*

Más Deco

Herman Miller, muebles, Milán, semana del diseño, diseño, all together now, Italia

Celebrar el diseño

Milán, distrito de Brera; allí Herman Miller Group se unió al festejo de la semana del diseño con su exhibición “All Together Now”, una presentación de su nueva ‘familia’ estando en el presente, donde mostró al mundo su cohesión con distintas marcas de mobiliario internacionales.


El 11 de abril pasado la via Corso Garibaldi, en el lujoso y chic distrito de Brera, en Milán, específicamente en la numeración 70, Herman Miller, la marca internacionalmente de mobiliario conocida, despertó entre un público ávido de diseño, que observa lo bello y descarta lo feo. Allí su showroom, presentando su exhibición “All Together Now”, celebró, al son de lo que ocurría en Milán por esos días, el buen diseño, ese que está hecho desde el corazón por humanos y para humanos. En Herman Miller están todos juntos, pues ese jueves en la tarde, de lluvia a ratos en Brera, la marca mostró sus últimos trabajos en conjunto con distintas marcas de diseño de mobiliario, un trabajo colaborativo donde los resultados constituyen una nueva familia que está de fiesta: la delicadeza de los daneses HAY y su irrupción en la marca con mobiliario práctico, bello y para la vida de hoy, todo en colores tenues y acogedores; la simpatía y siempre a la vanguardia de los diseños de Maharam, o bien el carácter juguetón e innovador de Colebrook Bosson Saunders, todos conversando con Herman Miller, cara a cara, por un trabajo en conjunto de punta.

Esta exposición exploró las posibilidades del diseño, que se expande y logra sucesos infinitos. Además de las marcas anteriormente dichas, nuevos miembros de la familia Herman Miller expusieron su talento también, como Design Within Reach, Geiger, Maars Living Walls, Naughtone y Nemschoff.

La curadoría de la exhibición, inspirada en dar cuerda a la imaginación y a la provocación de estados de ánimo distintivos, mostró más de 450 productos clásicos y contemporáneos del grupo, exhibidos dentro de 5 viñetas cuidadosamente coloreadas con pureza y fuerza. El showroom estuvo unificado por la creencia de que cualquier espacio que merezca la pena vivir nace del diseño centrado en el ser humano.

Pasar de una habitación a otra era saltar de una a otra dimensión, siempre con colores explosivos y propuestas de descanso, trabajo, estar y gozar. Desde un brillante y alegre ‘dormitorio op-art’ repleto de flora, hasta una rica y expresiva escena de alta cocina; una oficina espaciosa y de diseño avanzado, todo abundante en la presencia de las distintas marcas invitadas. En su comunicado de prensa, Herman Miller señaló que “la muestra está orientada a la vida moderna y al trabajo de varias marcas, pensando en ese consumidor que sabe decidir sobre su vida y su entorno”.