*

Más Deco


Es nuestro único ‘estanque de oxígeno’ para la respiración, y es relativamente pequeño. Algo así como 5 kilómetros de espesor es el ideal para la vida, los otros 500 km no son respirables, lamentablemente nos lo estamos agotando y no queda claro cómo rellenarlo. Explicado muy básicamente, alguna vez este planeta fue una bola de fuego (hace unos 4.5MM de años), la cual lentamente se fue enfriando, formándose una costra relativamente firme más una atmósfera compuesta de varios gases. Inicialmente formada por vapor de agua, dióxido de carbono (CO₂) y nitrógeno, junto a muy pequeñas cantidades de hidrógeno (H₂) y monóxido de carbono, pero sin oxígeno. El oxígeno (O₂) apareció después, hace 2,5Mde años. Dentro de las explicaciones probables de su aparición está la evolución química, debido a las altas temperaturas existentes y a la reacción con ciertos metales para formar óxidos básicos. Otra explicación es la actividad interna de la tierra, los volcanes, que liberan CO₂, SO₂ y vapor de agua (H₂O), que luego con los UV solares (proceso de fotodegradación) se formó así el O₂. Y la otra posibilidad es que haya sido producido por cianobacterias, en donde ya existía el agua, que con los UV solares se formó el O₃ (ozono), el cual se convirtió posteriormente en una buena capa protectora de los mismos UV, y con ello pudo fomentar la vida que conocemos. Este nuevo gas, el oxígeno, supone así la desaparición de los primitivos organismos existentes que respiraban CO₂ y también la aparición de nuevas formas de vida, hasta nosotros.
Mayoritariamente esta atmósfera está actualmente compuesta de un 78% de nitrógeno, un 22% de oxígeno, además de otros gases, entre ellos el CO₂ (solo un 0.03%, pero aumentando). Hoy en día el CO₂ y otros gases están tomando fuerza en nuestra atmósfera; nosotros aún no estamos preparados para respirarlo, tal vez podríamos en algunos cientos de miles de años, pero no vamos a ser los mismos; además este aumento de nuevos gases incorporados va más rápido de lo que hipotéticamente necesitaríamos para adaptarnos a ellos. Es sabido que la vida no solo se da con oxígeno, existen bacterias en aguas muy sulfurosas y de altas temperaturas así como también hay vida en unas profundísimas aguas sin luz solar ni de buena temperatura, de aquí se predice con mayor seguridad la vida en muchos más planetas de lo pensado, incluyendo a nuestro propio sistema.
Esta última modificación se debe básicamente a acciones humanas: quema de energía fósil, la cual contiene mucho CO₂ como producto de descomposición de material vegetal atrapado bajo cientos de capas de tierra producto de terremotos, volcanes, que los ancestrales vegetales ‘limpiaron’ de la antigua atmósfera, y a la torpe eliminación de nuestra industria natural de fabricación de oxígeno (los árboles, algas, los corales y el plancton de los océanos), esto en menos de 100 años… y pensar que se necesitaron varios miles de millones para armarla.

Ilustración @kmilkoffice

Atmósfera, econciencia, oxígeno, dióxido de carbono, CO₂