*

Más Deco

interiorismo, raúl martins, egue y seta, españa, deco, diseño, interioristas

En palabras de…

Elegimos a dos interioristas españoles para que juntos analicemos sus propuestas decorativas. Uno más osado y de experiencias fuertes, el segundo algo más contemporáneo y limpio. ¿Por cuál vas tú?


Raúl Martins (Madrid)

Por estos días la agenda del interiorista español Raúl Martins (43) está copada. Conocido como uno de los más talentosos en su área en España, él junto a su estudio –compuesto por 7 personas– realizan alrededor de 20 proyectos al año, entre ellos residenciales, sedes corporativas de empresas, sedes diplomáticas, clubes sociales, eventos efímeros, tiendas, clínicas, restaurantes y más. Es de Barcelona, pero reside en Madrid y tiene su estudio en la plaza de la Villa de París, en la capital española. Ahí trabaja en su propia casa, la que remodeló y ajustó según sus necesidades para vivir y trabajar. Para él el interiorismo no es un juego, no basta con llenar la casa de cuadros y muebles, no. Para él lo importante es que el espacio tenga un sentido.

¿Cómo defines tu estilo? Mi estilo es ecléctico y equilibrado, con un acento clásico, puesto al día. Hay conceptos que deben repartirse por los espacios proyectados de manera fluida para que el proyecto tenga un sentido único. Es importante saber mezclar, para dar puntos de interés a los espacios; siempre debe haber algo nuevo, algo antiguo y algo diseñado para ese espacio.

¿Y cómo te defines como interiorista? Como interiorista me considero bastante versátil, desde el estudio hacemos espacios públicos y privados muy distintos. Lo que siempre tratamos de hacer con los distintos proyectos es un ‘traje a medida’; es fundamental cocrear con el cliente para que se sienta plenamente identificado con el resultado final.

Hablemos del espacio que vemos en las fotos. El espacio de este proyecto representa una suite de hotel, todo realizado con proveedores de Portugal. Este trabajo lo hice para la Embajada de Portugal en España en el ‘showhouses’ de Casa Decor en Madrid.
Hay elementos que unifican el espacio, como el zócalo empapelado, el suelo de nogal, el colorido suave que invade toda la suite con una tonalidad neutra, todos estos conceptos se reparten por las distintas estancias.
Para crear este espacio elegí una paleta de colores neutra, armónica, donde pudieran destacar piezas especiales como el sofá curvo, los apliqués de bronce en las paredes o la cama del dormitorio, diseño del Estudio Raúl Martins. Hay piezas particularmente sofisticadas como la cómoda del dormitorio, realizada en madera lacada, piel, bronce y mármol. También hay piezas de estilo clásico como los jarrones que están encima de los armarios o los apliqués rococó del comedor. raulmartins.com

                        

Ideas que inspiran.

Egue y Seta (Barcelona)

Egue y Seta es un estudio de diseño multidisciplinario fundado por dos excompañeros de posgrado en Barcelona. Suspicaces y llenos de frescor, diseñan espacios y experiencias permanentes o efímeras. “Nos gusta pensar que no tenemos un único estilo o que, más bien, tenemos muchos o tantos como tipos de clientes existen. Vemos nuestra labor como una que no consiste en tener un estilo o lenguaje propios, sino por el contrario, en articular y hacer constructivamente viable y estéticamente armoniosos los estilos y preferencias estéticas de terceros, en este caso los clientes. ¿Algún consejo para lograr esto? Escuchar atentamente, con humildad e interés y desde la certeza de que el cliente sí sabe lo que necesita”, explica Felipe Araujo, Seta, de Egue y Seta.

¿Alguna fórmula para la creación de los espacios que vemos en las fotos? Difícilmente podría hablar de fórmulas. No suelen existir. Hay una metodología de diseño, claro. Una que empieza siempre por escuchar detenidamente al cliente y por analizar pormenorizadamente el espacio. Su arquitectura original, las limitaciones estructurales, legales y espaciales. Una que luego intenta traducir al lenguaje de revestimientos, mobiliario, iluminación y elementos decorativos, todo el ‘briefing’ inicial, para luego adaptarlo al presupuesto y a un tiempo de ejecución disponibles. Este es un resumen muy escueto, pero a grandes rasgos es esto lo que comporta nuestra profesión.
 
¿Por qué es tan importante el cliente? En cada proyecto se escogen tipologías de mobiliario, colores y texturas distintos que intentan aludir específicamente a los gustos, estilos de vida y necesidades de los clientes. También a sus posibilidades económicas. Sin intentar generalizar, no sería descabellado decir que hoy se admiten mejor los esquemas decorativos que incluyen pinceladas de color y textura mucho más evidentes que las que se admitían hace algunos años cuando el minimalismo más puro era la norma. Hoy los clientes parecen querer verse representados en los espacios que habitan de una manera más expedita. Intentan recuperar y mostrar aspectos de su historia personal o de la historia del inmueble, y para esto nos suelen pedir dentro de los proyectos la restauración de revestimientos o estructuras originales o la inclusión de piezas que vienen heredando dentro de la familia por generaciones.
Soy un diseñador más al servicio del espacio y sus usuarios. Al servicio de lo que los espacios y sus componentes comunican y de cómo definen su uso y su habitabilidad. egueyseta.com

                                     

Ideas que inspiran.