*

Más Deco


Arquitecto: Cazú Zegers
Ubicación: Palguín, X Región
Año de construcción: 2008
Materialidad: Madera  nativa
Superficie construida:
130 m²

Las casas de Cazú Zegers tienen siempre un nombre que las identifica, es parte de su sello como arquitecta y no es algo menor, sino más bien la respuesta al ‘porqué’ de cada proyecto. Como la Casa Carpa, ubicada cerca del Parque Nacional Villarrica, que  fue pensada “como una casa de veraneo para una familia de aficionados al camping, y es esta afición la que da forma al proyecto. La idea es armar un espacio-carpa permanente: un gran ambiente unitario bajo un manto”, explica Cazú, agregando que “los deslindes del sitio son completamente artificiales y no geográficos, por lo que se opta por armar un proyecto que conforma los cerramientos y constituye el sitio dentro del condominio, logrando generar un espacio domesticado y aislado de los vecinos, por medio de la arquitectura. Antes de la construcción de la casa se hizo un gran muro curvo de madera, que recibe y se traspasa. Es el gesto (que se refiere al dibujo de las manos) en la distancia exacta, que aún mantiene una relación, es ‘ese aire invisible’ que mantiene las moléculas cohesionadas y conforma la materia”, explica.

Ganadora del Gran Premio Latinoamericano de Arquitectura con la Casa Cala  e ‘hija’ de la Universidad Católica de Valparaíso como ella misma se ha definido, su delicada forma de hacer arquitectura se inspira en los postulados de Amereida, casi como una declaración de principios que define su visión del quehacer arquitectónico aprendido del poema Amereida publicado en 1965 por un colectivo de artistas y liderado por Alberto Cruz y Godofredo Iommi, que instauraron a través de este escrito una singular visión de ejercer la arquitectura, definiéndola como la unión de la Eneida con América, a modo de reoriginar y destinar nuestro continente, con el fin de inaugurar la americaneidad y crear una identidad latina. 

Siguiendo ese camino hasta hoy, el sello de la Escuela de Arquitectura de la UC de Valparaíso quedó para siempre plasmado en sus trabajos, en una constante busqueda de formas propias  que dialogan con el paisaje  y el territorio, incorporándolos y haciéndolos partícipes de su obra. “La relación poesía- arquitectura es lo que me permite explorar nuevas formas arquitectónicas, porque la palabra poética viene antes de la forma, es un estado anterior. Al nombrar, comparece la forma, “poesis”, en griego, significa pasar del “no ser al ser”, el nombre trae consigo la forma, agrega Cazú.

Posee varios proyectos en el sur de Chile, como Casa Cala y Casa del Fuego, pero también ha desarrollado proyectos de interiorismo, publicaciones y gestión cultural. Es presidenta de la Fundación Observatorio de Lastarria, y en 2008 lanzó sus libros Prototipos en el Territorio, publicado por ediciones ARQ, y Carpinterías. Cazú Zegers publicado por AITIM en España. Su taller Aira lo fundó el año 1997, y desde ahí trabaja con un equipo de arquitectos y diseñadores buscando nuevas formas arquitectónicas a partir de la relación entre la poesía y la arquitectura.