*

Más Deco

Cocina, Espacios, Ivania Kliwadenko

Cocina inquieta, comida sana

Ivania Kliwadenko siempre tuvo la costumbre de comer bien, se lo inculcaron sus padres. Los caminos de la vida la fueron conduciendo a una cocina cada vez más saludable que mucho sabe de sabor y poco se entera de fomedades.


Ivania cocinera, como la conocen sus alumnos y seguidores en redes sociales, cocina desde que tiene memoria. Su abuela de ascendencia yugoslava, su abuelo de origen francés y su padre ucraniano le traspasaron un amplio conocimiento del comer bien. “Toda mi vida me he alimentado sano, pero esperando a mi segundo hijo tuve que estar en cama y ahí comencé a estudiar más sobre la buena alimentación”, explica.
Sus estudios fueron en diseño de vestuario pero al poco andar se dio cuenta de que no era lo de ella. Comenzó a trabajar en banquetería en el Hotel Hyatt, de ahí la trasladaron de anfitriona al restaurante Anakena porque hablaba inglés. Con eso juntó la plata para estudiar producción de eventos, “porque yo veía que mis amigas que estudiaban gastronomía no tenían la parte ejecutiva de la cocina”, comenta.
Su experiencia la llevó a trabajar en el restaurante Alma junto a Pamela Fidalgo, luego armó maletas y partió a Puerto Varas, donde fue gerente de eventos y ventas del Hotel Puelche, y gerente de alimentos y bebidas y luego de eventos y banquetería del Hotel Meliá Patagonia. Pero hizo más, junto a una amiga creó una empresa de pastas y pastelería llamada Boca a Boca, en Puerto Varas. Una vez de vuelta en Santiago hizo la pastelería del Hotel Atton, donde estuvo un año, y cuando no dio más se puso a decorar matrimonios. “Embarazada de mi segundo hijo, mi suegra me ayudó a montar este taller de cocina y junto a mi pareja armamos este espacio con más diseño”, cuenta.
El 2013 se puso full en todo el tema de las harinas no refinadas, el ghee, las legumbres, dejó la carne y armó su instagram de cocina saludable. “Fue así como mis amigos solteros me empezaron a pedir que hiciera clases de esto. Después de tener a mi hijo bajé 15 kilos solo haciendo yoga y alimentándome sanamente”, cuenta.
Hoy enseña todo lo que sabe en clases particulares que imparte los martes y jueves en su cocina/taller, de 8 a 12.30 p.m. Como alumnos tiene desde personas particulares hasta empresas que sienten la necesidad de comer rico y variado aportándole salud a la vida. ivaniacocinera.com / @ivaniacocinera

Lasaña de masa integral rellena con ratatouille, ricota, salsa de tomate casera y queso de cabra

Foto _MG_8918

Pasta básica para pasta integral
(ingredientes por persona):

100 g harina integral
multisemillas
1 huevo
1 yema
5 g sal de mar

Preparación:

Ponemos la harina sobre la mesa.Hacemos un agujero en el centro de la harina y agregamos los huevos previamente mezclados con la sal.Mezclamos los ingredientes con las manos hasta integrar.Comenzamos a amasar manualmente, haciendo fuerza con la palma de la mano y doblando la masa sobre sí misma. Repetimos la operación hasta que nos quede una masa elástica y poco pegajosa.Hacemos una bola con la masa y la envolvemos en papel film transparente. La dejamosreposar en el refrigerador mínimo 1 hora, máximo 4.

Ratatouille

Ingredientes:

2 berenjenas
2 zapallos italianos
1 tomate grande
1 diente de ajo
1 cebolla
1 pimiento verde y uno rojo
Aceite de oliva y sal
Pimienta
Orégano

Preparación: Cortar las berenjenas y los zapallitos en rodajas de medio centímetro de grosor, procurando que todas las rodajas sean más o menos iguales; picamos el ajo y el tomate igualmente en rodajas, al igual que los pimientos.
Seguidamente tomamos una bandeja para horno, la engrasamos con aceite de oliva untándola por todo el fondo y las paredes, luego vamos poniendo las verduras en capas, en este caso vamos a hacer las verduras grilladas en plancha, ya que eso les da un sabor y textura mucho más ricos.
En el caso de ocupar horno, le añadimos unos toques de sal y pimienta y lo introducimos en el horno a 180º durante unos 25 minutos con temperatura arriba y abajo.

Para el armado: Estiramos la masa con la ayuda de una máquina de pastas hasta lograr el grosor deseado, cortamos en forma de círculos y reservamos.
Calentamos agua suficiente como para cocer las láminas de masa y cuando comience el hervor agregamos un puñado de sal de mar y la pasta, cocemos hasta que flote y esté al dente, aprox. 5-7 minutos, colamos y reservamos en un bol a baño maría frío.
Por otro lado, mezclamos 250 g de ricota con 100 g de queso de cabra rallado, reservamos.
Abrimos una botella de salsa de tomates que teníamos de las conservas caseras hechas en el verano.
En un plato ponemos un poquito de salsa, luego una círculo de masa, luego una lámina de berenjena, otra de zapallito y agregamos una cucharadita de la mezcla de la ricota; luego nuevamente una lámina de masa y el resto de las verduras, vamos intercalando todos los ingredientes, junto con la salsa y la mezcla de ricota y el queso, hasta tener el tamaño deseado del alto de la lasaña; disponemos en horno caliente y calentamos 180° grados por 5 minutos, subimos el fuego a 200° y dejamos unos 2 minutos para que se dore la parte de arriba. Servimos con aceite de albahaca y una ensaladita de tomates cherrys y rúcula.