*

Más Deco

arquitectura, Macarena Canales, peñalolen, casa, comunidad ecológica, transformar, remodelación, deco, diseño

“Amo mi casa”

“Y todos los proyectos que realizo”, confiesa la arquitecta Macarena Canales. Les pone tanto corazón, que inevitablemente termina amándolos. Su casa en Peñalolén con el pintor Santiago Ascui y sus dos hijos, es su última dicha.


Transformar lugares es lo que más le gusta hacer. “Prefiero eso que construir de cero. Que se te den puntos de partida, como pies forzados. Vivimos en una ciudad densamente poblada, entonces o te vas a la periferia máxima o reutilizas lo que hay. Es reciclar a otra escala”, dice la dueña de Interiorismo Arquitectura.

El cambio de vida ha sido radical. De vivir en uno de los cuatro dúplex remodelados por Macarena en el complejo habitacional Unidad Vecinal de Providencia, supercéntricos, con todo a la mano, se trasladaron a la paz de la Comunidad Ecológica de Peñalolén.
Santiago nació y vivió hasta los veinte años en estas tierras, por eso tenían la posibilidad de volver, pero la casa no se adaptaba a las necesidades de la familia. “Era una casa muy chiquitita, con una configuración que a nosotros no nos acomodaba. Nos enfrentamos a un terreno bastante grande, al que no estábamos acostumbrados, del que nos fuimos empoderando, jugando con los desniveles e implementando terrazas.

La estética de la construcción era de mucha información. Tenía mucho rusticismo, harta madera, era bastante oscura. Lo que hice básicamente fue abrirla con intervenciones bien limpias”.

Entre las reformas que se hicieron estuvo la habilitación de la mansarda, donde se ubicó la zona de juegos de Elena (4) y Dante (1). Al abrir la escalera, la cocina cambió de posición y se proyectó enfrentándose al estar como un espacio integrado. Pero lo más novedoso de todo el primer piso fue el ‘glazing extension’, que llevado al traductor significa ampliación de cristales. Una solución instalada como tendencia en Europa y que Macarena Canales viene utilizando desde hace un tiempo en sus proyectos. “Es integrar el exterior al interior, en sentido vertical, gracias al cielo de cristal y horizontal, con muros de cristal, incorporando luz natural y una total transparencia, que se traducen en una sensación de mayor amplitud”, explica. Santiago confiesa que ese espacio se ha transformado en el protagonista de la casa. “Nos tendemos a ver las estrellas y las copas de los árboles en la noche con los niños… da la impresión de estar afuera”, dice.

Junto con extender las vistas, este recurso arquitectónico tiene algunas ventajas como beneficios térmicos, especialmente en invierno por la entrada de luz. “Se genera un efecto invernadero, como un microclima para las plantas. Lo importante es siempre proyectar estos espacios de cristal hacia el sur o al oriente, como se hizo en este caso, para evitar sobrecalentar el interior”, aclara Macarena.

Modo vacaciones
Para todos ha sido un cambio bien rotundo, concuerdan Macarena y Santiago.  Llegaron en noviembre a la Comunidad Ecológica y desde entonces el pescado a la parrilla ha sido la tendencia. “Aprovechar la vida afuera. Meter las manos a la tierra para jardinear y armar la pequeña huerta; los niños experimentando el sonido de los pájaros y jugando con bichitos… lo hemos tomado como un lugar de desconexión, sobre todo los fines de semana”, aseguran.

El encanto que define cada rincón de esta casa ha sido a muy manual, como dice su dueña. Armada con mucho ingenio y buen gusto, poniendo el ojo en detalles únicos que provienen desde la Feria Grecia hasta ferias de diseño en Copenhague. “Opté por pocos elementos, por un tema práctico de convivir con niños chicos y por soluciones de fácil ejecución, cero sofisticación”, consecuente con el estilo de vida suelto y relajado de esta familia.

“Viví mi infancia en distintas ciudades por traslados de mis papás. En Estados Unidos cuando chica, Puerto Montt, Inglaterra y en Santiago. Mi mamá siempre trataba de arreglar las casas, adueñándose de los espacios. El concepto de habitabilidad, de que la casa tiene que estar rica para uno estar bien, es algo que tengo incorporado desde chica. Por eso siempre voy a tratar de amar mi casa y es lo que intento hacer en mis distintos proyectos de arquitectura e interiorismo”, asegura la arquitecta. @interiorismo_arquitectura

Ideas que inspiran. Mediante intervenciones limpias e ingeniosas una casa oscura y rústica se volvió abierta, acogedora y eficiente.