*

Más Deco

Casa, Mirene Elton, Mauricio Léniz, arquitectura, remodelación, Vitacura, jardín del este

Fiel a su esencia

Ese fue el principio que guió a Elton+Léniz en la transformación radical de una construcción preexistente en el sector de Jardín del Este, en Vitacura, que duplicó sus metroscuadrados construidos y jardín bajo una solución compacta y transparente, aproximándose al origen fundacional del barrio.


De los múltiples encargos que recibe la oficina de arquitectura que dirigen Mirene Elton y Mauricio Léniz se repite mucho la reformulación de viviendas que comprenden el perímetro delimitado entre Manquehue Norte, Luis Pasteur, A. Vespucio y Escrivá de Balaguer, sector que nace en los años 60, denominado “ciudad jardín”. Este concepto, que planteó una nueva forma de vivir dentro de una ciudad, en centros urbanos de menor escala cuyas casas estuvieran rodeadas de un cinturón vegetal, es el eje que rige a la dupla de arquitectos al enfrentar este tipo de construcciones, y que se ha traducido en uno de sus sellos. “Hay ciertas premisas que mantenemos en pos de que lo que hagamos no sea algo ajeno o descontextualizado. Como este es un barrio constituido, la idea es que nuestras casas prolonguen el estilo en que fue concebida esa zona residencial. Conservar, por ejemplo, ciertos materiales como el ladrillo blanco artesanal, el adoquín, la presencia de verde… con la intención de lograr una continuidad histórica”, explican Mirene y Mauricio.
Sobre la forma de involucrarse en los diversos proyectos residenciales, los arquitectos confiesan que es bastante personalizada. “Nuestra propuesta de acercarnos a las casas es a través de entender qué quiere cada uno, qué sueños tienen con su nuevo hogar, y ese es nuestro punto de partida. Entre los ejercicios que hacemos con los clientes está juntarnos para que nos cuenten su modo de vida, que nos traigan recortes o imágenes que han visto y trabajamos con un collage”, dicen.
El requerimiento de esta casa en particular consistía en un programa para un matrimonio con dos niños, amantes de la naturaleza, con un interés por el cuidado al medioambiente, una gran afición por la música y el anhelo de una sala de ensayo para practicar batería y otros instrumentos. La casa, originalmente diseñada en una planta y con un terreno bastante estrecho, fue repensada en tres niveles, logrando de esa forma duplicar la constructibilidad liberando ostensiblemente la disponibilidad de jardín. “Lo que hicimos fue ubicar los espacios comunes en el primer nivel, con un diálogo total al exterior; dormitorios en el segundo nivel, con vista al cerro Manquehue, y la sala de música en un nivel menos 1, con un patio inglés: un concepto de subterráneo con luz natural, salida al exterior y ventilación”, detallan los arquitectos.
La relación interior-exterior fue otra estrategia para potenciar la presencia de verde, gracias a la transparencia. Es una casa de 400 metros cuadrados de terreno, pero al abrir todos los espacios hacia afuera se logró una sensación de mayor extensión. El diseño paisajístico de Inés Couve colabora de manera importante con esta intención, optimizando distintos sectores, con terrazas, barbecue y piscina, logrando un juego y dinamismo con el uso exterior.
La normativa de estas casas, según los arquitectos, exige separarse de la calle 5 metros, que es bastante, entendiendo que lo común son 3 metros. Por lo mismo, se quiso aprovechar el antejardín integrando el verde hacia la cocina y al comedor, que dan hacia la fachada de la casa.
Otra gran gracia de esta casa que la dueña confiesa se logró abiertamente, fue el concepto de que todos los espacios se usaran y vivieran diariamente. “El living no solo lo utilizamos para recibir amigos los fines de semana, también vemos películas, por eso diseñamos un mueble que esconde el televisor; los niños juegan ajedrez en la mesa de juego e incluso muchas veces usamos ese espacio para comer de manera más informal”, cuenta la dueña. Para graficar esta idea Mauricio Léniz acuña una frase del arquitecto Cristián Valdés: “Las casas debieran ser como los veleros, espacios donde todo se ocupa”.  eltonleniz.cl

Casa, Mirene Elton, Mauricio Léniz, arquitectura, remodelación, Vitacura, jardín del este