*

Más Deco

Merdolino, deco, diseño, stefano giovannoni, escobilla, escobilla de baño

De Colección Por Macarena Sánchez

Merdolino

Stefano Giovannoni / 1993

¿Es una planta, es un juguete? Adivina en qué parte de la casa va este portento.


Merdolino podría traducirse como algo parecido a ‘mierdoncito’. No existe la palabra en español, pero se entiende: merda, mierda, mierdoncito, nombre valiente que anuncia con bombos y trompetas el prosaico pero necesario propósito de vida de este objeto: limpiar el WC nuestro de cada día.
Mientras sus pares se esconden bajo colores neutros y formas planas, ahí, parapetados detrás de la taza del escusado tratando de pasar lo más desapercibidos posible… ¡ojalá que nadie los vea!, Merdolino hace todo lo contrario, se estira cuan alto es, como el noble tallo de una planta, orgulloso de su oficio y sin vergüenza alguna.

Debe ser la escobilla de baño más atrevida y divertida que hay. Y claro, cuando salió en el 93 causó revuelo con ese nombre tan explícito, pero es parte del espíritu jocoso de Giovannoni, que le gusta –como dice el maestro Alessandro Mendini– reírse de los objetos y considerar los productos como un juego. Es su lenguaje, supercolorido y pop, un arcoíris de múltiples colores, verdes, naranjos, morados, con el que mete dentro de la casa toda una fauna de seres de plástico que parecen salidos de un sueño infantil en estado alterado de conciencia. Un conejo gigante celeste que es una silla; un gorila, Kong,  que sujeta una linterna con la mano, que es en realidad una lámpara; una pareja de chinitos, Chin family, que son salero y pimentero, u otro conejo que sale del sombrero de un mago y en verdad es un contenedor de mondadientes. Todo cabe en el universo de Giovanonni, que junto a Alessi ha dado productos ícono al planeta diseño.

Merdolino pertenece a esa misma tribu, los objetos que te hacen reír. Y en el fondo tiene su lógica que sea una planta en una maceta, creo yo. Es como el ciclo del agua que nos enseñaban en el colegio: el agua se evapora con el sol, se forman las nubes, llueve ¡y vuelta! Todo comienza otra vez. Aquí es lo mismo, el abono alimenta las plantas, que luego nosotros comemos y ¡vuelta!… ¡Merdolino otra vez! www.alessi.com

                                           Merdolino, deco, diseño, stefano giovannoni, escobilla, escobilla de baño

De colección / anteriores