*

Más Deco


En nuestro país el tema energético pasa más bien por aspectos de ahorro que por reducir la contaminación, aunque es cierto que ambos aspectos van de la mano. Siempre me consultan por cuánto se debe invertir y por el tiempo que demorará recuperar lo invertido. Tardo más en explicar este retorno (mediante estudios matemáticos) que en detallar las estrategias necesarias para hacer eficiente una edificación (aislaciones térmicas, control solar, buenos equipos de clima, buenos vidrios, entre otros). Casi nunca me preguntan por la reducción de gases contaminantes.

En Europa es de otra manera, prácticamente lo opuesto; el reducir gastos de energía se toma más bien para reducir contaminación y no por dinero, están dispuestos a adquirir costosos autos (con niveles bajísimos de emisiones, ahora bajo norma Euro 6c), fotovoltaicos u otros con el fin de reducir gases de efecto invernadero.

Aunque la preocupación por los consumos energéticos comenzó a mediados de los años 60, no fue hasta la década de los 90 cuando empezó a tomarse realmente en serio el asunto de las emisiones contaminantes y a imponerse normativas para controlarlas. Cada mercado estableció las suyas, y en Europa las que se implementaron fueron las Euro, empezando por la Euro 1, de 1993. Las normas de emisión se definen en una serie de directrices de la Unión Europea, siendo cada vez más restrictivas para los nuevos motores. En 2021 se establecerá la norma que permitirá un máximo de 95 gramos de CO2 por kilómetro a los automóviles. Por ello las empresas están haciendo todo lo posible para lograrlo (de aquí el que los autos sean híbridos o se apaguen cuando paran). Si no lo logran, no podrán comercializar en Europa al menos.

Es indudable que también tendrán un costo mayor, y este lo va a pagar el consumidor. También los mantenimientos serán más costosos y los eléctricos serán competitivos. Esto también ocurre para evitar  depender del petróleo, que generalmente proviene de algún país conflictivo.
Se puede ser eficientes energéticamente por estrategias político-económicas, más que ecológicas, lo cual obviamente sirve igual para proteger el medio ambiente.

energía, contaminación, ahorro, gases, emisiones, medio ambiente

Ilustración @kmilkoffice