*

Más Deco

IMG_1934.JPG

Con Pasaporte verde para navegar

En nuestras aguas, junto a la campaña mundial “Defendamos los mares del fin del mundo”, pudimos conocer el “Rainbow Warrior”, el barco más sustentable de la flota de Greenpeace.


Frente a las costas de Valparaíso ancló, hace algunos días, el barco más sustentable que tiene flotando en las aguas del mundo Greenpeace, el “Rainbow Warrior”.
El porqué llegó hasta Chile no es casual, trajo una potente señal de compromiso junto a la campaña mundial “Salvemos los mares del fin del mundo”, la cual busca la protección de las aguas de la zona de Magallanes ante el avance de la salmonicultura. “La llegada del “Rainbow Warrior” deja en evidencia que los mares australes chilenos son de una relevancia enorme para el planeta. De hecho, el 36% de la biodiversidad de mamíferos marinos del mundo están en los mares de la Patagonia chilena, las que, además, son el hogar del delfín chileno”, dijo Matías Asun, director nacional de Greenpeace en Chile.
Pero para predicar hay que practicar, y por lo mismo lo hacen desde una embarcación que fue diseñada desde cero por la empresa holandesa de arquitectura naval Dijkstra and Partners y construida por el astillero alemán Fassmer. Bajo estrictas especificaciones, la embarcación cuenta con los más altos estándares medioambientales según Germanischer Lloyd, una de las principales sociedades de clasificación en el mundo. También está voluntariamente registrado con una notación de buque ecológico y un pasaporte verde, documento que brinda información respecto a los materiales potencialmente peligrosos que se utilizan en la construcción de un buque, sus equipos y sistemas.


El yate se ajustó a la perfección a los requerimientos de la organización y es la primera embarcación en hacerlo desde cero, ya que las otras dos embarcaciones anteriores fueron buques pesqueros adaptados. Lo primero fue plantearlo como un velero, de manera de navegar con energía eólica en lugar de combustibles fósiles, con la opción de que, en condiciones climáticas adversas o falta de viento, pueda ser impulsado por un motor de propulsión diesel-eléctrica. También cuenta con un sistema de propulsión eléctrico, un tratamiento biológico de las aguas negras y grises que una vez procesadas pueden almacenarse a bordo en áreas de descarga prohibida, un sistema central de llenado y ventilación para el combustible y aceites a fin de evitar derrames, bombas de timón con control de velocidad activadas únicamente cuando es necesario, tratamiento de escape del motor para partículas, dentro de otras medidas eco.


Este barco representa el espíritu libre de la organización y cuenta con un estándar ambiental ambulante. “El que esté acá representa una señal de alerta en Chile, nos visita porque justamente los mares del fin del mundo están amenazados. No solo por los proyectos mineros contaminantes y la inminente amenaza de relaves mineros submarinos, no solo por la depredación marina como resultado de la sobrepesca y la pesca de arrastre, sino que derechamente por la amenaza que representa la industria de la acuicultura”, afirmó Matías Asun.