*

Más Deco

Contour chair, diseño, deco, diseño nórdico, salón del mueble, milán, carl hansen and son

De Colección Por Macarena Sánchez

Contour Chair

Børge Mogensen / 1949

Este clásico del diseño nórdico fue relanzado en abril, en el último Salón del Mueble de Milán. Producido en la isla danesa de Funen por la firma Carl Hansen & Son, la nueva versión sigue los dibujos originales y añade tapiz al asiento.


A pesar de que la crítica la alabó por sus formas tan novedosas para la época, hace 70 años, cuando la Contour chair fue presentada al público en la feria Cabinetmakers’ Guild Furniture Exhibition en Copenhague, la verdad no partió como un éxito de ventas, solo se despacharon unas pocas unidades y algunas de ellas terminaron decorando la casa del propio diseñador.

A lo mejor fue porque con ella Mogensen daba un giro a su lenguaje característico, que era mucho más simple, racional y social –le decían “el diseñador del pueblo”– y no se esperaba algo tan expresivo de él, o a lo mejor porque de verdad era muy novedosa.

En vez de trabajar con madera maciza como hasta el minuto lo hacía, Mogensen probó aquí con la chapa prensada, inspirándose en los Eames, que también por entonces experimentaban con estas nuevas tecnologías. De ahí surge este respaldo con esas curvas tan esculturales, esos vacíos que eran necesarios para poder doblar la madera y un asiento también en chapa curvada. Así, de la necesidad constructiva, ingenieril y matemática, nace una forma orgánica y poética, con unas proporciones que la hacen irresistiblemente acogedora: es bajita, tan solo 39 centímetros del suelo al asiento, y amplia, casi 54 cm de ancho. El asiento se inclina hacia atrás para volverse más cómodo y las patas se abren en ángulo dando mejor soporte y equilibrio. Roble, nogal y esos detalles del savoir faire artesano (cuñas de madera, juntas de espiga, ensambles de caja) que le eran tan amados a Mogensen, le dan el toque final para convertirla en una pieza atemporal y de colección.

Børge Mogensen (1914-1972) es parte del modernismo danés de posguerra y se le conoce por un lenguaje de muebles sencillos, pero de buena calidad; funcionales y democráticos, es decir, asequibles para todos y que durasen generaciones, algo que está impreso desde siempre en el diseño nórdico. www.carlhansen.com

De colección / anteriores