*

Más Deco


En una reunión de trabajo con los arquitectos Martin H. y Sergio Q. se comentaba y cuestionaba la misión o vocación de la arquitectura sustentable, principalmente el ‘qué’ se debe lograr con ella.
Al parecer, en muchos casos es un maquillaje comercial o pretexto más para concebir una arquitectura distinta o ‘entretenida’, que será de materiales convencionales (vidrio, hormigón, madera, ladrillo…), tendrá alcantarillado, equipos de clima, alarmas, ascensores, estacionamientos y extintores, todo eficiente. Pero, ¿es esto sustentabilidad?
Actualmente en otros casos, la sustentabilidad en las edificaciones pasa por una etapa de ‘sobre calculismo’ debido a ciertas normas, certificaciones energéticas y a algunos programas de computación, que hacen que el diseño arquitectónico pase a manos de los asesores energéticos, dejando fuera al propio arquitecto como creador. Al parecer hay más interés por lograr los puntos sustentables de algún check-list, sumado al pánico de contrariar a una contraparte o revisor energético que en lograr una interesante y grata arquitectura, sin obviamente cometer errores para la futura habitabilidad interior.
Por otra parte, el logro de estos aspectos contribuyen generalmente a elevar el costo de las obras, además de complicar en el futuro sus mantenciones. Se comentaba el caso de una obra de arquitectura en madera, que para efectos de reducir los impactos del sol, tenía una fachada ventilada, esta con el tiempo se llenó de arañas e incluso murciélagos, las mallas que supuestamente se colocaron no funcionaron y ahora da miedo entrar a esta obra, que cada cierto tiempo hay que fumigar (con químicos), con ello ahora es la obra menos ecológica de la calle, pero curiosamente tiene certificación ‘verde’. Así también pasa con las dobles pieles acristaladas ventiladas en donde el trabajo de limpieza es realmente engorroso, o los techos verdes que hay que mantener (agua, fumigaciones, abonos, jardineros). En muchos casos el ahorro energético se traspasó a un gasto en mantención, con lo que la sustentabilida disminuye.
¿No será mejor concebir una arquitectura más bien recatada, una que no cometa errores, con buenos materiales, de mantención simple y bien orientada, que otra costosa, llena de dispositivos y complejos cálculos?.

Sustentabilidad, arquitectura, arquitectos, ecología
Ilustración @kmilkoffice