*

Más Deco


1,7 millones de personas trabajarán en cowork para fines de este año, y ya son cerca de 19 mil los espacios de este tipo que hay en todo el mundo, como informa la revista sobre el tema Deskmag, con la encuesta global de Coworking 2018.
Esta tendencia que sigue en voga –un 29% del total de ellos se abrió en el último año–, según la misma encuesta, apareció, o al menos se identificó como tal, a partir del 2005, cuando en San Francisco se acuñaba el nombre ‘espacio de coworking’ en un centro social, Spiral Muse, que por entonces ofrecía a los usuarios estaciones de trabajo, comidas compartidas y hasta meditación.

¿Qué es un cowork? A primera vista, un espacio confortable y flexible que es compartido con otras personas, donde todos van a trabajar, usualmente freelancers, emprendimientos, empresas que están partiendo y que aquí encuentran la base física, escritorios, internet, salas de reuniones, etc., para ponerse manos a la obra con sus proyectos.

Pero también empresas que necesitan dinamismo y se alimentan de una cultura abierta, como Spotify, Microsoft, miembros de la red global We Work, o, en un ejemplo local, Open English en el cowork GreenTi.
Como señalan desde el laboratorio de tendencias Trend Research del Salón del Mueble de Milán, es “una consecuencia directa del desarrollo de las nuevas tecnologías y el advenimiento de la llamada ‘economía freelance’: espacios de trabajo compartido caracterizados por ambientes informales y mobiliario que puede configurarse como se requiera, lo que los transforma en un terreno fértil para el intercambio de ideas, energías creativas e incubadores de innovación, como start up de jóvenes emprendedores de la era digital”.
Y esta es la gracia de los coworks. Más que el café/té gratis, internet y un escritorio cómodo para trabajar con tu PC, algún taca-taca o patio para despejarse, es el cruce de ideas, las redes, los contactos y alianzas que ahí se pueden generar lo que los hace tan atractivos. “Un cowork no es solo una oficina, es un punto de encuentro e intercambio entre emprendedores. Pero esta interacción no ocurre sola sino que es necesario generarla”, explica Andrés Lea-Plaza Delaunoy, de Patagonia LabSpace de Puerto Varas.
En este sentido es fundamental el papel que juega el dueño de casa, el administrador o mánager que está a cargo, porque son las iniciativas que crea para conectar a las personas, para que se conozcan y creen lazos, las que catapultarán oportunidades de trabajo y alianzas exitosas. Como dice Patricio Mayr, de Hub Mustakis, “es fundamental generar sinergias, aprovechar el conocimiento del resto de los miembros del equipo, y en el caso de los coworks, del conocimiento de otros pares. Pasa que algunos han tenido experiencias previas con situaciones que al compartirlas puede acortar dramáticamente el desarrollo de un producto o servicio”.
Bajo esa premisa, los espacios de cowork realizan talleres, eventos, fiestas, charlas, incluso clases de yoga, instancias donde los usuarios pueden conocerse, intercambiar servicios y experiencias. Según el laboratorio de tendencias del Salón del Mueble de Milán, es de mano de la generación millennials y su defensa de los valores de cooperación y colaboración que surgen estos espacios híbridos, que de oficinas se convierten en “lugares de elección, socialización, que acogen grupos de personas y comunidades en torno a valores y prácticas comunes”.

A nivel mundial We Work es una de las redes más grandes, con más de 50 ciudades y más de 200 mil miembros. A nivel local Chile Cowork es un buen ejemplo nacional con mas de 4 mil metros cuadrados y sedes en 11 ciudades del país.

“Debe ser un lugar altamente inspirador, bien diseñado y cómodo, tienes que sentir ganas de estar ahí, con mucho espacio común para generar  conversación y, quién sabe, la próxima gran idea”, Mustakis.

Hub Mustakis: Innovación social

“Seamos realistas, hagamos lo imposible”, dice el cartel de neón al ingreso de este cowork, en luces rosa y celeste invitando a los emprendedores en estos más de 500 m² a desarrollar sus proyectos en educación e impacto social.
De la mano de Fundación Mustakis, el Hub se enfoca en emprendimientos con potencial, que generen impacto en educación y desarrollo comunitario, los que son evaluados por un comité que puede otorgar becas parciales para costear el arriendo. “En los últimos años la cantidad de emprendedores que buscan entregar de manera innovadora soluciones a distintos programas sociales se ha multiplicado. Como fundación apoyamos a más de 25 cada año y descubrimos que muchos de ellos tienen servicios o soluciones complementarias y que compartir espacio bajo un mismo techo generaría sinergias entre ellos, además de poder servir de mejor manera a sus comunidades de interés”, explica Patricio Mayr, gerente de Administración y Control de Gestión de Mustakis.
Funcionando hace casi un año, hoy día están trabajando agrupaciones como Formando Chile, Fundación Huella o Impacto Docente. Cuenta con capacidad para alrededor de 100 personas, con planta libre y dos oficinas privadas, estacionamiento, bicicletero, acceso 24/7 con huella digital, 3 salas de reuniones, equipadas con pantallas para proyección y el estimulante ambiente que se genera con los espacios comunes y coworks de IF Blanco y el espacio creativo de la misma fundación Mustakis.
Hay planes individuales o para equipos, desde las 2.5 UF hasta 13 UF por mes con acceso a la sala de reuniones. fundacionmustakis.com

