*

Más Deco

Arquitectura, AMPUEROYUTRONIC, Norman Foster, Richard Rogers, David Chipperfield, British Museum

De Londres al mundo

Javier Ampuero y Catalina Yutronic son una pareja de arquitectos chilenos que viven en Londres, y que desde allí han colaborado para estudios de arquitectura como el de Norman Foster, Richard Rogers y David Chipperfield. La capital del Reino Unido ha sido su plataforma de experiencia laboral y cultural, pero Chile es su pasado y futuro.


Les gusta pensar que esta mezcla entre lo británico y lo chileno los ha ayudado a expandir su mundo de ideas de elegante simplicidad que comunican bajo un claro concepto en su estudio de arquitectura y diseño llamado AMPUEROYUTRONIC. Tanto Catalina como Javier se recibieron de arquitectos en Chile y posteriormente hicieron un Master en Energías Renovables en The School of the Built Environment de la Universidad de Nottingham, UK. Por su parte Catalina trabajó en Londres para la oficina de Arquitectura The Manser Practice, donde llegó a ser Directora Asociada y se especializó principalmente en el área de hoteles y spa. La mayoría de sus proyectos los ha ejecutado entre el Reino Unido y Chile. La carrera profesional de Javier incluye a las oficinas de Foster and Partners, Richard Rogers, David Chipperfield, Simon Dance Design y AHMM y cuenta con gran experiencia en proyectos de carácter cultural, residencial, comercial y diseño de productos y ha trabajado en proyectos en el Reino Unido, EE.UU., Rusia, Corea del Sur, Islandia y Chile.
Ambos han utilizado sus conocimientos y habilidades para hacer que un proyecto nazca de la experiencia de un equipo interdisciplinario de expertos y siempre con el objetivo de materializar la visión del cliente.

Han colaborado con estudios de arquitectura como el de Norman Foster, Richard Rogers y David Chipperfield. ¿Cómo ha sido y cuál es el fruto que ha dejado la experiencia? La disciplina, rigurosidad y método para afrontar la arquitectura con excelencia, y el trabajo abordado a nivel global es probablemente lo que uno adquiere de conocimiento por defecto. Pero lo que compone este fruto en gran parte es la gente que uno conoce en estos ambientes de trabajo y sus capacidades, son la diversidad cultural y la manera de dialogar a través del diseño. Son los colegas arquitectos trabajando con uno, los colegas de otros proyectos, los ingenieros y gente de distintas especialidades, los clientes, etc. Cada uno te deja enseñanzas y a veces más que lo que puede dejar la discusión de una idea con estos maestros de la arquitectura.

¿Cómo colaboraron con la extensión del British Museum y en el nuevo headquarters para la New Scotland Yard? La importancia y envergadura histórica de algunas instituciones británicas para la cultura del Reino Unido, uno no las dimensiona hasta que uno ve que está participando en parte de esa historia, que empieza desde el día en el que se es parte de un proyecto como esto. La nueva extensión del British Museum, el Centro Internacional para la Conservación y Exposiciones (WCEC), un proyecto de 180 millones de dólares, desarrollado con el estudio de Richard Rogers (RSHP), es uno de los mayores proyectos de reurbanización en 260 años de historia del Museo Británico. El desafío fue complejo y hubo que lidiar con temas difíciles como eliminar la vibración para generar la investigación adecuada, solucionar temas logísticos de almacenaje con espacios climatizados al nivel exacto demandado por las obras conservadas, distribuir los espacios de manera de obtener las condiciones lumínicas naturales para el desarrollo de investigación, entre otros.
El proyecto proporciona al museo una nueva galería para grandes exposiciones, laboratorios de última generación, almacenamiento de clase mundial para colecciones, así como instalaciones importantes para apoyar su amplio programa de préstamos de obras de arte.
Algo completamente distinto, pero que involucra a otra gran institución es el nuevo headquarter para la New Scotland Yard en Londres. El proyecto realizado con el estudio londinense AHMM partió a través de un concurso de arquitectura que se gano en octubre del 2013 a oficinas como Foster + Partners, Allies & Morrison, Keith Williams Architects y Lifschutz Davidson Sandilands. Esta institución, luego de mucho tiempo ubicada en unos edificios en Victoria Street (un poco retirado de la zona del Parlamento), vuelve a su ubicación original a un costado del distrito del Parlamento y sus edificios institucionales.
Obviamente el carácter de este proyecto involucra temas de seguridad de mucha sensibilidad debido a la situación mundial y el peligro inminente de ataques terroristas hacia el pueblo y la policía británica. Pero esta institución, en vez de crear un bloque ciego, piensa en abrirse y mostrase a la ciudad.
La extensión y remodelación del edificio Curtis Green a las orillas del Támesis, recupera un edificio de 1930, el cual albergó Scotland Yard en sus inicios. El diseño adiciona un elegante pabellón curvo vidreado de acceso y otro pabellón en la cubierta. Además se ha extendido el edificio completo hacia la parte trasera creando una nueva fachada multicolor que combina las tonalidades de los materiales principales que se encuentran en el entorno de Whitehall.
De carácter altamente tecnológico, el nuevo headquarter posee fachadas y ventanales enormes, con capacidad de absorber explosiones y ataques balísticos.

