*

Más Deco

Argo, noir vif, premio liliane bettencourt, cuna, ondas electromagnéticas

De Colección Por Macarena Sánchez Fotos J Peipon

Argo

Noir Vif / 2019

Ganadora del Premio Liliane Bettencourt a la Inteligencia de las Manos 2019, esta cuna funciona como un escudo protector contra las ondas electromagnéticas.


Es pura poesía. Su nombre lo toma del barco del mítico héroe griego Jasón, que junto a los argonautas recorrió intrépido los mares para conseguir el famoso Vellocino de Oro. Siguiendo la leyenda, su forma emula las tres partes de la constelación de Argo Navis: el casco, la vela y la popa del barco estelar.

Es una nave por donde se la mire, el cuerpo cóncavo de madera recuerda también otras historias de aguas y barcas salvadoras, como la de Noé, o la cuna de Moisés, con todos los referentes uterinos de refugio y protección que evoca esta forma. La popa, como la de los barcos antiguos o las capotas de los convertibles, es un casco defensor de las tormentas, en este caso, de nogal contrachapado de solo 6 mm de espesor y retráctil, una maravilla. Y por último la vela, ligera y volátil, cubierta de malla semitransparente que permite el paso del aire y cambia de posición: cerrada –como un huevo cósmico y protector– o abierta para gozar de la brisa en alta mar.

El trabajo del estudio francés Noir Vif en colaboración con los maestros ebanistas Ludwig & Dominique es impecable en sus detalles y sus materiales, nogal, lana y cobre. Pero lo que la hace extraordinaria como las naves míticas es que salva al pequeño argonauta que duerme dentro de los peligros circundantes, que en nuestra modernidad se llaman ondas electromagnéticas. Tanto el casco como la popa y la vela llevan un tejido de cobre evaluado por el CETIM de Francia, que bloquea entre un 60 y 90% las perjudiciales microondas provenientes del wifi, celular, o de los mismos… ¡monitores de bebé! Es una precaución fundamental de tener al menos durante las horas de sueño, cuando el cuerpo se repara y la conciencia se va de viaje navegando plácida entre las ondas delta hacia parajes surrealistas. Qué ganas que hubiese un modelito así para adultos, ¿no?. www.ludwigetdominique.com

Lee más sobre el electrosmog y sus consecuencias aquí.

De colección / anteriores