Patagonia LabSpace: Ciencia con vista al volcán

Partió en 2014 con un grupo de bioquímicos, biotecnólogos y biólogos que reunieron recursos, insumos y equipos para desarrollar sus emprendimientos, apoyados al inicio por la Municipalidad de Providencia y luego por la Universidad de California Davis Chile, para la instalación de sus laboratorios en Santiago. Como explica Andrés Lea-Plaza, ayudan a emprendedores científicos y tecnológicos a financiar, desarrollar, patentar y explotar sus proyectos. “En 2016 con el apoyo de Corfo abrimos el cowork de Puerto Varas y actualmente estamos ampliándonos, pretendemos prestar servicios a toda la Región de Los Lagos. Yo, como abogado potencio la parte legal en el sur, nuestros diseñadores y publicistas se preocupan del marketing y los formuladores de proyectos que levantan capital en proyectos innovadores”.
Con oficinas en Santiago y Puerto Varas, tiene capacidad para unos 30 emprendedores a la vez, los valores son de $60.000 mensuales por el uso 24/7 del espacio y cuenta con 200 m² con vistas a los volcanes Calbuco y Osorno, por si falla la inspiración a la hora de crear proyectos. “Acá entregamos espacio, silencio, tranquilidad, asesorías profesionales y lo más importante, un laboratorio de alimentos y biotecnología donde puedes desarrollar tus proyectos o contratarnos para que te lo desarrollemos”, son 120 m² de laboratorio equipado, con campana de flujo laminar A2, incubadora, destilador y almacenamiento refrigerado, entre otros equipamientos. patagonialabspace.com

GreenTi: Corazón sustentable

La contraseña para conectarse a internet aquí es: “cuida tu planeta”. Una clave coherente con el espíritu que anima a esta oficina nacida en 2017, orientada a “emprendedores por la sustentabilidad que ven la tecnología como una herramienta para regenerar el planeta y ayudar al desarrollo humano”, según explica unos de los socios, Andrés Ayala.
Afuera, una araucaria, el olor de los naranjos y los muebles de madera hechos a pulso por los dueños dan la bienvenida a la casa; dentro, suena de fondo algo de reggae suave a un volumen perfecto para trabajar. Los pilares de tronco y los techos a doble altura hacen el resto y la atmósfera es tan agradable, que parece una casa en el campo y no en pleno Las Condes. “Fue pensado de manera que tuviera un ambiente relajado y cálido, que nos permitiera conectar con la naturaleza dentro de la ciudad, lo que es muy difícil de conseguir hoy en día. Varias de las organizaciones y emprendedores independientes de nuestro cowork nos han comentado que se enamoran del espacio cuando vienen por primera vez. Y al pasar los días trabajando se sienten cómodos en un ambiente muy familiar y de “buena onda”, buena energía. Esa es una semilla muy poderosa, que termina uniendo a las personas y desarrollando el trabajo colaborativo. Por eso me gusta pensar que la cabeza que une todo es la naturaleza y la pasión en común de las personas que comparten este espacio”, cuenta Andrés.
Centrados en negocios, tecnología y sustentabilidad, aquí hay emprendimientos como Caja Verde, que crea planes de manejo de residuos para casas y organizaciones; Terralink, que implementa proyectos de eficiencia energética con paneles fotovoltáicos y modelos de negocio a medida de cada organización. ¿Hay sinergia colaborativa entre los usuarios? Sí. GreenTi con Caja Verde están diseñando, por ejemplo, un proyecto de puntos limpios inteligentes que logren clasificar y medir los residuos, Lares, crowdfunding para proyectos inmobiliarios, ha recibido inversiones de los mismos miembros del cowork y Tongding, empresa de telecomunicaciones, ha mejorado la velocidad y conexión a internet del lugar. “Hay mucho espíritu de colaboración y ayuda”, dicen.
Ubicado a pasos de Metro Escuela Militar, los planes van de $9.000 + iva por día hasta full time y premium sobre los cien mil pesos. Son 5 oficinas privadas y 35 puestos de cowork. ¿Lo mejor? Si les mandas un email o llamas, puedes tener un pase gratis de prueba por un día. Tel: +56 2 2419 4470 greenti.cl