*

Más Deco

Nicolás Radic, taller, pintura, art miami, hiperrealismo, abstracción, arte, exposición, obras

Cuando las cosas brillan

Pasan más cosas. Hay luz. El artista nacional Nicolás Radic lo dijo claramente cuando fuimos a entrevistarlo a su taller, ubicado en una de las habitaciones de la casa donde vive junto a su mujer y dos hijos. Hoy prepara lo que será su participación en la feria Art Miami con una serie de majestuosos globos coloridos.


La obra de Nicolás Radic saca de contexto lo cotidiano y lo sitúa donde el arte excelso impacta por su técnica y virtuosismo. Su trabajo se basa en tomar la pintura como medio artístico y exponerla bajo una nueva forma de articulación plástica. La obra troncal de su carrera, la serie de pinturas de aluminios, estructura y acompaña su quehacer, pero para cada feria de arte nacen nuevos motivos, como ahora son las pinturas de globos de colores que llevará a Art Miami con sus galerías AMS Marlborough y Galería XS, con quienes participó el año pasado en esta misma feria, además de haber expuesto en Argentina, Colombia, Perú, EE.UU., Barcelona y Seúl. “Art Miami es la feria original, y este año cumple 30 años. Llegar a Art Miami es un gran logro. Soy el único artista joven que está partiendo con la galería junto con clásicos de la pintura”, cuenta.

Su obra estructural son los aluminios, que mezclan la frialdad, lo abstracto y lo complejo. “La pregunta era cómo hacer una obra con todos los colores que convivieran e hicieran sentido. Están todas las tonalidades de las sombras, de cómo rebotan unos con otros; importa mucho el tema del aire en la composición, de cómo traspasa entre medio de toda esta malla”, explica.

Todo su trabajo tiene que ver con la mezcla del realismo y la abstracción, en este caso explica que la acción al hacer las estructuras de los globos es expresionismo abstracto. “Es como si fuera Jackson Pollock. Lo que hago es tirar globos al azar sobre la tela y el origen de la obra es completamente expresionismo abstracto, pero luego se transforma en hiperrealismo”, explica, obteniendo frente al espectador globos que son opacos pero que con su pintura rellenó con luz brillante, reflejando una invención de cómo se debieran ver estos objetos. También quiso hacer una reversión de los puntos de colores de Damien Hirst; aunque a simple vista no se parezca en nada, Nicolás lo tomó como inspiración.

Estar en Art Miami sabe que le abre puertas. El año pasado, luego de participar en esta misma feria, lo invitaron a una galería en Seúl donde expuso en septiembre recién pasado su serie de aluminios. “A mí el formato de feria me encanta porque te da la posibilidad de hacer una propuesta concreta cada vez”, dice.
A sus 35 años y con más de 15 años de carrera, la trayectoria consolidada de Radic marca una elevada demanda de su obra tanto en Chile como en el extranjero, al punto de que cuando alguien quiere un cuadro suyo lo reserva y entre seis meses y un año mas tarde, lo tendrá en sus manos.

Casado, con dos niños, familia y amigos, Nicolás ha organizado su día para trabajar de 15.00 a 20.00 horas y de las 23.00 a las 5.30 a.m. “Para poder pintar realismo tienes que estar muchas horas concentrado. Uno pasa tanto tiempo pintando que la pintura pasa a ser parte de cómo tú te mueves, de cómo hablas. Es muy interesante que mi familia pueda convivir con eso, verte y entenderte”, concluye Nicolás. @nradic