*

Más Deco

cocinas, espacio, deco, diseño, andrea salas, cristián correa, chefs, huerta, comedor central, mulato, flor de cocina, cultivar, chicureo, recetas, gazpacho

Flor de cocina

Andrea Salas y su marido, el chef Cristián Correa, decidieron hace un año y medio crear una gran huerta que abasteciera a la familia y los dos restaurantes de él; Comedor Central y Mulato. Hoy disfrutan de un gran modelo llamado Flor de Cocina que los tiene entretenidos entre talleres, clases de cocina saludable y comidas hechas con productos cultivados orgánicamente en su parcela de Chicureo.


A la casa donde viven ahora llegaron hace cuatro años con la idea de armar un huerto pequeño que respondiera al consumo familiar para estar en la nota de la alimentación saludable. Cuando hicieron la primera plantación, que eran solo 27 m², se dieron cuenta de que la producción desbordaba para ellos y quedaba mucho para el primer restaurante, que era Mulato. “La oferta cuando nos cambiamos aquí era una parcela de 5.000 m², pero mantener un espacio de esas dimensiones era caro si quieres poner paisajismo o pasto, que sería terrible por el problema hídrico”, dice Andrea.

Fue en ese momento cuando se pegó el golpe de timón y decidieron hacer un huerto que abasteciera los dos restaurantes para aprovechar la tierra que era buena por estar ubicada en una zona agrícola de Chicureo. Andrea sería quien se haría cargo. “En ese momento llevaba 10 años con una agencia de comunicaciones como publicista. Era una decisión importante, pero nos lanzarnos. Cerramos la agencia y optamos por el cambio”, suma Andrea. Hizo capacitaciones, talleres y cursos intensos durante seis meses para aprender manejo de huertos, que fue una primera etapa de puro aprendizaje. “Me hice asesorar por agrónomos y técnicos agrícolas del IDMA que  están más enfocados en el tema del medio ambiente. Ahora seguimos con la práctica y la experiencia que nos ha enseñado mucho”, dice.
Hoy cuentan con 200 m² plantados con berenjenas, tomates de cuatro tipos, sandías, melones, zapallitos italianos, zapallo de guarda, porotos mapuches, porotos granados, cebollines, ajos, choclo, albahaca, mizuna, lechuga de tres tipos, ají, pimentones y todas las aromáticas, además de acelgas de varios tipos.

Ya con el huerto andando y con muchos amigos que estaban en las mismas en cuanto al tamaño del sitio crearon el concepto de huertos colaborativos a escala cercana. “Generamos un modelo de negocio donde ellos nos ceden una parte del terreno, ellos costean la primera implementación del huerto y nosotros ponemos la mano de obra y las plantas orgánicas. Lo plantamos y de la producción yo les aseguro a ellos una canasta semanal orgánica y toda la producción la administro yo”, explica Andrea.

Fueron los vecinos del condominio quienes comenzaron a preguntarles por asesorías y talleres. Así comenzaron a dar las primeras clases de Flor de Cocina, que hoy ya cuenta con tres áreas: talleres de cocina, que realiza Cristián, por un lado, y Andrea, que habla más sobre cocina saludable y tema niños. Luego viene el área de huerto, donde hay talleres y construcción, además de asesorías a huertos particulares. La tercera parte la forman los productos saludables, algunos de la huerta y otros son comprados a productores locales para hacer mermeladas caseras, salsas de tomate y chutney, entre otros.

Suben todos los días información relevante sobre el mundo orgánico y saludable, con novedades, talleres, fotos de los huertos que construyen, cosechas, talleres de huerto y talleres de cocina. flordecocina.cl / @flor_de_cocina

 

cocinas, espacio, deco, diseño, andrea salas, cristián correa, chefs, huerta, comedor central, mulato, flor de cocina, cultivar, chicureo, recetas, gazpachoGazpacho

Ingredientes:
1/2 kilo de tomate
1/2 pimentón
1/2 cebolla
1/2 pepino pelado
1 o 2 dientes de ajo
8 cucharadas de aceite de oliva extra virgen (100 cc)
4 cucharadas de vinagre (50 cc)
Sal de mar

Preparación:
Troza todos los ingredientes y licúa.
Agrega 300 cc de agua y  4 o 5 cubos de hielo.
Licúa durante unos segundos y añade la sal, el vinagre y el aceite
probando para rectificar sabor y
textura si fuera preciso. Sirve frío.