*

Más Deco

Imagen 2019-06-17 13_02_32-

De Colección Por Manuela Ovalle

Alfiler de gancho

Walter Hunt / 1849

Nació por necesidad en un taller mecánico de Estados Unidos hace 60 años simplemente torciendo un hilo metálico. Pensado como accesorio para el vestuario, su producción en serie democratizó un objeto que en el pasado fue sinónimo de estatus y riqueza.


Nació por necesidad en un taller mecánico de Estados  Unidos hace 60 años simplemente torciendo un hilo metálico. Pensado como accesorio para el vestuario, su producción en serie democratizó un objeto que en el pasado fue sinónimo de estatus y riqueza.

Tan pequeñito y tan útil. Sujeta, cierra, junta. El alfiler de gancho es de esos inventos perfectos que encantan por la simplicidad y exactitud de sus formas y mecanismo. Como el perrito de la ropa: nada sobra, nada falta y cualquier otra fisonomía o accesorio que se le añada está de más.

El imperdible safety pin, o alfiler de gancho estándar como lo conocemos hoy, fue patentado hace 60 años, en abril de 1849, por Walter Hunt. Era un mecánico de Nueva York que preocupado por pagar sus deudas pensó qué podía inventar de útil para vender los derechos de su patente y así obtener dinero. Necesitaba 15 dólares…

La W.R. Grace and Company le dio 400 billetes y cosechó millones por él, tantos como alfileres se producen en el mundo cada día.
Es de esos diseños anónimos y, como dice Andrea Branzi, “extrahistoricos”, nacen de la mente de alguien NN, no un diseñador, que toma la tecnología y el saber existente para resolver un problema cotidiano. Ya tenía sus antecedentes en las elegantes fíbulas griegas y romanas para sujetar las túnicas clásicas y las togas, o en los broches de intrincados diseños celtas para mantener en su lugar capas y kilts. Pero con

Hunt el alfiler se estandariza, democratiza y es tan bueno el invento que se mantiene casi inmutable hasta el día de hoy: el acero curvado, un loop en un extremo y la punta protegida en el otro. Tanto que se vuelve ícono. Puede ser tan seguro y dócil como para sujetar los antiguos pañales de tela y los chupetes de las guaguas, o en su lado B, disruptor y agresivo como símbolo punk en los 70 o atravesando la piel como piercing hoy.

                            Alfiler de gancho, deco, diseño, walter hunt, creación

De colección / anteriores