*

Más Deco

stckearr

Conservar el verano

Un ritual y una provisión de almacenamiento. El momento en que la estación estival casi se despide y es donde sus frutos están en su punto, además de baratos, exactamente lo que se necesita para enfrascar sabores del verano. Como se lee hoy en día: ahora es cuando.


PICKLE DE CASCARA DE SANDIA

Para 500 g.
Cáscara de ½ sandía
400 cc. de agua filtrada
100 cc. de vinagre blanco
200 g. de azúcar
50 g. de sal
1 dedo de jengibre
1 cda. de semillas de mostaza
1 cda. de pimientas en grano
1 ají rojo fresco
10 bayas de enebro
5 clavos de olor

Preparación
Cortar la cáscara de sandía en trozos largos de 2 cm. de ancho. Con el pelapapas hacer lascas por la parte blanca (solo se usa esa parte, descartar lo verde). En un bol poner agua y sal, disolver y agregar las lascas de cáscara. Mezclar y refrigerar por al menos 6 horas, luego colar y enjuagar las lascas. En una olla grande poner vinagre, azúcar, jengibre pelado y cortado en trozos a lo largo y el resto de los ingredientes. Cuando suelte hervor, agregar las cáscaras de sandía, bajar el fuego, mezclar y cocinar por 10 minutos. Luego repartir las lascas en frascos esterilizados y llenar con el líquido y las semillas. Si faltara líquido, rellenar con agua hasta cubrir. Cerrar los frascos y dejarlos dados vuelta hasta enfriar, luego reservarlos refrigerados.

¿En qué los uso?
– Sobre quesos maduros.
– Un trozo en un Martini.
– En carnes de todos tipo.

Más dulce
Reemplazar la mitad del vinagre por arroz.

PESTO DE ALBAHACA
Aquel legado italiano hiperversionado que honra a su señoría la albahaca. Aquí, el clásico más algunas modificaciones para hacerlo divertido al momento de comer.

Pesto, pickle, salsa de tomate, sandía, recetas, conservas, gastronomía, sabores, albahaca
Set de 3 frascos herméticos Kilner (Blackburn) Tabla para cortar (Patioriente)

Para 500 g.
4 matas de albahaca (200 g.)
4 dientes de ajo
300 cc. de aceite de oliva
100 g. de piñones europeos
200 g. de queso parmesano en trozo
Sal  a gusto

Preparación
Lavar y secar las hojas de albahaca. Ponerlas en la procesadora (o juguera si se quiere más molido) con la mitad del aceite de oliva y procesar hasta obtener una pasta. Agregar piñones y ajo, un poco más de aceite y volver a procesar. Terminar con el queso recién rallado y el resto del aceite. Volver a procesar y probar para agregar sal a gusto. Pasar a un frasco esterilizado (hervido en agua por unos minutos), cubrir con aceite de oliva y cerrar. Mantener siempre refrigerado y cubierto de aceite de oliva para evitar oxidación.

Otros frutos
Los piñones europeos se pueden reemplazar por almendras o nueces, respetando la cantidad.

Más verde
Hacer pesto con perejil, cilantro o menta es delicioso para las carnes. Solo hay que reemplazar la albahaca y seguir la misma receta.

Dulzona
Mezclar el pesto de albahaca con cranberries y pasas hidratadas, luego procesar. Perfecta mezcla para pasta rellena o para ensaladas de legumbres.

SALSA DE TOMATES
Los tomates pera (o pomodoro) justo ahora están en un 3B insuperable. Ideales para esta salsa base y para luego convertirlos en diferentes preparaciones.

Pesto, pickle, salsa de tomate, sandía, recetas, conservas, gastronomía, sabores, albahaca
Tabla de madera (Blackburn)

Para 500 g.
2 kilos de tomates pera
1 pimiento rojo
5 dientes de ajo
50 g. de orégano fresco
60 cc. de aceite de oliva
10 g. de azúcar
Sal a gusto

Preparación
Pelar los ajos y aplastarlos. Poner en una olla aceite de oliva, los ajos, orégano y el pimentón partido en 4, sin semillas. Freír por unos minutos y agregar los tomates picados a grosso modo. Una vez suelte hervor, sumar azúcar y sal, bajar el fuego y cocinar por 1 hora, revolviendo de vez en cuando. Rectificar sabor y apagar. Llenar frascos esterilizados con la salsa caliente, taparlos y darlos vuelta hasta que se enfríen para crear vacío.
* Se puede pasar por juguera si se quiere más líquida.

Opción Cherry
Hacer la salsa con tomates cherry asados. Tomar una fuente para horno, poner los tomates cherry sin que se monten, agregar ramas de tomillo y orégano fresco, dientes de ajo y asar a 180 °C, hasta que estén blandos y algo dorados. Luego pasarlos a la procesadora con todos los jugos hasta formar una salsa de textura a gusto.

Picantita
Si es de ají, ponga un poco de cacho de cabra al mismo tiempo que el orégano.
¡Prende a cualquiera!