*

Más Deco

Hotel termas de Puyehue, Puyehue, Sur, Chile, hotel, Parque nacional de Puyehue, Aguas calientes, bosque, caballos, ríos, domos, cabañas, trekking, vegetación, aves, naturaleza, senderos

La palabra del bosque

Destino al sur de Chile. El Hotel Termas de Puyehue nos mostró sus distintas tonalidades de verdes insertas en pleno Parque Nacional Puyehue. Recorrimos sus senderos, pudimos oír sus aves, sentir su vegetación a fondo. Redescubrimos que el bosque es un ente que respira oxígeno, por lo tanto, nos entrega vida eterna universal. Ahondamos en el sector de Aguas Calientes, cuyos alojamientos también son parte de esta hermosa naturaleza.


Las plantas perciben, sienten, escuchan. Comparemos el silencio que existe en el bosque con el de una ciudad; en el bosque se huele verde, se perciben colores, aromas y texturas, mientras nuestro cuerpo se llena de oxígeno del más grande y profundo. Su belleza nos encandila y nos hace percibir, de un modo casi mágico, nuestro cuerpo desde las vísceras hasta la punta de los dedos. Es un hechizo de la naturaleza.

Viajamos hasta la Región de Los Lagos, al Parque Nacional Puyehue –que se extiende también hacia la Región de Los Ríos -. El Parque Nacional tiene 107 mil hectáreas de extensión y se divide en tres sectores: la parte sur, Antillanca, la intermedia, donde se ubica Aguas Calientes, y en el norte, Anticura. Estas tres áreas comprenden solo 5 mil de las 107 mil hectáreas totales. Paseamos, sentimos y exploramos. Nos hospedamos en el Hotel Termas de Puyehue, cuyo sector colinda con el Parque Nacional.

A modo de resumen, el hotel se terminó de construir en 1943. Luego la familia Schiess adquirió la propiedad a finales de los años 80. Hoy en día el hotel, parte de Empresas Transoceánica, cuenta con 112 habitaciones, de ellas 5 habitaciones lodge que fueron remodeladas el 2017 para la máxima comodidad y descanso. Cuenta con 3 piscinas termales –una olímpica–, completamente naturales con minerales beneficiosos para el cuerpo humano; un spa de primer nivel, gimnasio, sala de bowling, el departamento de actividades cuyos guías realizan diariamente salidas a kayak por el lago, cabalgatas, caminatas históricas, trekkings hacia el parque y más. El hotel genera alrededor del 30% de su energía, un lugar de muchos años, especialmente diseñado para vivir y sentir el bosque.

Los caballos
Son seres nobles que se comunican con su jinete de igual a igual; si sientes miedo, el caballo lo sentirá también. Por eso se recomienda tomar de sus riendas, empoderados, pero siempre respetándolos. Hicimos una cabalgata por los alrededores del hotel, 5 km de belleza verde. Pudimos ver el volcán Casablanca, eucaliptos a lo lejos, hasta llegar a una zona del río Chanleufu, que nace en el volcán Casablanca y desemboca en el lago Puyehue. “Estamos rodeados de vegetación de todo tipo, ulmos, avellanos chilenos, el tineo, que crece alrededor de 8 cm por año. El chilco. Casi todas las plantas tienen propiedades medicinales en la zona”, nos cuenta Paula, nuestra guía en la cabalgata. Luego continúa: “La luma y el arrayán se ven en este camino cerca del río. Los dos son de la misma familia de las mirtáceas, son árboles nativos de la zona. Los dos tienen la misma hoja. Aunque son hermanos tienen una diferencia muy grande, la temperatura de su tronco es diferente”.

El arrayán, según los huilliches, limpia las energías de su alrededor y del humano, tal como lo hace él mismo con la corteza de su tronco. Por eso se dice –y es verdad– que hay que abrazarlo, pedirle en medio del universo. “Los arrayanes se renuevan. Este se empieza a descascarar y así no se le pega ningún tipo de musgo, por eso que, a diferencia de otros árboles, este es uno de los más limpios. No tiene líquenes ni hongos. Sus raíces se sumergen en napas subterráneas, y eso hace que chupe agua constantemente. Por eso que su tronco es más helado, de hecho en invierno ‘llora’ porque tiene mucha agua en su interior. En épocas de sequía el arrayán comparte agua a sus hermanos”, señala Paula.

Río de muchos brazos
Luego nos fuimos a la zona céntrica, donde está el establecimiento Termas de Aguas Calientes y la zona que lleva el mismo nombre. Este lugar se inserta dentro del Parque Nacional y es de los mismos dueños del hotel, aunque son lugares distintos. Aquí corre fuerte el río Chanleufu, que en mapudungún significa río de muchos brazos, donde antes de la colonización los huilliches vivían en plena armonía con el bosque. Aquí brota agua termal natural al lado del río, puedes tener agua caliente y agua fría a 10 cm de distancia. El río es muy frío –su temperatura oscila entre los 5 y 7 grados–, sin embargo, se arman estos pozones de agua caliente natural. “Este sendero de Aguas Calientes es mucho más plano y más familiar  que el sendero del río Anticura –en la zona norte del parque– y orilla bastante el río, con miradores preciosos”, explica Ana María, otra de las guías del Hotel Termas de Puyehue. “Del 100% del agua del planeta, el 97,5 es agua salada. Del 2,5 que queda, el 70% está congelada en los polos, por lo tanto, tenemos menos del 1% para el consumo humano. Este es un río bastante cristalino. Su caudal es suave en ciertas partes, pero sube en invierno con las primeras lluvias que empiezan en abril. Aquí se encuentran aves y patos que no se ven en el sector del hotel, como el Martín Pescador, los patos Cortacorrientes o los Cormorán que son estupendos nadadores”, termina.

Los domos y cabañas
Durante 2018 Transoceánica desarrolló un nuevo concepto de domos premium con hot tub y una terraza mirando directamente al río Chanleufu, ubicados en Aguas Calientes.En cuanto a las cabañas, Soledad Medina, Gerente de Marketing y Experiencia de Hoteles Transoceánica comenta, “durante el año 2018 iniciamos el proyecto de remodelación de las cabañas de Aguas Calientes.  La remodelación debiese completarse este año. Contamos con 6 de las 26 cabañas ya entregadas, las cuales mantienen el alma del sur de Chile en cada uno de sus espacios interiores”. Por fuera, el material principal de la primera cabaña remodelada que nosotros fotografiamos es el zinc pintado de negro, lo que le da un aire moderno en medio del aire sureño. En cuanto a arquitectura, se mejoró su materialidad, pero manteniendo sus formas y estructuras. “La luminosidad interior jugó un papel protagonista en la remodelación, para lo cual se ampliaron los ventanales que permitan mayor sol y luz. Se cambió, además, el color de los revestimientos interiores. Por último, en la ambientación nos apoyamos en la decoradora Dominic Brick”, detalla Soledad. reverso.transoceanica.cl / puyehue.cl