*

Más Deco

hunting chair, boge mogensen, silla, diseño, deco

De Colección Por Macarena Sánchez

Hunting chair

Børge Mogensen / 1950

Es una silla, sí, pero también es una declaración de principios sobre cómo vivir con respeto y honestidad. Algo que echamos tanto de menos por estos días.


¿Puedes imaginarte en esta silla? Terraza, pies descalzos y al frente el mar inmenso que hipnotiza. O en la salita, al atardecer, es invierno y estás con un chal 100% lana sobre las piernas, sumergiéndote en la lectura. ¡Delicioso! La Hunting viene bien en toda situación porque es ligera, informal y acogedora; un diseño puro, sencillo y honesto.

Mogensen, su autor –y uno de los pioneros del diseño moderno danés– decía que los muebles debían dar una sensación de tranquilidad y tener una apariencia modesta que enriqueciera la vida de la gente y la motivara a vivir sin pretensiones. Por eso sus piezas son de una estética austera. Su belleza emana más bien de los juegos de proporciones, de verticales, horizontales y la abundancia sensorial de los materiales que usa, naturales; vivos.

Si este modo de pensar se cruza con una ética de producción igual de honesta, el resultado es para enamorarse.
Fredericia, la firma danesa que la produce, dice que si un roble necesita 150 años para crecer, por respeto a él, solo pueden hacer muebles duraderos y de la mejor calidad. Aquí no aplica la lógica de ‘fábrica de salchichas’ que tan bien conocemos: producir-producir-producir. Y esa es la diferencia de fondo entre un país desarrollado-consciente y uno inmaduro que se mira el ombligo: respeto y ética por materiales y procesos. Significa no cultivar pinos radiata-salmones-pollos-paltas y lo que sea, lo más rápido y grandes posibles, para ganar el máximo en el menor tiempo; acelerar su crecimiento, forzar a la tierra, dañando la biodiversidad y a las especies.

Escribir un texto, hacer un sándwich, construir una casa, tienen un tiempo inherente, un proceso tan importante en sí, como el resultado, que será maravilloso como esta silla si dejamos de medirlo todo, árboles, animales y humanos en términos de mercado; de productividad V.S calidad.
Eso es respeto y cuidado de verdad por toda forma de vida.

www.fredericia.com

hunting chair, boge mogensen, silla, diseño, deco
Las maderas son de bosques locales, responsables y renovables. Para no perder su sensorialidad Fredericia utiliza roble al natural, tratado con jabón o una delgada capa de laca mate que evidencia el grano natural, mientras los cueros son teñidos con tinturas vegetales.

 

hunting chair, boge mogensen, silla, diseño, deco
Børge Mogensen estudió en la Royal Danish Academy of Fine Arts. Defendió los ideales de la escuela de Klint de un diseño revolucionario y colaboró con Fredericia desde los 50 con el objetivo común de crear muebles simples, de gran calidad y que duraran de por vida.

De colección / anteriores