*

Más Deco

Carolina Gana, Taller Rococó, bordado, bordadoras, libro, libro bordado

Gesto inmortal

Carolina Gana, bordadora, creadora y cabeza del Taller Rococó, decidió, junto a sus alumnas, lanzar un libro maravilloso que da cuenta de los miles de trabajos que se han desarrollado en los más de 10 años de vida de su taller, con testimonios de sus alumnas en torno a sus experiencias en el espacio creativo; edición de lujo que está imprimiéndose en China bajo los más altos estándares de calidad. “Es un homenaje al bordado”, dice Gana, desde el corazón de Rococó.


Esta historia se merecía un libro. Lleva 40 años bordando, y el bordado, desde muy chica, siempre fue su hobby. Carolina Gana, fundadora y creadora del famoso Taller Rococó, es licenciada en arte, trabajó en el mundo editorial, en decoración, y a pesar de que ella siempre iba con su pieza de bordado a todas partes –técnica que le enseñó su abuelita–, nunca imaginó que armaría este ‘imperio’ donde 49 alumnas vienen en 7 grupos de 7 mujeres 1 vez a la semana, no solo vienen a aprender cuidadosamente, vienen a compartir, a llorar, a verse las caras de mujeres tras las caras de bordadoras, mujeres luchadoras tras un divorcio, un asunto familiar, un problema con un hijo, a escucharse y apoyarse como seres humanos.
Creó el taller de manera oficial en 2007, en ese entonces hacía clases de noche y los sábados por la mañana. Era sacrificado, pero a ella le gustaba. Los caminos de la vida la condujeron a dedicarse de lleno a esta técnica y a enseñarla desde el corazón que expele sabiduría. “Yo a todas mis alumnas les entrego una ficha con todo lo que uno va aprendiendo y les paso además un pañito del mostrario de telas que van usando; es una especie de bitácora con sus puntos además. Pedagógicamente enseño los puntos que van de menos a más y en el orden en que se enseña a bordar. Bordamos naturaleza y por capas de bordado de abajo hacia arriba y del centro hacia afuera. Tiene una metodología estudiada por 30 años de bordado y que yo he aplicado durante los 11 años que llevo haciendo clases. Mi escuela de bordado es técnica, es academia. Las enseño también a componer y les enseño clases de color, por qué un color funciona con otro, el clima que vas a captar”.

El acto de amor
El libro “Rococó, pasión por el bordado” fue concebido por Carolina y su taller como un homenaje al bordado y para celebrar los 10 años de su Taller (2007-2017). Contiene, en 160 páginas, una selección de sus mejores trabajos y de gran parte del de las alumnas que han asistido al taller hasta la fecha. El bordado que se muestra en el libro –una edición de 800 ejemplares, que está imprimiéndose en Beijing, China, bajo estándares de la más alta calidad– es un bordado de realce, el que enseña Carolina, muy diferente al estilo ‘free’, de moda por estos días.
Una edición limitada de 300 ejemplares irá con tapa de género y folia acuñada. Será encuadernada a mano por el maestro Tom Chung y llevará en la tapa un bordado, copia única realizado por todas las participantes de este proyecto: son 300 bordados diferentes hechos con amor.
Los restantes 500 ejemplares irán con la portada impresa y serán distribuidos en el comercio. “Son los 11 años que lleva el taller, un precedente. El libro es un homenaje al bordado. Humanamente con mis defectos, yo me involucro con cada alumna, me importa que aprendan y me interesa la persona que está detrás de esa persona que aprende. Si siento que esa persona está pasando por un momento aflictivo, si le podemos dar un ramo de flores o compartir acá, todo eso son gestos humanos. Con nadie, ni con tu jefe, ni con tu marido ni con tu mamá conversas tres horas a la semana. Te enteras de todo… aparte de hacer y aprender cosas tan complejas, lo que te hace quedarte en mi taller es el amor. Yo soy una enamorada del bordado y para mí el bordado no solamente ha sido un refugio y mejor compañero, sino que el bordado es generoso, solo te da, por eso que para mí el libro que estamos haciendo es un libro de devolución, un homenaje al bordado y no al Taller Rococó (…) No sé dónde te lleve el bordado, pero en mi pequeño universo es mi humilde cooperación con el s. XXI; las mujeres se van a ir con algo bonito a su casa, ¿cómo no ser feliz bordando hermosuras? Es laborioso, íntimo, dedicado, es algo que trasciende. Con tu bordado no van a secar los vasos. Bordar es un acto de amor, es un acto inmortal. El libro es inmortal”, termina Carolina.

Tel: +56994796929 tallerococo@gmail.com @tallerdebordadorococo