*

Más Deco

Mob, cultura, colectivo, inmobiliario, arquitectura, Eduardo Corrales, arte visual, Javier Toro Blum, diseño, moda, textil, Pilar Aguilar

Cruce Doméstico

Del interés por generar una plataforma interdisciplinar que aúne las diferentes prácticas en torno a una pieza de mobiliario y así transmitir los intereses culturales y formales de cada creador nace MOB, una incubadora y productora de mobiliario diseñada por artistas y arquitectos con base en Santiago y Lisboa.


En la reciente versión de Ch.ACO ‘18, MOB salió a la luz con las primeras cinco piezas de mobiliario. Entre ellas estaban ISLA, de Iván Navarro y Courtney Smith; CUE, de OMMX; Clothes Airer, de Martínez-Barat Lafore; WMF, de Alejandra Prieto y Pablo Valle y Mason’s Table, de BAST.

Lo que antecede a esto comenzó a fines del 2017 cuando el arquitecto Eduardo Corales, el artista visual Javier Toro Blum y la diseñadora de moda y textil, Piedad Aguilar fundaron MOB bajo un enfoque interdisciplinario que intenta difuminar barreras y apostar por la expresión particular dentro del arte, el diseño y la arquitectura. “El proyecto funciona entre Santiago de Chile y Lisboa, teniendo como objetivo invitar a jóvenes creadores de diferentes partes del mundo a presentar propuestas para una pieza de mobiliario con el objetivo de poder establecer nódulos de conexión capaces de generar cruces entre múltiples lugares, creadores, ideas y mercados”, dicen sus fundadores.

En la primera edición, invitaron a 16 equipos para reflexionar localmente sobre ciertos planteamientos universales en torno al espacio doméstico del mobiliario y el rol de ellas como un objeto de expresión de intereses propios. Entre ellos están MAIO, España; Iván Navarro & Courtney Smith, Chile/USA; BAST, Francia; Fernanda Fragateiro, Portugal; Alejandra Prieto & Pablo Valle, Chile; FALA Atelier, Portugal; Plan Común, Chile; Martínez-Barat Lafore, Francia; Boris Gusic & Lucio Crignola, Suiza; Nicolás Aracena, Chile; APRDELESP, México; Erika Nakawaga, Japón; Benjamín Ossa, Chile; SAMI Arquitectos, Portugal; OMMX, UK y Javier Toro Blum, Chile. “Creemos que es una categoría que se sitúa entre la obra de arte y el mobiliario, que por un lado refleja principios o manifiestos en torno a cada propuesta y que debe convivir con el roce de su uso diario a la vez”, afirma la diseñadora Piedad Aguilar.

Es situar el mobiliario como un medio para transmitir una idea, “generando una categoría nueva que no es ni diseño ni arte, son ambas; es pensamiento crítico construido en una instancia donde invitamos a reflexionar a cada equipo desde sus contextos y poder traducir esas ideas al diseño”, suman.

El modelo de producción que utilizan está basado en la comisión de diseños realizados a través de invitación, “los cuales son manufacturados y comercializados por MOB, asegurando estándares de producción fijos y de alta calidad. Cada pieza producida es de edición limitada y certificada por cada equipo”, aclaran.

La curatoría de quienes participan en cada edición está guiada por la mirada crítica que tienen diferentes entidades relacionadas al mundo de la arquitectura y el arte, ya sea con carreras emergentes o ya establecidas, siempre bajo la premisa de buscar voces particulares y frescas. “Queremos de ese modo materializar las investigaciones personales en productos capaces de transmitir complejidad de pensamiento social y formal. Buscamos trabajo en equipos y estructuras colaborativas desde contextos culturales diversos puestos en diálogo, lo cual nos permite acceder a realidades locales desde cada uno de los equipos”, afirman.

Con base en Santiago y Lisboa, MOB se levanta internacionalmente. La capital portuguesa fue elegida ya que Eduardo Corales vive ahí hace dos años, y la ciudad se presenta como “una capital pujante y activa que tiene una serie de eventos en torno al diseño, la arquitectura y el arte; es una plataforma y puerta para el resto de Europa, con una tradición en torno al diseño, los oficios y la manufactura”, cuentan.
Además, les ha servido para estudiar este formato afuera, el cual ya existe a nivel internacional hace algunos años pero quieren introducirlo en el mercado local. “Sabemos que es un modelo de negocio nuevo y experimental pero que en los últimos años ha crecido mucho en el mercado global y localmente existe una valoración por el trabajo en torno al mobiliario bien interesante por lo que nos pareció lógico complementar ambos”, dice Piedad.

El proceso de producción completo de cada pieza se genera en casi seis meses donde existe un diálogo entre MOB y el equipo para ir ajustando el diseño a las realidades constructivas de nuestra empresa. “Trabajamos con múltiples proveedores intentado potenciar las industrias locales tanto en Chile como en Portugal”, cuentan.

La primera serie presentada en Ch.ACO 2018 se hizo completa en Chile, “el diálogo entre los equipos, MOB y las personas que manufacturan las piezas es clave ya que todos aportan su expertise en el proceso generando soluciones que potencian el diseño. Vimos también que, gracias a la diversidad de propuestas, podemos revivir oficios que están un poco perdidos aunque eso dificulte el proceso de producción. La idea es ir puliendo esto y armar un buen equipo que nos apoye a la hora de generar prototipos y así poder asegurar los mejores estándares de calidad en las ediciones limitadas”, sostienen.

Esta primera edición está pensada en tres etapas, cada una con 5 o 6 piezas nuevas. La primera fase de esta edición fue en Ch.ACO ‘18, la segunda será durante mayo de 2019 en Lisboa en Galería Gabinete y como último está la opción de presentar las 16 piezas juntas durante la próxima Trienal de Arquitectura de Lisboa en noviembre del próximo año. “También tenemos una posible itinerancia de las primeras cinco piezas a nivel latinoamericano durante el primer semestre del 2019”, concluyen. contact@mobprojects.com / mobprojects.com @mob_projects