*

Más Deco

Casa FOA, decoración, interiorismo, diseño , jorge letelier

Al estilo NY

El interiorista Jorge Letelier junto al arquitecto Fernando Concha y Sheryl Rock transformaron uno de los dormitorios de Casa FOA 2017 en uno de ensueño, al estilo de la Gran Manzana. Con su cara moderna y urbana sofisticada de frente, retrata el vivir de un(a) joven refinado(a), que ama el arte y las exquisiteces de la vida.


Entrar en este espacio es sonreírle a la juventud de la manera más sofisticada. Es perderse en las calles de NY, en su vida urbana y en su exquisito gusto por el arte moderno. Una suave melodía tipo bossa nova encanta en los oídos, mientras que nos movemos tenues por el espacio. Flotamos más bien. Esta es obra de Letelier & Rock Design, ganador del primer premio a la arquitectura y el diseño interior de esta segunda versión de Casa FOA 2017, que se realiza hasta el 10 de septiembre en la ex Municipalidad de Lo Barnechea, ubicada en la Plaza San Enrique.

LA IDEA
Ya conocemos el nombre de Jorge Letelier, el interiorista chileno que le ha cambiado la cara a la decoración interior en el extranjero. Fernando Concha es arquitecto con un gusto deslumbrante, y desde hace años que colabora con Letelier. De modo que unieron sus fuerzas creativas e idearon este espacio, el ‘Estar joven’, un lugar donde vive un profesional de unos 35 años, hombre o mujer, amante del arte sobremanera.
La pieza da una cálida sensación de recogimiento a través de los muros forrados en tela, una tela negra que resalta a los ojos y además sirve como excelente soporte para la exhibición de las obras de arte. Las cortinas, por su parte, son del mismo género que el revestido en el muro, con una caída sólida y abundante. El suelo es de sisal de Silacor Larraín, que también aporta a la sensación de calidez de la atmósfera.
Los puntos focales del espacio son una cama, todo en tonos suaves, en mayor medida resaltan los blancos y los negros. Detrás de ella, en el muro, hay un tríptico en blanco y negro de Vanessa Mac-Auliffe que le entrega otro punto focal al espacio. Luego, una chimenea de líneas modernas a etanol divide el espacio entre estar y dormitorio de un modo muy sutil; de hecho, esta chimenea actúa como muro divisorio casi invisible, transparente.
La iluminación se definió por un mismo tipo de foco que se usa de manera cenital desde el cielo en distintas partes focalizadas. Es una luz led, cálida.
“Es un ambiente bien urbano. Jorge (Letelier) vivió 40 años en Nueva York, lo que sirvió como inspiración para crear los distintos ‘momentos’ de esta sala de estar”, señala Fernando Concha.