¿Dónde se centra la fuerza que mantiene su arquitectura de autor en el diálogo mundial? Nuestro interés está en hacer proyectos en donde la gente se sienta identificada con la espacialidad habitada. Lograr esto a través de intervenciones simples y usando materiales neutros, de manera de crear un telón en blanco, en donde el habitante y el contexto o ambos se lo apropian. Si vemos la satisfacción en el rostro de la persona para quien diseñamos, sea esto en un diálogo mundial o algo muy local, para nosotros la búsqueda es la misma.

Para Uds. la arquitectura es fuente de búsqueda personal, cómo definen el habitar dentro de ella? Habitar la arquitectura tiene que nacer de las oportunidades que esta te ofrece para acomodar los aspectos culturales, funcionales o de necesidad y el entorno que rodea a una o un grupo de personas. Cuando la arquitectura permite la libre expresión de estos aspectos, el habitar se hace espontáneo y luego la arquitectura y el que habita se fusionan. Creemos que el espacio siempre ofrece oportunidades de ser intervenido y poder integrar la espacialidad con una forma de habitar es cosa de creatividad. Apropiarse del espacio.

¿Cuál es el gran valor de hacer arquitectura desde afuera para Chile y por qué? Nosotros no creemos estar haciendo arquitectura desde afuera para Chile. Creemos que se puede trabajar desde cualquier lugar hacia cualquier parte y organizarse para tener presencia en los proyectos. Esto es lo que nosotros buscamos hacer. Las distancias son más relativas ahora y no deberíamos limitarnos a un área sino expandir nuestros conocimientos y fronteras de manera global.
Ahora, por qué particularmente Chile, es porque es nuestro país y valoramos su cultura y entorno. Nos motiva pensar en hacer proyectos en Chile y dejar nuestra arquitectura. Los arquitectos chilenos y su arquitectura en el presente es grandiosa y queremos ser parte de ésta también.

¿En qué proyectos están trabajando actualmente? Estamos trabajando en tres proyectos de vivienda, dos en Inglaterra y uno en el sur de Chile además de colaborar con otra oficina en Londres en el diseño de un producto digital para una empresa de Islandia. El desarrollo en paralelo de obras en diferentes partes del mundo ha sido un desafío que nos hemos propuesto y que vamos afinando con cada uno de estos casos. No es fácil, ya que nos gusta estar presente lo más posible en cada proyecto, pero es cosa de usar los medios que existen al día de hoy y ser eficiente. ampuero-yutronic.com / @ampuero_yutronic

Arquitectura, AMPUEROYUTRONIC, Norman Foster, Richard Rogers, David Chipperfield, British Museum