*

Más Deco

Hotel, icon, decoración, diseño, Santiago, arquitectura, las condes, Jorge fuentes

Arde Santiago

No es Ibiza ni Barcelona ni Miami, este hotel está aquí mismo, en Las Condes, y surgió para ofrecer una alternativa más contemporánea y relajada en la capital.


Hasta que un espejo de un ascensor sufrió los primeros daños por golpe de maletas el diseñador de interiores Jorge Fuentes no había pensado en que estos requerían una protección hasta cierta altura. Le costó hasta el último momento decidir si dejar las tuberías expuestas o cubrirlas en el cielo del restaurante, y se volvió un poco loco resolviendo el problema de los rieles para las cortinas en los ángulos que generan las ventanas del hotel ICON. “Y uno lleva dos mil años en esto”, dice Jorge, bromeando. Dice también que es lo bueno de su ocupación, un aprender y un sorprenderse constantes, que él siempre toma con un entusiasmo notorio y contagioso.
El proyecto de los interiores de este hotel en Las Condes llegó a sus manos poco después de que A4 Arquitectos se hiciera cargo de la arquitectura. Empezaron pidiendo algo puntual, luego otro espacio y terminaron entregándoselos todos. Sentado en el lobby, entre una pequeña multitud de pasajeros que llegaron por la Fidae, Jorge Fuentes cuenta que los revestimientos de madera, la iluminación y sobre todo el mobiliario buscan suavizar de alguna manera la estricta arquitectura del edificio. No se trata de luchar contra ella; por el contrario, muchos muebles tienen superficies que la reproducen en sus reflejos. Se trata de matices y contrastes, que suelen ser parte de su sello y que maneja bien. “Por el tráfico en esta zona el mármol era esencial, y en el mostrador lo usamos cortado con láser y retroiluminado para crear junto a la pantalla un foco de atención. Desde la entrada ya sabes dónde te atenderán y que estás en Chile, donde se encuentran todos los increíbles paisajes naturales que proyecta la pantalla led”.

Un vistazo
Nuestro recorrido comienza en el -1, en el restaurante del hotel ICON. “Aquí la atmósfera es más cálida, más europea. Ellos querían un punto de contraste y seguí ese concepto. El acero que vemos afuera pasa a ser bronce, ves menos brillos y es más ‘cozy’. Prácticamente se diseñó todo acá y algunas cosas se trajeron, como las lámparas que vinieron de EE.UU. El contraste del bronce con el azul petróleo te prepara para entrar a más colores, a un espacio más cargado, pero dentro de la línea del hotel. Como fondo tienes un jardín vertical”, explica Jorge. En el mismo piso se encuentran las salas de reuniones, hoy repletas por un evento que sostiene una empresa de seguridad privada.
El discreto panelado acompaña hasta el interior de los ascensores donde se encuentran con los espejos laterales y en el cielo. También viste los pasillos donde el toque de color lo aportan las alfombras. Cuando se abren las puertas en el último piso golpean el sol y la música pop. “De día la inspiración eran Barcelona e Ibiza, muy blanco, con los toldos, con la piscina triangular y el tragaluz que ilumina las 23 plantas hacia abajo. Todo el mobiliario es de un policarbonato que se retroilumina en la noche para apoyar la zona del Dj. Esos cambios de color y la extensión de la terraza la hacen ideal para desfiles, como los que Purificación García y H&M ya han realizado aquí. Hay mesas de bar, para almorzar, hamacas y camas balinesas.
Más abajo, la master suite muestra un comedor y un living integrados y sus paredes están cubiertas por papel mural de Armani Home. Las lámparas son de España, mientras las sillas y sofás vinieron de Italia. “Tiene un juego bastante bueno de luz indirecta, un baño de cortesía y una kitchenette. Lo hice como un loft. En el dormitorio la cabecera es de Masisa y las camas, de Gama, una marca italiana. Los tonos son los míos de siempre, la iluminación es la que me gusta. Se complementan con el estilo del hotel, los revestimientos hacen que sea más cálido, pero a la vez las líneas son muy rectas, el estilo es muy contemporáneo, pero no frío”.
En la junior suite también abundan los detalles, como las lámparas traídas de Holanda, selenitas naturales cortadas e iluminadas. El panelado sigue siendo de Masisa y la cama queda muy bien enmarcada con laterales de la misma madera. La presidencial, o “mi ojito derecho”, como la llamó Jorge, tiene más de 110 m² y también es como un loft. “Pero aquí sí que me fui a los materiales más nobles. La entrada es como escultórica, el puf y la lámpara sobre todo crean esa sensación al entrar. Tiene baño de cortesía, mobiliario italiano y toda la madera es ébano mezclado con wengué. Tuve más libertad para ir a mobiliario de diseño, casi todo italiano junto a muebles que diseñamos especialmente para este espacio. En esta suite puse el toque chileno añadiendo bastante cobre en los detalles, como los tiradores”.
El recorrido culmina de vuelta al -1, en el Spa & Heal Club Senses, junto al gimnasio del hotel. Con su piscina temperada y sus cabinas de masajes tenuemente iluminadas para mayor relajación, son –aunque no lo parezca– el primer spa que Jorge fuentes diseña. estudiofinteriores.com

Hotel, icon, decoración, diseño, Santiago, arquitectura, las condes, Jorge fuentes