*

Más Deco

Fernando casasempere, artista, ivorypress, españa, madrid, exposición, obras, libros, geología, naturaleza, chile, cerámica, arcilla, diseño

Fernando, el grande

“Estar en las grandes ligas”. Eso representa para el artista Fernando Casasempere exponer en la galería Ivorypress en Madrid. Sobre este significativo reconocimiento y “Geología”, inédita muestra en que por primera vez sus pinturas cobran más relevancia en sala que sus obras tridimensionales, habló con nosotros.


“El arte contemporáneo es el espejo creativo donde los artistas miran al mundo, y cada espejo es único. Esto es fascinante y me lleva a una búsqueda sin fin, sobre todo de los artistas que rompen cánones. Los ingobernables. Como lo fueron Goya, Boccioni, Duchamp, Brancusi o Picasso. Busco a los Goya y los Boccioni del siglo XXI”, comentó Elena Foster, fundadora de Ivorypress, en una entrevista que le hicieron con el escultor chileno Fernando Casasempere, en el taller del artista en Londres, para los 25 años de la revista Vogue en España.
Bajo esa línea curatorial, es que la reconocida galerista española, presidenta del Consejo de la Serpentine Galleries y esposa del arquitecto Norman Foster, fijó los ojos en el trabajo del escultor chileno, que desde el 6 de noviembre y hasta el 11 de enero de 2020 estará en los 800 metros cuadrados que alberga Ivorypress en Madrid.

Ivorypress nace en Londres en 1996, fundada por Elena Ochoa Foster como una editorial especializada en libros de artistas. El 2009 abre sus puertas en Madrid como un proyecto pionero, diseñado por el arquitecto Norman Foster y su oficina Foster + Partners sobre una antigua imprenta. Este espacio único reúne el mundo de los libros con el del arte, integrando varias áreas de exposición y una extensa galería. Tanto el programa expositivo como la librería ponen especial énfasis en el arte contemporáneo, la fotografía, el diseño y la arquitectura. Actualmente acoge obras de artistas como Andy Warhol y otros contemporáneos de la talla de Ai Weiwei, Maya Ying y Marc Quinn, entre otros. Además de la colección permanente de libros de Eduardo Chillida, Anthony Caro, Richard Long, Isamu Noguchi y Francis Bacon.

¿Cómo surge la posibilidad de exponer en Ivorypress ?
Es un camino de largo aliento. Con Elena nos conocimos el año 98 en la Tate Modern, cuando era presidenta de la Tate Galleries, y desde ahí hemos seguido relativamente en contacto cada tres años, hasta que el 2016 me invitaron a lanzar mi libro de mis 25 años de trayectoria en Ivorypress, considerada como una de las mejores librerías de artistas de Europa, según la Times Magazine.
En esa ocasión pude hablar más sobre mi trabajo, y desde ahí nace esta exposición. Me interesa el calibre de los artistas con que trabajan, pero más me interesa su propuesta en el arte contemporáneo, lo que están haciendo como línea editorial, con libros escultóricos.

¿Es un punto de inflexión en tu carrera?
Sí, yo creo que hay un punto, no sé si de inflexión, pero un punto álgido. He trabajado también con galerías iguales o más importantes, como New Art Centre y Parafin Gallery de Londres, pero te repito, a mí me interesa mucho lo que están haciendo, me parece fascinante y me encanta ser parte de ese proyecto.
Es estar en las ligas mayores. Es darse cuenta de que el trabajo de uno está en el círculo serio del arte en Europa. Es un tremendo reconocimiento e impulso que te dan para seguir.
En “Geología”, las pinturas de Casasempere, de notable carácter matérico y claras resonancias escultóricas, cobran por primera vez más relevancia que sus esculturas. Una particularidad que para Fernando se relaciona con la visión que Elena Foster rescata en la propuesta del trabajo artístico.
El lenguaje de esta exposición corresponde a tres líneas de investigación: el patrimonio prehispánico, el paisaje chileno y la influencia de la cultura londinense del artista tras veintidós años de residencia en la capital británica.

“Natura morta”, exhibida el año pasado en Artespacio, ¿comparte este mismo lenguaje?
Claro. Es parte de esta serie. En esa exposición expresaba que la naturaleza la estamos matando, dentro del contexto de mi discurso relacionado al medioambiente. Desde el año 91 estoy tratando de buscar soluciones a problemas reales como el acumulamiento de desechos industriales. He mezclado los desechos industriales, los relaves del cobre en las arcillas, para buscar soluciones. El 2015 con “A Death”, en Parafin, Londres, empieza el gran cambio. Dejar el espacio para que el público pregunte qué es la muerte. Cómo llevas a tu obra esta sensación de muerte con la que estamos rodeados. Porque cuando escuchamos que los glaciares se están derritiendo, que el calentamiento global, que Chile se seca, la raya final es muerte. “Geología” definitivamente es parte de esto. Es hablar del centro de la tierra y de la superficie de la tierra, seguir manteniéndose en esta órbita planetaria.

¿Qué viene después de Ivorypress?
Este año, el 14 de noviembre, estoy inaugurando en Art+Design Fair, una feria de arte en Nueva York; el 20 de febrero inauguro en Casa de América en Madrid. Acabo de ganar dos proyectos muy grandes para la ciudad de Londres. El primero es una obra monumental para una de las intersecciones de metro más importantes de la ciudad. Tengo que dejarla instalada el 2021, esa línea hoy día está recibiendo 58 mil personas  y el 2021 recibirá 90 mil. El segundo proyecto es para una de las  inmobiliarias más grandes a nivel mundial, con una obra  de 10 x 10 metros, en las oficinas principales.