*

Más Deco

departamento, vivienda social remodelación, Le Corbusier, Philipp Mohr, edificios, arquitectura

En primera persona

Un departamento de una de las famosas viviendas sociales de la década de los cincuenta Unité d’Habitation, que construyó e ideó Le Corbusier en Berlín –y Francia–, fue remodelado con respeto y pasión por el connotado arquitecto Philipp Mohr. Aquí nos relata su vivencia, cómo lo hizo, cómo comenzó todo y cómo todo finalizó, con éxito.


Fotos Didier Gaillard-Hohlweg © Philipp Mohr/ Fondation Le Corbusier/ ADAGP

La Unité d’Habitation es el nombre de un concepto de tipología residencial del movimiento moderno desarrollado por Le Corbusier en toda Europa, siendo el primero y más famoso de estos edificios el de Marsella, en Francia, construido entre 1947 y 1952. Este es uno de los trabajos más ricos de Le Corbusier, de influencia máxima para el estilo moderno y la arquitectura del s. XX, y también para el estilo de arquitectura brutalista, abundante en simbolismos y en dobles lecturas extremas.
Lo que ocurre en estas páginas es la historia de uno de estos Unité en Berlín, construido originalmente en 1957, pero ahora renovado minuciosa y cuidadosamente por el arquitecto germano-estadounidense Philipp Mohr basándose en los planos originales de Le Corbusier. Mohr siempre fue un fanático de este grande modernista; todo comenzó cuando asistió a una exposición retrospectiva en la década de los ochenta; luego decidió comprar el departamento en 2016 con la bella intención de renovarlo y venderlo.

El relato
Cuando se construyó el edificio Brutalist Unité d’Habitation en Berlín, en 1957, su plan interior se modificó drásticamente luego de un desacuerdo entre Le Corbusier con las autoridades locales de planificación. Entrevistamos a Mohr, y este es el relato de su renovación y lo que ocurrió después, según sus palabras:
“La clave para renovar este departamento fue que quería crear la representación más precisa de todo lo que Le Corbusier quería crear en esta versión en Berlín de su Unité d’Habitation sin hacer ningún ‘compromiso’; de hecho, ningún compromiso fue la línea guía en este proyecto.
Cuando se construyó en 1957, el departamento no se hizo según el diseño de Le Corbusier. Las autoridades de Berlín habían estado luchando contra Le Corbusier durante unos años, con el resultado de que él renunció y los berlineses hicieron lo que quisieron con el edificio. Sin embargo, el exterior del edificio y la estructura se construyeron a partir de los planos de Le Corbusier. Esto era precisamente lo que me interesaba. Tenía curiosidad por poder encontrar todos los planos originales e información sobre cómo debía ser originalmente el departamento.
Al investigar mucho y viajar a todos los demás edificios de Unité similares, comencé a comprender de qué se trataba el diseño de Le Corbusier y descubrí que había muchas reglas de diseño que podía aplicar en este rescate.
El sistema de medición Modulor inventado por Le Corbusier fue la primera clave. Con este sistema de medición pude determinar las alturas de las habitaciones y las medidas de todas las incorporaciones. La siguiente clave fue el sistema de color ‘policromía’ de Le Corbusier y los escritos del arquitecto donde describe el uso del color. Describe ademas las ideas de los cinco puntos de la arquitectura y otros conceptos.
La siguiente gran clave fueron las medidas que tomé en un departamento de un museo en París y en un departamento de Airbnb en Marsella. Luego pude comprar una cocina original de Marsella y un bris de soleil (parasol) original también del edificio de Marsella.
Otra gran ayuda fue el archivo de la fundación Le Corbusier, donde se me permitió hacer copias a gran escala de todos los dibujos para el edificio de Berlín. A partir de estos dibujos pude reconstruir un facsímil de la escalera del departamento de Berlín. En estos dibujos también tuve la confirmación de que algunas partes de los departamentos de Berlín eran copias exactas del edificio de Marsella, especialmente el tamaño, la forma de la cocina y la escalera eran exactamente los mismos. En algunas otras áreas, como el baño y la entrada, tomé algunas libertades artísticas y creé lo que pensé que se parecía más a algo que Le Corbusier podría haber diseñado. La ducha con el diván son una copia de otro proyecto de Le Corbusier, la Villa Savoye, en París.
Tuve mucha suerte de que en los últimos años muchas de las compañías, tanto las lámparas como los muebles, así como los colores de la pintura, hayan sido hechos nuevamente. Les Couleúrs Le Corbusier, Keim Farben, Nemo Lighting, Vitra y Cassina fueron excelentes socios para juntar todas las piezas del departamento.
Nuestro próximo proyecto es un techo para el edificio de Berlín que hemos recreado en base a los planos y modelos originales”. philippmohr.com

Ideas que inspiran. Una remodelación estudiada y respetuosa; un departamento lleno de color y pulcritud.