*

Más Deco

casa, diseño, remodelación, decoración, interiorismo, esculturas, arte

Buen ensamblaje

Para sus hijos y los de su marido, para las obras de él y la colección de arte de ambos, Mariola Arteche tomó una casa mediterránea con influencias coloniales y la convirtió en el espacio perfecto para todos estos elementos. Contemporánea, luminosa, amplia y llena de los detalles que caracterizan su visión del interiorismo, su propia casa es ejemplo de su trabajo.


Mariola Arteche dice que su familia ya está bien ensamblada, y el término es perfecto: por un lado están los hijos de su marido, el artista visual Matías Vergara; por el otro, los suyos. Después de las respectivas separaciones, de años de pololeo entre sus padres y un nuevo matrimonio, ya se conocen y se quieren; son una nueva familia.
Esa era una de las consideraciones que Mariola tuvo en mente al comprar esta casa, con ya 35 años de historia, y al empezar a transformarla junto a Matías y el arquitecto y constructor Raimundo López, amigo de la pareja. “A mí me parecía que estaba en mal estado, pero la casa tenía buena pasta. Necesitaba un cambio de pisos, baños y cocina nuevos, terrazas y jardín”, recuerda Mariola. Para los cinco adolescentes que la habitan o frecuentan necesitaba un espacio de reunión también. Ese espacio se completó hace poco y es un quincho y una terraza techada con todo lo imaginable para que lo disfruten con sus amigos, televisión, pequeño living, parrilla.
Como interiorista, a Mariola Arteche le gusta mezclar, prefiere los espacios cálidos pero que incorporen elementos de carácter, que le den fuerza y peso, como muebles con historia, acabados de madera distintos, pátinas, linos, cueros y, por supuesto, arte. Ahora casada con Matías Vergara esa predilección su unió a la de él y se amplificó hasta el punto en que afirma “nos faltan paredes”. No solo obras de Matías, aunque se ven sus esculturas de gres, y sus cuadros por toda la casa, además juntos han logrado una colección bien nutrida de artistas chilenos.


Incluso el espejo biselado y bronce que cubre toda una pared del comedor, cuya función es traer más luz y una sensación de amplitud, se pidió al fabricante con perforaciones para poder poner cuadros. En el living, en torno a una variedad de muebles que ella diseñó y mandó a fabricar a los distintos especialistas que trabajan con ella desde hace años, hay otra selección diversa pero concordante, que incluye a Cecilia Avendaño, Nicolás Radic y Carmen Aldunate, entre otros.
A través de los abundantes ventanales, especialmente en días soleados como el que tenemos hoy, el exterior llama a gritos. Bajo las partes techadas de la terraza se ven otras esculturas de Matías y de otros artistas. Cada una de las mesas y mesones son amplios para acoger a esta familia y a sus amigos. “Me gusta incorporar alfombras en las terrazas porque siento que las hacen más acogedoras. Esta me gusta especialmente porque contiene PVC y la puedes manguerear sin problema. No le pasa nada en exteriores”. Ya habíamos visto a los tres perros, tranquilos y simpáticos. Después, entre la terraza y la piscina, nos encontramos con varios tipos de peces y plantas acuáticas en un estanque que brilla con el sol. Pero hay más: “Matías cría pájaros, cacatúas ninfa, catitas y rosellas. Partimos con cinco y ya hay veintitantos. Es una casa llena de animales, los niños desde chicos han tomado sus responsabilidades con ellos. Hay funciones”.
Quizá es una de las razones para que este ensamblaje familiar resultara tan bien. mariolaarteche.cl @mariolaarteche_interiorismo

Ideas que inspiran. Una casa donde se usa y se goza cada rincón.