*

Más Deco

guajiro, sombrero, cuba, muebles, mesa, diseño, diseñadora, Carilyn de la Vega, Carlos Pérez

De Colección Por Macarena Sánchez F.

Guajiro

Guajiro Studio / 2018

Sombreros hay muchos, cada cultura tiene el suyo, pero pocos logran inspirar colecciones completas de muebles con finales felices.


Hace algunos meses publicábamos el trabajo de una joven diseñadora chilena, María José Ureta, que decidida a rescatar la tradición de la chupalla había repensado el uso del tradicional sombrero huaso transportando su ADN al universo del diseño de luminarias con un resultado tan bonito como ingenioso.

En Cuba, otra joven diseñadora, Carilyn de la Vega, y su colega Carlos Pérez hicieron una operación similar intentando, al igual que Ureta, revalorizar la cestería cubana para las desencantadas nuevas generaciones, que como en Chile están poco interesadas en continuar las tradiciones artesanales de sus abuelos.

Por eso, estos noveles diseñadores crean productos a partir de la técnica y materialidad tradicionales, pero que generan un nuevo valor repensando funcionalidades y estéticas más contemporáneas.

Así nace Guajiro, esta familia de muebles frescos y ligeros inspirada en el sombrero de yarey, patrimonio inmaterial de la isla y compañero inseparable de la guayabera.

Todo parte desde un movimiento tan poético como fútil y cotidiano: después de la larga jornada bajo el ardiente sol del Caribe, tal vez en los cañaverales; tal vez en las plantaciones de tabaco, el guajiro llega a su casa y ¡uffff!, como un gesto que inaugura las placenteras horas de descanso que sutiles se anuncian, se saca el sombrero y lo deja relajado sobre la mesa. “Es ese instante el que explora este mueble (la mesa), pero se reinterpreta a través de una connotación metafórica e inesperada del sombrero: de día se carga de la energía del sol y del trabajo, y de noche la libera como luz”, dice Carilyn.

Claro, porque la mesita también tiene luz interior y combina funciones, al igual que la luminaria de pie que sirve a la vez como un simpático contenedor de objetos en su parte inferior. Son piezas simples, encantadoras, que conservan ese look acogedor de los muebles de fibras naturales, pero con una nueva lectura, más ligera; todo esto a partir de solo dos elementos, el ala y la copa de la chupalla campesina cubana. ¡Me saco el sombrero!

guajiro, sombrero, cuba, muebles, mesa, diseño, diseñadora, Carilyn de la Vega, Carlos Pérez
Los muebles son realizados con fibra del guaniquiqui, un bejuco, liana silvestre parásita que crece en Cuba y que los diseñadores trabajaron con la comunidad de artesanos del Malecón sin Agua, localidad del Cerro, en La Habana.

De colección / anteriores