*

Más Deco

Apero, fotografías, campo, huasos, catalina maruri

El gran apero chileno

Joven y llena de pasión. Asidua al campo chileno y a sus costumbres, la artista Catalina Maruri realizó alrededor de 20 fotografías de aperos de carácter minimalista. Un trabajo minucioso, que deja al huaso afuera y resalta el oficio que existe detrás de estas grandes obras de arte, muchas veces olvidadas.


Con solo 25 años, la diseñadora gráfica Catalina Maruri ya siente un profundo interés por los oficios chilenos, esos que se hacen con las manos, los que se aprenden de generación en generación, en el campo, donde todo pasa, de un modo silencioso pero profundo.
Ella es de familia campestre; sus papás y abuelos son agrónomos, y sus tres hermanos son fanáticos del rodeo desde siempre. Y así las cosas, siempre inserta en este mundo de campo, hace 1 año y medio comenzó a trabajar en su proyecto de título, donde retrató a través de la fotografía a mujeres de esfuerzo que realizan oficios ‘de hombres’, como pescadoras o soldadoras. El resultado le gustó tanto (fueron 11 mujeres, retratos con piroxilina) que hasta hizo una plataforma para exponerlos.
De ahí que todo fluyó. Tomó varios cursos de fotos, entre ellos de arquitectura, paisaje y de retrato. Se especializó. Luego hizo una exposición de ‘sandialeros’ (productores de sandías) de Paine. “Me tocó ir al campo y estar con ellos, me encanta esa relación más cercana con la gente, y expuse este trabajo en el Centro Cultural de Paine”, cuenta Catalina.

Lo de los aperos
Después de estar buscando trabajo, y mientras no había noticias de nada concreto, a Catalina se le ocurrió hacer una serie fotográfica de aperos, solos, como piezas exquisitas, grandes obras de arte hechas por artesanos de campo. “Los aperos los hacen los talabarteros y los artesanos que desarrollan estas piezas del apero huaso. Yo las veo como una obra de arte, todos los detalles, todo hecho a mano, el fierro bien tallado, y eso me llamó la atención, ver solamente las piezas, sin el huaso. Indagar en el trabajo que hay detrás de esas piezas. Ahora tengo alrededor de 20 fotografías, de estilo minimalista, para que se vea bien el detalle del trabajo manual: cómo está el cuero trabajado, el fierro trabajado, y eso resaltarlo con fondo negro porque muestra así mejor su forma, su color, su textura. Resaltar el oficio de tradición de muchos años y que es parte de la tradición campesina chilena, eso quise hacer”, termina la artista. aperatechile.cl