*

Más Deco

sien, cocina, Christian de Groote, Javier Ramírez, arquitectura, tecnología, remodelación, casa, diseño

De campo y contemporánea

Es como para arquear una ceja y preguntarse ¿cómo así? Pero como dice Javier Ramírez, director de SIEN, esa aparente contradicción funciona perfecto, y aquí la antigua cocina a leña se lleva bien con la última tecnología en lavavajillas paneleable. Lo importante era proveer a una familia extensa de un espacio cómodo y funcional para cocinar todos juntos, sin traicionar la arquitectura de la casa que habían encargado a Christian de Groote hace décadas.


Javier Ramírez se acuerda de que en las reuniones con el equipo de Sergio Echeverría, a quien se encargó la remodelación total de una casa de campo diseñada por Christian de Groote, se discutió bastante el marco de respeto a la obra original en que debía darse este proceso, los conceptos a seguir, la nobleza necesaria en los materiales. “Era una cocina completamente de color madera, que se veía especialmente en mesones y puertas. El piso era de Batuco antiguo color burdeos, la paredes eran gravilladas. Tenía penínsulas; el concepto de las islas lo desarrollamos nosotros en conjunto con los clientes. Ellos querían una isla principal para cocinar con el familión y dos más como de ayuda, de apoyo; asimismo, pidieron más puntos de lavado”.

Las vigas de madera, las alturas y los ladrillos donde los cielos se abovedan se mantuvieron tal cual estaban. En los 44 m² que tiene esta cocina las mejoras fueron fundamentalmente en diseño, funcionalidad y equipamientos. “El piso es de madera-madera, no es porcelanato ni vinílico. La cocina también es madera-madera, no es melamina. A diferencia del color rojizo que tenía la madera en el look anterior, optamos por uno más nórdico, la teñimos y barnizamos blanco manteniendo las vetas. Todas las puertas, frentes y costados visibles son de lenga con encina teñida blanca”.

Para los artefactos acudieron a la marca suiza Franke, y gracias a su manejo experto paneleando, tanto refrigeración como lavado de vajilla quedaron ocultos en los muebles. Ahí tenemos una muestra clara de cómo lo contemporáneo y la tecnología entran en este ambiente que no deja de ser campestre. Siempre considerando el volumen de esta familia, el refrigerador, el lavavajillas y por supuesto las despensas  tenían que ser capaces de abastecer satisfactoriamente. Ellos insistieron en conservar una cocina a leña y una a gas industrial.

“Como hicimos en muestras como Casa Foa y Casa Cor, mantuvimos elementos colgantes. Repisas, utensilios de cocina, platos, plantas y otros elementos se vuelven muy necesarios cuando hay zonas de la cocina que tienen más de tres metros. Otras estrategias muy SIEN son la integración entre las tres áreas de cocina que funcionan coherentemente, así como la simplificación de los muros. Había mucho mueble porque sí. Además dejamos un espacio de comedor grande, para unas diez personas. Tratamos de que los muebles fueran funcionales y simples de manera que se destacaran las sartenes de cobre, la cocina a leña, los ladrillos. La cocina cede protagonismo a los objetos. Uno la va descubriendo y asombrándose con ella; estos equipos ocultos, con que puedo cocinar o lavar en casi cada rincón”. siendesign.cl / @sienkitchens

Ideas que inspiran. Con detalles simples pero inteligentes, la remodelación de esta cocina respeta y recoge la historia de la casa que la contiene.