*

Más Deco

Hawaianas, havaiana, diseño, deco, calzado, colores, brasil, verano

De Colección Por Macarena Sánchez

Hawaianas

Havaiana / 1962

En sus casi 60 años de vida, un objeto de plástico común y corriente se transformó en todo un símbolo de la alegría de vivir, la libertad y el colorido de Brasil.


“Olha que coisa mais linda, mais cheia de graça…”, así parte la ‘Garota de Ipanema’, de Antonio Jobim y Vinicius de Moraes, que debe ser la canción más relajada del planeta y que mejor refleja, en la cadenciosa voz de Jobim y los ligeros compases de bossa, ese estilo cero estrés, de goce natural tan propio de Brasil. Esos son también los mismos atributos que definen la sandalia popular por excelencia, la hawaiana, que bajo la marca Havaiana nace el mismo año que la canción, 1962, y en la misma tierra fecunda y soleada.

Simple como ella sola, una suela de goma y tirantes en forma de ‘V’ invertida, esta sandalia es uno de los grandes inventos de la humanidad. Existe con esa forma original desde al menos el 4.000 a.C y no hay otro zapato más básico y funcional que él.

El pie, despojado de coberturas, envoltorios y amarras puede deslizarse libre, casi primitivo, gozando de la brisa y el sol, tan relajado como la canción de Jobim. Porque la hawaiana no es un zapato para  ir con prisas y tenso por la vida –ahí se sale–.  Su esencia es el relax,  un andar tranquilo, liviano, disfrutando del verano. Hasta la pierna hace un movimiento más gracioso cuando con la chancla se eleva y el paso remata en ese sonido al pisar ‘flip flop’, que le da su nombre en inglés.

Havaianas, que en 1964 patentó la marca, entendió muy bien todo esto. Y lo que en sus inicios fue un zapato de las clases trabajadoras y campesinas –en Chile se llamaban Condorito– con los años se exportó al mundo como un símbolo de la libertad y alegría de vivir de Brasil. Ya lo decía su eslogan de los 60: “o andar mais confortavel do mundo”, que ha tenido colecciones especiales a través de las décadas, con accesorios metálicos, pedrería y un sinfín de diseños tan coloridos y prolíficos como el mismo espíritu carioca.

Son más de 150 millones de pares producidos al año en cifras del 2010 y cerca de 60 tiendas en todo el mundo. Seguramente es el zapato mais lleno de gracia que he visto pasar. www.havaianaschile.cl

De colección / anteriores