*

Más Deco

alberto vitelio

El oficio según Alberto Vitelio

Acaba de partir a Barcelona y París para quedarse al menos 1 año. Se despidió con aplausos de Chile junto a una exposición única de su más íntimo trabajo, entre ellos su vasija de cristal Silk. En esta entrevista, este joven diseñador chileno indaga en lo que para él significa su oficio, su futuro y el legado que deja en nuestras tierras.


Alberto Vitelio (28) tiene una mirada de nostalgia. Siempre ha sido complicado definir esa palabra, quizás porque lo triste también tiene un dejo de alegría y sabiduría. Y suena raro a su corta edad, pero lleva bastante trabajo en el cuerpo. Sabe lo que quiere y lo que no. Sabe qué le dio valentía en su carrera, y lo que vendrá, ahora en Barcelona y París como diseñador anónimo. A fines de febrero partió con sus maletas a Europa y se erradicó de Chile un año, para avanzar… él lo toma como un desafío.
Es creador de la vasija de cristal soplado Silk, que ha vivido una primera y hace poco una segunda fase de crecimiento artístico. A partir de un bloque de madera con perforaciones y barras redondas de metal creó la primera etapa de Silk, de la que surgieron alrededor de 35 piezas, todas iguales pero de distintos tamaños. Luego pasó a una etapa más madura, donde pretendía mejorar el proyecto y pasar a un resultado mejor. “Hice una matriz metálica capaz de crear un sinfín de configuraciones pero bajo la misma familia de piezas. En este caso no hay ninguna igual a la otra. En total esta vez fabriqué 40 piezas, todas hechas en la única empresa que va quedando en Chile de vidrio soplado, Cristal Art”, agrega Vitelio.

¿Y qué vino después? Luego de entrar en la segunda fase del proyecto Silk, surgió la posibilidad de hacer lámparas para un hotel; es decir, el proyecto continuó madurando. Cuando cortaba las piezas para hacer Silk perdía las ‘galotas’, que son la parte de arriba. La pieza entera se sopla y es como un globo con un punto de entrada de aire. Esta pieza entonces se cortaba y toda esa entrada de aire se botaba. Fue así como le di una segunda oportunidad y la transformé en lámpara. Esta es la nueva etapa del proyecto.

¿Qué te inspiró para crear Silk y sus variaciones? La onda, la onda de la seda. La vasija de Alvar Aalto me inspiró porque él y su señora diseñaron su primera vasija, la Savoy, para un hotel con el mismo nombre. A mí me han llegado comentarios como, ‘oye, esta es la copia de la vasija de Alvar Aalto’, y no entienden el trasfondo. Ellos (Aalto y su mujer) usaron un molde de bajo costo para fabricar la vasija e hicieron un molde de madera tallado que de hecho aún existe como pieza de museo. Con esos moldes fabricaron 15 piezas y las usaron como florero. Así es como pasó a ser una pieza ícono de diseño. Lo que me inspira a mí en realidad es el molde de bajo costo. Es casi igual que mi primer molde, que era de madera más 5 barras metálicas con unas perforaciones hechas con un taladro, que me costó 10 mil pesos aprox. Es la forma en que trabajo yo y en cómo se está trabajando hoy en día.

¿De qué forma se está trabajando en el diseño hoy en día entonces? Como los recursos son superlimitados para hacer proyectos artísticos, hay que abaratar costos de alguna forma, y ser creativo. La creatividad se basa en hacer algo atractivo con pocos recursos. Si yo tuviera más recursos probablemente haría un objeto superdecorado: tendría oro, plata, metal, y al final no terminaría siendo algo simple y estéticamente atractivo, eso es para mí la importancia de hacer mucho con muy poco, esa es mi lógica de trabajo. Y esto lo demuestra, y es el primer proyecto que me deja feliz con toda mi filosofía de diseño. Por eso también quiero mostrarlo al mundo y seguir funcionando bajo esa lógica de proyectos.

Salida al mundo
A fines de febrero pasado Vitelio partió a una pasantía a la oficina del arquitecto y diseñador Guillermo San Thomas, muy reconocido en Barcelona sobre todo por la mirada artística con que trabaja. “Lo que me llama la atención de él es que no cae en el objeto utilitario, todo termina siendo una escultura, un objeto de arte, y siempre he querido desvincularme de lo utilitario. Siempre las piezas que hago son más escultóricas, aunque funcionales, tal como Silk. Me voy a Barcelona alrededor de 4 meses, pero saqué visa para Francia por 1 año. Llego a Francia, estoy unos días allá, voy a ir a unas entrevistas de trabajo en París y después me voy a Barcelona, para luego volver a Francia. Trabajaré de 9 a.m. a 15 p.m. solo algunos días a la semana, por lo tanto tendré tiempo de trabajar en mis proyectos.

¿Qué significa para ti este viaje, antes de los 30 años? Mi comodidad era Chile, donde hacía clases dos veces a la semana y el resto trabajaba en mi taller explorando lo que yo quisiera. Ahora el desafío fue salir de mi zona de confort. Voy a lugares donde nadie me conoce y no soy un nombre. Estoy contento por eso. albertovitelio.cl