*

Más Deco

Su, nendo, deco, diseño, silla, emeco, navy, segunda guerra mundial

De Colección Por Macarena Sánchez

Su

Nendo/2014

Una silla aprueba de torpedos


En 1944 Emeco hizo una silla literalmente a prueba de torpedos. En plena Segunda Guerra Mundial la Marina de los Estados Unidos necesitaba un asiento que sirviera para sus barcos y submarinos; que no se dañara con el aire y la sal de altamar, que fuese liviana, pero resistente al trato de los rudos marineros, a prueba de fuego y resistente de por vida. Y así nació la famosa Navy, que es el ancestro directo de SU, este piso diseñado por Nendo para la misma firma, Emeco.

Como su ascendente que estaba hecha en aluminio reciclado, SU comparte el mismo ADN eco. Su asiento procede de materiales reutilizados: ecocemento, resina en base a PET, aluminio, roble recuperado y corcho, que si bien es el único material no reciclado que ocupa, es un cultivo de rápida regeneración.

Nendo lo llama SU porque en japonés significa simple, básico, plain, como lo indica su fisonomía, que sigue fiel las líneas que le dicta su genética. La misma silueta robusta de Navy para el asiento y las mismas piernas en perfil cuadrado y austeras que la silla del 44. También es heredera de Navy en esencia. Detrás de esa inocente cara lavada, como en toda buena obra simple, hay un universo complejo que se ha desplegado antes. Navy, elemental y tosca, fue el resultado de un proceso de 77 pasos hasta llegar al aluminio brillante, ligero y resistente que da vida a esta silla que dura ‘forever’ y sigue produciéndose ‘forever’ desde la Segunda Guerra. Y SU, como dice Nendo, no es una silla, es un sistema, o sea, complejidad. Con una monedita giras un solo tornillo y separarás el asiento de las patas. Y ahí un universo de combinaciones se abrirá ante tus ojos. Tres alturas para las patas: alto, bajo o bar; 4 tipos de patas: aluminio solo, con roble o en negro. Y los 4 tipos de asiento que se mencionaban. ¿Quién dijo que simple era simple? Simple es un resultado, el último eslabón de un proceso complejo. Y para llegar a él hay que sudar, depurar, quitar lo prescindible y dejar lo esencial sin perder el carácter del objeto, como hace Nendo, dejando el alma y silueta de Navy en su nueva encarnación de taburete. www.emeco.net

De colección / anteriores