefabricada de 350 m² construida en un plazo de 8 meses, en base a la reutilización de 12 contenedores marítimos de acero corten (con una composición química que hace que su oxidación tenga características particulares que la protegen de la corrosión), revestimientos exteriores de plancha de acero y muro de contención de hormigón armado.

Emplazada en el cerro Manquehue se construyó en base a franjas orientadas hacia el paisaje del valle, las que se deforman a medida que se encuentran con la pendiente del terreno a  su espalda.

En números

•Su vida útil como contenedor de carga es de 12 años.

•Existen alrededor de 5 tipos distintos y con diferentes características, tales como Dry-Van, Reefer, Abierto Open Top, Abierto Flat Rack y Collapsible.

•Son de tres medidas: 20 pies, 40 pies y 40 pies HC(High Cube). En cuanto a sus medidas externas son: los de 20 pies miden 6,05 metros de largo por 2,43 de ancho y 2,59 de alto. Los de 40 miden 12,19  metros de largo por 2,43 de ancho y  2,59 metros de alto y los de 40 pies (HC) miden 12,19 metros de largo por 2,43 metros de ancho por 2, 89 metros de alto.

• Los contenedores más utilizados son de una longitud entre 6 y 12 m.

• Pueden ser apilados -cuando están llenos- hasta en 8 niveles.

• Los precios de un container en buen estado varían entre $1.200.000 y $2.100.000 (dependiendo del tamaño).

Casa Huentelauquén / Pablo Errázuriz

En la IV Región está emplazada esta segunda vivienda de 24 m², compuesta por un container de 20 pies reacondicionado, revestido en el exterior con planchas de acero corten para evitar la corrosión con el aire salino, y en su interior con placas de MDF ranurado y pintado blanco.

Esta estructura,  que fue prefabricada en un taller y trasladada a Huentelauquén en un camión,  alberga el baño y la cocina y hacia el exterior se proyecta una gran terraza deck de madera.

“Alta resistencia a cualquier tipo de clima y su estructura con módulos autosoportantes no requieren proyecto de cálculo estructural”, Pablo Errázuriz, arquitecto.

 

Jardín Vitamina / Rodrigo Rojas  y  Felipe Gutiérrez

En menos de 3 meses, este jardín infantil de 265 m² fue levantado con 10 contenedores marítimos remodelados, recubrimiento smart panel y palillaje de metalcón.

Gracias a la utilización de este sistema modular se logró desarrollar una construcción económica en la Ciudad Empresarial, en muy poco tiempo, con la posibilidad de seguir creciendo y eventualmente trasladarse a otra ubicación con algunas modificaciones.